¿Quién cuida a los cuidadores familiares? 1 de cada 5 afirma que tiene mala salud

¿Quién cuida a los cuidadores familiares? 1 de cada 5 afirma que tiene mala salud

JUEVES, 20 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Cuidar a un ser querido en casa puede ser gratificante, pero también puede ser abrumador y cobrarse un precio en su salud, sugiere un estudio reciente.

Según un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., casi 1 de cada 5 de los casi 18 millones de estadounidenses que proveen cuidados informales sin cobrar podría tener una salud regular o mala.

"A medida que la población de EE. UU. envejece y el número de adultos mayores con enfermedades como el Alzheimer continúa en aumento, ha habido un incremento concomitante en el número de cuidadores informales que no cobran", señaló la Dra. Teresa Murray Amato, directora de medicina de emergencias pediátricas de Long Island Jewish Forest Hills, en la ciudad de Nueva York.

"Muchos de esos cuidadores son familiares, lo que puede resultar muy útil para permitir a los adultos mayore quedarse en casa", dijo Amato, que no participó en el estudio.

A lo largo de los tres años del estudio (de 2015 a 2017), usando datos de 44 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico, los investigadores, dirigidos por Valerie Edwards, de los CDC, encontraron que un 21 por ciento de los más de 252,000 encuestados eran cuidadores. Casi un 20 por ciento de ellos calificaron su salud como mala.

Los hallazgos aparecen en la edición del 21 de febrero de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.

"Aunque el informe no identificó a las causas de este hallazgo, no es difícil comprender que intentar equilibrar el trabajo, las responsabilidades familiares y el cuidado de un adulto mayor podría como mínimo provocar un aumento en el estrés, y también conducir a una falta de tiempo personal para resolver los problemas de salud propios", apuntó Amato.

Katherine Ornstein, profesora asociada de geriatría y medicina paliativa de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, también revisó los hallazgos, y comentó que el sistema de atención de la salud debe comenzar a pensar sobre cómo dar respaldo a estos cuidadores.

Específicamente, deben tomar en cuenta qué recursos y entrenamientos son necesarios para las cosas que tienen que hacer, planteó.

"En realidad se trata de asegurar que pensemos en la familia como parte del equipo de atención y que tengan los recursos y el entrenamiento que necesitan para saber qué hacer", dijo Ornstein. "Esto incluye tomar tiempo libre".

Ofrecer cuidados no tiene que ser algo terrible, afirmó, "pero es malo cuando es estresante".

Además, cuidar a una persona enferma o moribunda puede ser solitario, y dejar a los cuidadores sintiéndose aislados, apuntó Ornstein.

"Muchas veces, sobre todo en la situación del final de la vida, que se podría decir que es la más difícil, las personas trabajan solas, lo que significa que nadie las ayuda a hacer nada, y con frecuencia las personas no quieren pedir ayuda. Es difícil", aseguró.

Ornstein dijo que hay ayuda disponible para esos cuidadores familiares, y que deben comunicarse con los hospitales y los servicios comunitarios. Pero la ayuda se debe adaptar a las necesidades y los deseos tanto del paciente como del cuidador.

El Dr. Steven Radwany, profesor de la División de Medicina Paliativa del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus, también revisó el informe. Advirtió que a medida que los miembros de la generación de la postguerra envejezcan, el problema empeorará, porque la mayoría de esas personas querrán quedarse en sus propias casas en lugar de ir a hogares de ancianos u otros lugares de cuidados externos.

Radwany anotó que los estados que no han adoptado Medicaid bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act) son los estados donde es más probable que los cuidadores reporten que tienen una mala salud.

"Podría ser una correlación y no causalidad, y quizá refleje a estados que tienen una mejor infraestructura de respaldo", planteó.

Pero la expansión de Medicaid incluye más opciones para los cuidados en el hogar. Hay mucha ayuda disponible para los cuidados en el hogar de los pacientes más enfermos para las personas que son elegibles tanto para Medicaid como para Medicare, aseguró Radwany.

También considera que los hijos de las personas de la generación de la postguerra son más propensos a tener que trabajar, haciendo que ofrecer cuidados sea incluso más estresante.

"La carga aumentará, y como país debemos anticiparlo", añadió Radwany. "Y debemos tener la voluntad política para resolverlo. Creo que más personas de este grupo de edad deberían pensar en adquirir un seguro de atención a largo plazo".

Más información

Para más información sobre cómo permanecer sano mientras cuida a alguien en casa, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión