Embarazo: la cirugía de vesícula sería más segura que esperar

Embarazo: la cirugía de vesícula sería más segura que esperar

Para una mujer embarazada que experimente unos dolorosos cálculos biliares, una cirugía inmediata para extirpar la vesícula biliar infectada podría ser mejor que posponer la cirugía hasta después del nacimiento, sugiere un nuevo estudio.

La enfermedad aguda de la vesícula biliar se llama colecistitis.

"Las directrices actuales recomiendan la cirugía para la colecistitis aguda durante el embarazo, pero muchos pacientes y proveedores retrasan la cirugía", señaló el investigador, el Dr. Fancesco Palazzo, vicepresidente de cirugía del Hospital de la Universidad de Thomas Jefferson, en Filadelfia.

"Queríamos saber con qué frecuencia se seguían las directrices, y si seguir esas directrices de hecho mejoraba los resultados de las mujeres embarazadas", comentó en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, el equipo de Palazzo observó los expedientes de 6,390 mujeres embarazadas admitidas a un hospital por una colecistitis entre enero de 2010 y septiembre de 2015.

A pesar de las directrices, apenas un 38 por ciento de las mujeres embarazadas se sometieron a una cirugía para extirpar la vesícula biliar durante el embarazo.

Las mujeres embarazadas que no se sometieron a una cirugía tenían tres veces más probabilidades de sufrir complicaciones durante el nacimiento de su hijo que las que se sometieron a la cirugía, encontraron los investigadores.

Las complicaciones incluyeron a la muerte fetal, el retraso del crecimiento fetal, el parto prematuro, cesáreas, sangrado, coágulos sanguíneos e infecciones.

Esas diferencias se debieron sobre todo a un aumento en el riesgo de retraso en el crecimiento fetal, el parto prematuro y las cesáreas, encontraron los investigadores.

Según el investigador, el Dr. Arturo Ríos Díaz, residente quirúrgico, "los datos no nos dicen el motivo exacto de que ocurrieran estas complicaciones, solo que fueron más comunes en las mujeres cuyas cirugías se pospusieron, tras tomar en cuenta las diferencias entre los grupos".

Además, las mujeres que no se sometieron a la cirugía durante el embarazo tenían un 61 por ciento más de probabilidades de ser readmitidas al hospital en un plazo de 30 días tras el alta, y un 95 por ciento más de probabilidades de ser readmitidas con una complicación, anotaron los investigadores.

Estos datos muestran que posponer la cirugía conlleva riesgos, explicaron los investigadores.

El informe se publicó en una edición reciente en línea de la revista Annals of Surgery.

Comparte tu opinión