Si usted ya tuvo COVID, ¿necesita la vacuna contra la enfermedad?

Si usted ya tuvo COVID, ¿necesita la vacuna contra la enfermedad?

VIERNES, 11 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Más de 15 millones de estadounidenses se han infectado con el virus de la COVID-19, y muchos quizá se estén preguntando si necesitan recibir una de las dos vacunas contra el coronavirus que están a punto de ser aprobadas por los reguladores de EE. UU.

La respuesta corta es que sí.

"Se les pedirá que también se pongan en la fila para vacunarse", aseguró el Dr. William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee. "No habrá distinciones, en parte porque pensamos que no ocurrirá ningún evento adverso, y también porque es probable que la protección de la vacuna sea más duradera, que dure más que la que se obtiene mediante la infección natural".

Los coronavirus son notables porque provocan una respuesta inmunitaria fallida e incompleta en los humanos, señalan los expertos en enfermedades infecciosas.

Es uno de los motivos de que la ciencia todavía no haya creado una cura para el resfriado común.

"Con los cuatro coronavirus estacionales que circulan y provocan a todas las infecciones respiratorias superiores que se atienden en los consultorios, esas personas pierden la inmunidad, entre unos meses y uno o dos años después", aseguró el Dr. Gregory Poland, director del Grupo de Investigación en Vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. "Por eso, las personas contraen el resfriado común una y otra vez".

El cuerpo utiliza una estrategia relativamente sencilla para combatir a los coronavirus del resfriado común, y esta estrategia no parece producir una impresión duradera en la memoria del sistema inmunitario, observó Poland.

Hay probabilidades de que las personas que hayan tenido unos casos asintomáticos o leves de COVID-19 no desarrollaran ninguna inmunidad duradera. De hecho, en este momento ni siquiera está claro si los casos graves o potencialmente letales confieren alguna inmunidad.

"Aunque las infecciones naturales sí proveen protección durante cierto periodo, es más bien impredecible qué tan robusta es esa respuesta en los individuos", dijo el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

Pero una infección reciente con la COVID-19 podría poner a la persona un poco más atrás en la fila.

"Es verdad que los que tuvieron una infección reciente (en un periodo de 90 días) deberían estar por detrás de los que no la han tenido", comentó Adalja, apuntando a las recomendaciones del Comité Asesor de Vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Las enfermedades más peligrosas por los coronavirus, como el SRAS (síndrome respiratorio agudo y grave) y el SROM (síndrome respiratorio de Oriente Medio), parecen producir una inmunidad que dura más tiempo, pero los datos son limitados, ya que ambos virus infectaron a muchas menos personas que el patógeno de la COVID-19, señalaron los expertos.

Los pacientes que hayan tenido COVID-19 no deben sentir que no obtendrán nada de la vacuna, añadió Adalja.

"En los que se han recuperado, la vacuna fomentará la inmunidad natural, y será más efectiva en la prevención de la enfermedad", aseguró.

Se prevé que los ensayos clínicos de las vacunas tanto de Pfizer-BioNTech como de Moderna proveerán más información sobre el beneficio en los pacientes que se habían infectado, a medida que se siga monitorizando a los participantes en los próximos meses y años, dijo Adalja. Los ensayos incluyeron a algunas personas que ya habían estado infectadas.

"Se trata de un área activa de estudio, y los ensayos sobre las vacunas se analizarán de forma detallada para ver qué impacto la vacuna tiene en la inmunidad natural, ya que un 10 por ciento de los que participaron en los ensayos habían tenido una infección antes", aclaró Adalja.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: William Schaffner, MD, professor, infectious diseases, Vanderbilt University Medical Center, Nashville, Tenn.; Gregory Poland, MD, director, Vaccine Research Group, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore

Comparte tu opinión