Se disparan las muertes por sobredosis de fentanilo

Se disparan las muertes por sobredosis de fentanilo
| Foto: ISTOCK

El número de estadounidenses que fallecen por sobredosis de fentanilo, un potente narcótico, se multiplicó por 12 en años recientes, reportaron el jueves las autoridades de salud.

El fentanilo es un opioide sintético que es cientos de veces más potente que la heroína o la cocaína. Pero a veces los usuarios de drogas no saben que lo están comprando, porque con frecuencia el fentanilo se mezcla con otros opioides, o se hace pasar por heroína.

"Observamos que las tasas se duplicaron cada año entre 2013 y 2016", señaló la investigadora líder, Merianne Spencer, estadística del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. "Son cifras bastante sorprendentes en términos del aumento anual del porcentaje".

Los aumentos son un reflejo de la epidemia de opioides en general, que acaba con unas 60,000 vidas al año en Estados Unidos, añadió.

En 2011 y 2012, se atribuyeron unas 1,600 muertes al año a las sobredosis de fentanilo. Entonces, ese número comenzó a aumentar, alcanzando las 18,000 en 2016, según el informe.

Menos de una muerte de cada 100,000 se atribuyó a una sobredosis de fentanilo en 2011, frente a casi seis por cada 100,000 en 2016, encontraron los investigadores.

Ese número de muertes aumentó en todas las edades, razas y etnias, pero se incrementó más rápido en los hombres que en las mujeres. En 2016, los hombres tenían una tasa de sobredosis letales casi tres veces más alta que las mujeres, comentó Spencer.

Los mayores aumentos anuales de 2011 a 2016 fueron entre las personas de 15 a 34 años de edad. La tasa de las que tenían de 35 a 44 se mantuvo estable hasta 2013, cuando las sobredosis letales de fentanilo aumentaron un 124% en un año, una cifra asombrosa.

Aunque la mayor parte de las muertes por sobredosis de fentanilo son entre los blancos, las muertes entre los negros están aumentando y alcanzándolas rápidamente, anotó Spencer.

En el estudio, su equipo usó datos de los certificados de defunción, que podrían en realidad subestimar el alcance de la crisis.

Las sobredosis se contaron solo si el fentanilo se mencionaba como la causa de muerte, dijo Spencer. Si el certificado decía simplemente "sobredosis de drogas", no se contaba. La muerte tampoco se contaba si la palabra fentanilo estaba mal escrita.

Si bien las muertes por sobredosis fueron dramáticas entre 2011 y 2016, las cifras preliminares de 2018 muestran que las causadas por el fentanilo continúan en aumento, advirtió Spencer.

Carl Latkin, vicepresidente del departamento de salud, conducta y sociedad en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, dijo que "por un lado, esos números son espantosos. Por otro lado, no es sorprendente. El fentanilo es de verdad una droga muy mala".

Latkin apuntó que es más potente y actúa con mayor rapidez que la heroína, de forma que es más probable que ocurra una sobredosis. Y cuando ocurre, pasa más rápido, que es el motivo de que sea tan letal.

También anotó que el panorama de las drogas ha cambiado. Antes, el fentanilo se mezclaba con otros opioides, pero lo que los usuarios piensan ahora que es heroína podría en realidad ser 100% fentanilo.

"La mayoría de las muertes son entre personas que creen que están obteniendo heroína", lamentó Latkin. "Pero morirán por el fentanilo".

Para reducir las muertes por sobredosis, a Latkin le gustaría ver que se distribuyera más ampliamente la naloxona (Narcan), que puede contrarrestar rápidamente una sobredosis, a los drogadictos y sus familias.

Además, se necesita un mayor acceso al tratamiento de la adicción, y hay que aliviar el estigma contra el mismo. La adicción debe considerarse como una afección médica, añadió Latkin.

El informe se publicó el 21 de marzo en la revista National Vital Statistics Reports de los CDC.

Más información

Para más información sobre el fentanilo, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.

Comparte tu opinión