Si las protecciones caducan, los pacientes con COVID podrían pronto enfrentarse a grandes facturas médicas

LUNES, 1 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Los estadounidenses mayores que están en un plan de Medicare Advantage podrían enfrentarse a facturas de 1,000 dólares o más si las aseguradoras privadas comienzan a cobrar los costos de desembolso por la atención para la COVID-19, necesaria para salvar vidas, advierte un nuevo estudio.

Los datos sobre los costos muestran que los pacientes de Medicare Advantage pagan en promedio 987 dólares de desembolso cuando están hospitalizados con la gripe estacional, y alrededor de un 3 por ciento pagan más de 2,500 dólares, según el informe.

Si las protecciones caducan, los pacientes con COVID podrían pronto enfrentarse a grandes facturas médicas

Para ponerlo en perspectiva, dos de cada cinco estadounidenses carecen de los ahorros para pagar incluso 400 dólares por una emergencia, anotaron los investigadores.

Hasta ahora, casi todas las compañías aseguradoras privadas se han ofrecido voluntariamente a proveer una cobertura completa de todos los gastos por las estadías hospitalarias relacionadas con la COVID-19.

Pero la facturación relacionada con las hospitalizaciones por la gripe dan una buena idea de lo que podría esperar a las personas mayores con una COVID-19 grave si las aseguradoras deciden cambiar de opinión y comienzan a cobrar los costos de desembolso, advirtió el investigador principal, el Dr. Kao-Ping Chua, profesor asistente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

La influenza "afecta sobre todo a las personas mayores, y con frecuencia requiere muchos de los mismos tipos de atención", aseguró Chua. "Es la analogía más cercana que tenemos".

En el año anterior ha habido casi 1.7 millones de hospitalizaciones por la COVID-19, y el coronavirus tiende a afectar a las personas mayores más que a otros grupos, dijeron los investigadores en las notas de respaldo.

Matthew Eisenberg es profesor asistente de políticas y gestión de la salud de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore. Dijo que "ahora que sabemos de forma más firme que la mayoría de las hospitalizaciones se enfocan en la población de a partir de 65 años, comprender el costo que quizá tenga que pagar la población de Medicare Advantage es bastante importante".

Alrededor de un tercio de los adultos mayores de EE. UU. están inscritos en Medicare Advantage en lugar de Medicare tradicional, según la Kaiser Family Foundation. Estos planes proveen los beneficios de Medicare a través de una aseguradora de salud del sector privado.

Chua anotó que no hay una legislación federal que requiera que las aseguradoras de salud renuncien a los costos del tratamiento de la COVID-19. Más bien, las compañías aseguradoras han elegido por su cuenta renunciar al costo compartido de las hospitalizaciones por la COVID-19, pero no está claro cuánto tiempo estarán implementadas esas exenciones.

"Hace poco, algunas aseguradoras han comenzado a retirar esas exenciones, lo que plantea la posibilidad de que los pacientes hospitalizados por la COVID-19 quizá no solo tengan que afrontar el costo físico y emocional, sino también un dilema financiero posterior", lamentó Chua.

Para hacerse una idea del costo potencial para los estadounidenses mayores si estas exenciones acaban, Chua y sus colaboradores analizaron los datos de más de 14,000 hospitalizaciones por la influenza cubiertas por Medicare Advantage en 2018. Los hallazgos fueron publicados en la edición en línea del 17 de febrero de la revista American Journal of Preventive Medicine.

Los pacientes con gripe se enfrentaron a unos gastos de costos compartidos más altos si necesitaron cuidados intensivos o tuvieron una estadía larga en el hospital, y ambas cosas son comunes entre los pacientes con una COVID-19 grave, anotaron los investigadores. Las personas también pagaban más si estaban inscritas en un plan de una organización de proveedores preferidos (PPO) en lugar de una HMO.

Los reguladores federales deben tener estos costos en cuenta a medida que las compañías aseguradoras comiencen a replantear su posición respecto a las exenciones para la atención de la COVID-19, plantearon Chua y Eisenberg.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE. UU. quizá puedan requerir de forma unilateral que las aseguradoras mantengan dichas exenciones, apuntó Eisenberg.

"Cuando se trata de los planes de Medicare Advantage, el gobierno tiene bastante autoridad respecto al funcionamiento de estos planes", dijo Eisenberg. "No estoy del todo seguro si la administración podría implantar la exención de forma unilateral y requerir que los planes de Medicare Advantage no cobren ningún costo compartido por la atención de la COVID. Creo que la administración lo podría hacer de forma unilateral, pero no estoy seguro del todo".

Si no es posible, dijo Chua, el Congreso quizá deba pensar en intervenir mediante una legislación que haga que las exenciones de los costos compartidos por la atención para la COVID-19 sean obligatorias.

Una legislación anterior relacionada con la COVID-19 contenía unas cláusulas similares, aunque ninguna se ha promulgado, señaló Chua.

"No es una quimera. Es un tema que los legisladores federales entienden, y sin duda al menos algunos sectores tienen el deseo de actuar para proteger a los pacientes", añadió.

Mientras tanto, los adultos mayores deben consultar su plan de Medicare Advantage para asegurarse de que los costos por la COVID-19 siguen estando exentos, y apelar a cualquier cargo que piensen que no está justificado, recomendó Chua.

Los pacientes con COVID-19 también pueden pedir a los hospitales que renuncien a los gastos como atención de caridad o que creen un plan de facturación para distribuir el costo, aunque Chua admitió que estos son unos remedios "imperfectos" cuando alguien se enfrenta a una tremenda factura médica.

Más información

America's Health Insurance Plans ofrece una lista de las exenciones relacionadas con la atención de la COVID-19 de las aseguradoras privadas individuales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Kao-Ping Chua, MD, PhD, assistant professor, University of Michigan Medical School, Ann Arbor; Matthew Eisenberg, PhD, assistant professor, health policy and management, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; American Journal of Preventive Medicine, Feb. 17, 2021, online

Comparte tu opinión