Se sometió a una cirugía para perder peso. ¿Y ahora qué?

Se sometió a una cirugía para perder peso. ¿Y ahora qué?

JUEVES, 4 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Los hábitos de alimentación y la actividad física tienen un impacto más importante en el éxito a largo plazo de la cirugía para perder peso que medidas como contar las calorías, encuentra un estudio reciente.

Los investigadores también encontraron que la evaluación de la salud mental y los hábitos de alimentación del paciente antes de una cirugía para perder peso (bariátrica) en realidad no ayudaba a predecir quién tendría éxito en no recuperar el peso perdido en años posteriores.

"La cirugía bariátrica es el tratamiento más efectivo para la obesidad grave. Resulta en una reducción sostenida del peso y la remisión de la diabetes y otros problemas de la salud en la mayoría de los pacientes", señaló la autora del estudio, Wendy King, profesora asociada de epidemiologia en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh.

"Pero, como en todos los tipos de intervención para el peso, los pacientes usualmente recuperan al menos parte del peso que pierden al principio", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio incluyó a casi 1,300 adultos que se sometieron a un tipo de cirugía para perder peso, llamada baipás gástrico en Y de Roux. A los pacientes se les siguió durante un promedio de 6.6 años.

Limitar las conductas sedentarias (como ver la televisión), pesarse al menos una vez por semana, evitar la comida rápida, y corregir las conductas alimentarias "problemáticas" fueron factores asociados con unas mayores probabilidades de limitar la recuperación del peso tras la cirugía para perder peso. Las conductas problemáticas incluyen comer de forma continua, comer cuando se está lleno, la pérdida de control y los atracones de comida.

Los pacientes más jóvenes eran propensos a aumentar más de peso que los mayores. Otras características vinculadas con recuperar más peso incluyeron tener un edema venoso con úlceras (una enfermedad de las venas acompañada por llagas en la piel); las dificultades con las tareas cotidianas como bañarse, vestirse y caminar; y los síntomas de depresión tras la cirugía.

"Quizá parezca sentido común", dijo King. "Pero varias conductas y características que los profesionales clínicos pensaban que serían importantes no se relacionaban con la recuperación del peso. Por ejemplo, aunque la frecuencia del consumo de comida rápida se asoció con una mayor recuperación de peso, la frecuencia de las comidas y comer en los restaurantes no se asoció", explicó.

Según la autora sénior del estudio, la Dra. Anita Courcoulas, "como profesionales clínicos, sabemos que el mantenimiento del peso es el aspecto más importante, pero el más difícil, de la atención a largo plazo después de una cirugía bariátrica". Courcoulas es jefa de cirugía bariátrica mínimamente invasiva en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh.

"Como encontramos que la mayoría de las características del paciente individual en el momento de la cirugía no identificaban con claridad a los que tenían el mayor riesgo de un mal mantenimiento de la pérdida de peso tras la cirugía, es particularmente importante que los profesionales clínicos y los programas se comuniquen con los pacientes pronto y con frecuencia después de la cirugía respecto a las conductas que pueden ayudar a limitar la recuperación del peso", añadió Courcoulas.

El estudio aparece en la edición del 4 de abril de la revista Annals of Surgery.

Más información

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la cirugía para perder peso.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión