Se están realizando más TC e IRM a pesar de los llamamientos a una reducción

Se están realizando más TC e IRM a pesar de los llamamientos a una reducción

MARTES, 3 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- A pesar de los esfuerzos de los grupos médicos por reducir el uso excesivo de TC e IRM por motivos de seguridad, su uso ha aumentado, muestra un estudio reciente.

"Las imágenes médicas son una parte importante de la atención de la salud y contribuyen a un diagnóstico y un tratamiento precisos de las enfermedades, pero también pueden conducir a daños para los pacientes, como hallazgos incidentales, un diagnóstico excesivo, ansiedad y una exposición a la radiación que se asocia con un mayor riesgo de cáncer", advirtió la autora principal, la Dra. Rebecca Smith-Bindman, profesora de radiología, epidemiología, bioestadística, obstetricia y medicina reproductiva de la Universidad de California, en San Francisco.

A pesar de la creencia común de que las tasas de imágenes se están reduciendo debido a los pagos y a los esfuerzos educativos por reducir los escáneres innecesarios, su uso está aumentando de nuevo, encontraron los investigadores.

Los investigadores examinaron datos de más de 135 millones de exámenes con imágenes médicas realizados en Estados Unidos y la provincia de Ontario, en Canadá, entre 2000 y 2016.

El aumento de las tasas de imágenes se ralentizó a principios de los 2000, pero el uso de TC, IRM y ultrasonidos recuperó impulso en los últimos años, al pasar de un 1 a un 5 por ciento al año entre 2012 y 2016, en la mayoría de los grupos de pacientes. Una excepción notable fue el uso de TC en niños, que se redujo en Estados Unidos entre 2009 y 2013, y que ha permanecido estable desde 2013, mientras que se ha reducido en Ontario desde 2006.

Las tasas de uso de TC e IRM son más altas en Estados Unidos que en Ontario, pero esa diferencia se está estrechando. Por ejemplo, entre los adultos mayores, en 2016 hubo 51 IRM por cada 1,000 pacientes en Estados Unidos, y 32 por cada 1,000 pacientes en Ontario.

Los autores anotaron que no examinaron si el uso de las imágenes era adecuado o si se asoció con unos mejores resultados para los pacientes.

"Como todos los aspectos de la medicina, es importante asegurar que las imágenes estén justificadas, y que los beneficios potenciales se sopesen con los daños potenciales", comentó Smith-Bindman en un comunicado de prensa de la universidad.

"Esos daños potenciales de los diagnósticos falsos positivos y los diagnósticos excesivos pueden afectar a todo el que se someta a una prueba, y por tanto se deben tomar en cuenta cuando se utilicen imágenes", añadió.

El estudio aparece en la edición del 3 de septiembre de la revista Journal of the American Medical Association.

Según la autora sénior del estudio, Diana Miglioretti, "la buena noticia es que las tasas de TC están comenzando a reducirse en los niños". Miglioretti es profesora de bioestadística en el departamento de ciencias de la salud pública de la Universidad de California, en Davis.

"Pero siguen siendo mucho más bajas en Ontario que en EE. UU., lo que sugiere que todavía hay espacio para la mejora", enfatizó. "También es importante reducir las imágenes innecesarias en los adultos, dado que también están en riesgo de cánceres inducidos por la radiación".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre las imágenes médicas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión