Quién vive más tiempo, ¿los noctámbulos o los madrugadores?

Quién vive más tiempo, ¿los noctámbulos o los madrugadores?
| Foto: ISTOCK

 Los "noctámbulos" podrían pagar un precio en su salud y longevidad, informa un nuevo estudio.

Las personas que permanecen despiertas hasta tarde y tienen problemas para levantarse en las mañanas tienen un riesgo un 10 por ciento más alto de fallecer antes que los "madrugadores" que se van a la cama pronto y se levantan temprano, señaló la investigadora líder, Kristin Knutson, profesora asociada de neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

"Es importante que las personas que son noctámbulas sepan que podría haber consecuencias para su salud, pero que quizá haya cosas que pueden hacer para superar esos problemas", dijo Knutson. "Hay esperanzas, pero quizá conlleve cierto esfuerzo".

Este hallazgo se basa en un estudio de más de 433,000 adultos británicos. Como parte del estudio, se les pidió asignarse a sí mismos a una de cuatro categorías: de preferencias matutinas o nocturnas definitivas, o de preferencias matutinas o nocturnas moderadas.

Reloj programado

"En los madrugadores, el reloj está programado para que las cosas sucedan a una hora más temprana del día: irse a dormir antes, levantarse antes, comer antes", dijo Knutson. "Y por supuesto con los noctámbulos sucede lo contrario".

Más o menos una cuarta parte de las personas se identificaron como madrugadoras, y alrededor de un 9 por ciento dijeron que sin duda eran noctámbulas, comentó Knutson.

Entonces, los investigadores siguieron la salud de todos los participantes durante 6.5 años, para ver si los patrones de sueño se asociaban con un aumento en el riesgo de muerte y enfermedad.

Los noctámbulos tenían ligeramente más probabilidades de fallecer durante el periodo del estudio, en comparación con los madrugadores, después de que los investigadores controlaron otros factores de riesgo de la salud, dijo Knutson.

Los noctámbulos también tenían más problemas de salud: el doble de riesgo de trastornos psicológicos, un riesgo un 30 por ciento más alto de diabetes, un riesgo un 25 por ciento más alto de problemas neurológicos, un riesgo un 23 por ciento más alto de trastornos gastrointestinales, y un riesgo un 22 por ciento más alto de enfermedades respiratorias.

El estudio solo encontró una asociación, y no pudo decir por qué los noctámbulos tienen una peor salud, pero los investigadores tienen un par de teorías, indicó Knutson.

Conductas menos saludables

Quizá estar despierto hasta tarde da a las personas más oportunidades de realizar conductas menos saludables, como beber, fumar, comer refrigerios o consumir sustancias, apuntó Knutson.

Pero una teoría más interesante plantea que la salud de los noctámbulos refleja el hecho de que su reloj interno está en contradicción con el resto del mundo.

"El problema podría ser que un noctámbulo intenta vivir en un mundo de madrugadores", dijo Knutson. "Tienen que levantarse pronto para ir al trabajo, quizá, o si quieren socializar con los amigos y los familiares tal vez eso ocurra más temprano de lo que desearía su reloj biológico.

"Podría haber una falta de alineamiento entre su reloj interno y sus conductas o el ambiente, y eso podría conducir a problemas a largo plazo", añadió.

Estudios anteriores respaldan esa teoría, dijo el Dr. Andrew Varga, profesor asistente de medicina del sueño en el Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Hace mucho que sabemos que las personas que trabajan en turnos nocturnos, que están mayormente despiertas durante las horas oscuras y duermen durante las horas de luz, tienen un riesgo de que les sucedan todo tipo de cosas malas, entre ellas un aumento en la mortalidad y un aumento en el riesgo cardiovascular", advirtió Varga, que no participó en el estudio.

Los ritmos cardiacos también afectan a la salud de otras formas. Por ejemplo, la hora a la que se come y a la que se duerme puede tener un impacto en la cantidad de insulina que se segrega en respuesta a la ingesta de comida, lo que podría influir el riesgo de diabetes de una persona, indicó Varga.

Lo mejor que los noctámbulos pueden hacer es adaptarse al ritmo madrugador más normal del mundo, planteó Knutson.

"Adelanta de forma gradual la hora de ir a la cama, lo que significa irse a la cama un poco antes cada noche para alejarse de esa zona de noctámbulo", aconsejó Knutson. "Es importante hacerlo de forma gradual. Si intentas irte a la cama dos o tres horas antes esta noche, no funcionará. No podrás dormir, y quizás abandone el esfuerzo".

Una vez hayas logrado adelantar poco a poco la hora de ir a la cama, debes llevar un horario regular de sueño y evitar volver a tus hábitos noctámbulos, dijo Knutson. De otra forma, tendrá que comenzar de cero.

A los noctámbulos por elección o circunstancias (como los trabajadores en turnos), Knutson les recomienda enfocarse en otras opciones de estilo de vida que pueden influir en su salud. Éstas incluyen comer bien, hacer ejercicio y dormir un tiempo adecuado cuando logran irse a la cama.

"Esto podría ayudar a aliviar cualquier problema potencial de salud", añadió Knutson.

El nuevo estudio aparece en la edición del 12 de abril de la revista Chronobiology International.

Más información

El Centro del Sueño de la UCLA ofrece más información sobre los ritmos circadianos.

Comparte tu opinión