SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Se vinculan menos muertes con el aire sucio, pero la amenaza persiste, según un informe

MIÉRCOLES, 22 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Unas mejoras significativas pero inconsistentes en la calidad del aire han reducido en gran medida las muertes relacionadas con la contaminación atmosférica en EE. UU. en la última década, muestra un estudio reciente.

Pero a los investigadores les preocupa que el cambio climático y las derogaciones en las regulaciones propuestas por la administración de Trump acaben con esos avances, y pongan miles de vidas más en riesgo cada año debido al aire malo.

"Si se observa la tendencia, ya se ha ralentizado en los últimos años", lamentó el investigador principal, Kevin Cromar, profesor asociado de salud de la población y medicina ambiental en la Universidad de Nueva York, en esa ciudad. "Si queremos que esas mejoras continúen, esas derogaciones nos llevan en la dirección equivocada".

En general, las muertes vinculadas con la contaminación atmosférica se han reducido en más o menos un 43 por ciento, de unas 12,600 muertes en 2010 a 7,140 en 2017, reportaron Cromar y sus colaboradores.

Pero la historia es más compleja cuando se enfoca en las dos causas principales de la contaminación del aire: el hollín y el ozono.

Las muertes debidas al hollín del aire, también conocido como contaminación con partículas finas, se redujeron en más de la mitad entre 2010 y 2017, al pasar de 8,330 a 3,260, mostraron los hallazgos.

"Hemos visto algunas mejoras realmente magníficas en términos de los impactos de la contaminación con partículas en la salud", aseguró Cromar. "Es un progreso real".

Pero las muertes debidas al esmog (también conocido como contaminación con ozono) han permanecido en un nivel relativamente estable a lo largo de los años. Hubo 4,270 muertes en 2010, en comparación con 3,880 en 2017, según el informe.

La contaminación con partículas ha sido más fácil de abordar, dado que el hollín proviene de fuentes bien conocidas que pueden afrontarse de forma directa, señaló Cromar.

"Comprendemos esos procesos bastante bien, así que sabemos cuáles emisiones podemos controlar que conducen a unos niveles más bajos de contaminación con partículas", afirmó. "Su gestión es un poco más simple".

El ozono es más difícil de resolver, dado que se forma mediante la interacción de la luz del sol y el calor con emisiones gaseosas industriales y automotrices, explicó.

"Es una química compleja", dijo Cromar. "Su gestión es compleja".

En el estudio, los investigadores usaron datos de la calidad del aire de más de 500 condados sobre la contaminación con partículas y de 700 condados sobre el ozono, con el objetivo de estimar los impactos anuales en la salud de la contaminación atmosférica a lo largo de Estados Unidos.

Los hallazgos se basan en las recomendaciones respecto a la contaminación atmosférica de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society), que son más protectoras que las de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU.

Lamentablemente, es probable que los cambios en la temperatura y en el tiempo provocados por el cambio climático resulten en un aire más malo, advirtieron los expertos.

Los incendios forestales promovidos por el calor y el tiempo seco han provocado un gran aumento en la contaminación con partículas en algunas regiones, sobre todo en la Costa Oeste, apuntó el Dr. David Hill, de la junta nacional de directores de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

También es más probable que los niveles de ozono aumenten con el cambio climático, aseguró Hill.

"Mientras más calor haga, más ozono hay", añadió. "Por eso, esos días en que hay alertas de ozono grave tienden a ser días brumosos, calientes y húmedos. Mientras más calor haga, más días de esos tendremos".

Para empeorar las cosas, Cromar y Hill dijeron que el Presidente Trump ha liderado esfuerzos por ralentizar el progreso en la eliminación de las emisiones de los coches y las plantas eléctricas.

"Ahora nos enfrentamos a una administración y a una EPA que están derogando algunas de esas protecciones, en lugar de intentar mejorarlas", señaló Hill.

E incluso si los niveles de contaminación permanecen constantes, el número de muertes seguirá aumentando, porque la población de EE. UU. sigue creciendo, añadió.

Cromar dijo que "para mantenerse en el mismo nivel hay que hacer mejoras. Si los niveles de contaminación permanecen iguales, pero la población aumenta, se observarán aumentos en los impactos en la salud con el tiempo porque más personas están siendo expuestas. Habría que correr para permanecer en el mismo lugar".

La EPA anunció hace poco que muchas zonas no están cumpliendo con el estándar nacional de calidad del aire ambiental respecto al ozono, dijo Cromar. Los estados que no logren mostrar mejoras en los próximos tres años tendrán que desarrollar un plan para alcanzar el estándar.

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 22 de mayo de la revista Annals of the American Thoracic Society.

Más información

Lea el informe pare saber más sobre la calidad del aire en su comunidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad