¿Puede la marihuana provocar psicosis en los usuarios jóvenes? Podría estar sucediendo, señalan los expertos

¿Puede la marihuana provocar psicosis en los usuarios jóvenes? Podría estar sucediendo, señalan los expertos

LUNES, 13 de enero de 2020 (HealthDay News) -- La idea de que la marihuana provoque un brote psicótico suena como un diálogo de la película clásica "Reefer Madness", pero muchos expertos afirman que no es una idea descabellada.

A medida que la legalización de la marihuana recreativa se propaga por Estados Unidos, más personas acuden a los departamentos de emergencias con síntomas psicóticos tras consumir demasiada marihuana, comentó el Dr. Itai Danovitch, presidente de psiquiatría y neurociencias conductuales de Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

"Si alguien se droga demasiado, usan más de lo que pensaba, puede tener síntomas psicóticos. Típicamente se resuelven cuando la droga deja de tener efecto", dijo Danovitch. "Después de dejar de tener efecto, no hay psicosis posterior. Es solo un efecto directo de una intoxicación excesiva".

Pero algunos desafortunados con antecedentes familiares de enfermedad mental podrían acabar con un trastorno psicótico en toda regla que requerirá un tratamiento extenso, anotó Danovitch.

"Ese riesgo se concentra en una minoría de personas que tienen una vulnerabilidad existente a desarrollar un trastorno psicótico, unos antecedentes familiares de psicosis", comentó Danovitch. "Hay factores ambientales que influyen en si alguien que tiene un riesgo desarrolla esquizofrenia. Parece que el cannabis probablemente es uno de esos factores".

Vapear una forma potente de THC, el ingrediente que droga de la marihuana, provocó un episodio psicótico el año pasado a Madison McIntosh, que tiene 24 años, de Scottsdale, Arizona, según USA Today.

McIntosh se presentó en el campo de entrenamiento donde trabajaba en su día libre, deambulando y hablando sin sentido durante 12 horas seguidas. Su familia se apresuró a llevarlo al hospital, donde le dijo a su padre que veía arcoíris dobles. Los médicos le diagnosticaron un trastorno por uso de cannabis y una psicosis no especificada.

McIntosh recuerda que se sentía "fuera de contacto con la realidad, delirante" en el campo de entrenamiento, donde pensaba que la gente lo perseguía. "Me asustó bastante", declaró a USA Today sobre el incidente de marzo. "No sabía dónde estaba".

Desacuerdo sobre el vínculo entre la marihuana y la psicosis

A pesar de anécdotas como esta, los escépticos argumentan que la ciencia sobre un vínculo potencial entre la marihuana y la psicosis dista mucho de ser sólida.

"Parecería prematuro, en el mejor de los casos, y sensacional, en el peor, opinar que existe una relación causal firme entre la exposición al cannabis y los trastornos psiquiátricos, dada la falta de consenso entre los expertos del campo y el hecho de que las tasas de psicosis y de enfermedad mental han permanecido estáticas en gran medida a lo largo de décadas, mientras que al mismo tiempo las tasas de uso de cannabis han fluctuado de forma dramática", indicó Paul Armentano. Armentano es subdirector de NORML, una organización sin fines de lucro que propugna la reforma de las leyes sobre la marihuana.

"Ese último hecho socava la teoría de que la exposición al cannabis es una causa directa de enfermedades psiquiátricas en sujetos que por lo demás no están predispuestos, y, al contrario, indica que los más propensos a expresar síntomas psicóticos poseen una predisposición tanto al uso de cannabis como a las conductas psicóticas", añadió Armentano.

Aun así, un estudio publicado hace poco en la revista Lancet encontró que el uso diario de marihuana podría aumentar el riesgo de un primer episodio psicótico entre tres y cinco veces, dependiendo de la potencia de la marihuana.

El estudio de Lancet reportó que en los tres lugares con el mayor consumo de cannabis de alta potencia, el uso diario del cannabis de alta potencia se asoció con el mayor aumento en las probabilidades de un trastorno psicótico: cuatro veces mayores en París, cinco veces mayores en Londres, y más de nueve veces mayores en Ámsterdam.

Esos episodios psicóticos temporales "no son una experiencia común con la marihuana, pero es común dada la prevalencia del uso de la marihuana", comentó Danovitch.

El riesgo de la llamada "psicosis transitoria" ha aumentado tanto con la creciente potencia de las nuevas cepas de marihuana como con el creciente consumo de productos comestibles de marihuana, apuntó el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York.

"Se puede ingerir una gran cantidad de agentes de alta potencia en un periodo corto", explicó Krakower. "No hay que consumir muchos comestibles para ingerir una dosis muy alta de marihuana. Si uno no se regula, podría drogarse muy rápido sin ni siquiera darse cuenta".

El vínculo más potente es en las personas vulnerables a la enfermedad mental

Pero hay una proporción baja de personas cuya vulnerabilidad existente a la enfermedad mental hace que sea más probable que sufran una psicosis duradera si usan demasiada marihuana, han encontrado los estudios.

El riesgo de esquizofrenia tras una psicosis inducida por sustancias es de más o menos un 11 por ciento, en la asociación más firme entre los usuarios de marihuana que son vulnerables, según un estudio publicado en 2019 en la revista American Journal of Psychiatry.

Danovitch dijo que aconseja a las personas jóvenes que piensen en su riesgo genético de enfermedad mental antes de usar marihuana.

"Si tienen antecedentes familiares de enfermedades mentales graves, su riesgo en realidad podría ser distinto que el de sus iguales", advirtió Danovitch. "Es importante que sean conscientes y que les informen al respecto".

Emily Feinstein, vicepresidenta ejecutiva del Centro de la Adicción, se hizo eco de esas preocupaciones sobre los usuarios jóvenes.

"La investigación es clara respecto a que el uso de la marihuana en la adolescencia se asocia con un aumento en el riesgo de esquizofrenia o síntomas psicóticos en los jóvenes con una vulnerabilidad potencial a la enfermedad mental", dijo Feinstein.

"Los daños de la marihuana se amplifican en los adolescentes y los adultos jóvenes, cuyos cerebros en desarrollo son más vulnerables al impacto del THC", anotó. "Los padres deben sentirse particularmente preocupados si sus hijos usan productos con concentraciones altas de THC".

Armentano se mostró de acuerdo en que "las preocupaciones crecientes sobre esta relación potencial deben tomarse en serio, y proveen un argumento a favor de una mejor regulación de la planta, de forma que pueda mantenerse fuera de las manos de los jóvenes y que se puedan dirigir advertencias específicas a los adultos que quizá tengan un riesgo más alto de una reacción adversa".

"Lamentablemente, mantener la prohibición del cannabis no logra ninguno de esos resultados", añadió Armentano.

Más información

Partnership for Drug-Free Kids ofrece más información sobre cómo hablar con sus hijos sobre la marihuana.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión