SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Puede el mejor amigo del hombre protegerlo del eczema y el asma?

VIERNES, 27 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Los padres de niños que se enfrentan al eczema y al asma quizá piensen que tener un perro dificulta controlar la afección de su hijo.

Pero dos nuevos estudios sugieren que el peludo mejor amigo del hombre podría en realidad ofrecer cierta protección contra las enfermedades alérgicas.

El primer estudio asegura que tener un perro en casa incluso antes de nacer podría ayudar a mantener el eczema a raya al menos hasta la niñez temprana. El trastorno de la piel se caracteriza por parches secos y que pican mucho.

"El eczema por lo general es la primera manifestación de [la enfermedad alérgica], y el eczema puede predecir el desarrollo de otras [enfermedades alérgicas] a medida que los niños crecen", comentó la autora del estudio, la Dra. Gagandeep Cheema, miembro de alergias e inmunología del Hospital Henry Ford, en Detroit.

Los investigadores analizaron a 782 parejas de madres e hijos, y recolectaron datos sobre la exposición prenatal a los perros, lo que incluía si un perro pasaba al menos una hora dentro de la vivienda.

Cuando los investigadores compararon a los niños con exposición prenatal a los perros con los que no tuvieron dicha exposición, el riesgo de eczema se había reducido en los niños de hogares con perros en más o menos la mitad a los 2 años. El efecto pareció haber disminuido a los 10 años de edad, pero Cheema dijo que los investigadores siguen reuniendo datos, y sugirió que ese hallazgo podría al final cambiar.

El segundo estudio observó el hecho de vivir con perros y las probabilidades de presentar síntomas de asma vinculados con sustancias encontradas en el perro, como bacterias, o los alérgenos del perro en sí. Ese estudio incluyó a 188 niños de Baltimore con dicho trastorno de la respiración y la sibilancia. Un 92 por ciento eran negros, y su edad promedio era de 10 años.

Los investigadores de ese estudio encontraron que las sustancias no alérgenas de los perros parecían reducir la necesidad de un inhalador de asma, y reducían los síntomas nocturnos de asma. Por otro lado, la exposición a las proteínas de los perros que inducen la aparición de alergias pareció aumentar las probabilidades de uso de inhaladores y síntomas nocturnos.

"En los niños urbanos con asma que eran alérgicos a los perros, pasar tiempo con un perro podría asociarse con dos efectos distintos", dijo el autor del estudio, el Dr. Po-Yang Tsou, de la Universidad de Johns Hopkins.

"Parece haber un efecto protector con respecto al asma por las exposiciones no alérgenas asociadas con los perros, y un efecto nocivo de la exposición a los alérgenos. Pero la exposición a los alérgenos de los perros sigue siendo un problema importante para los niños que son alérgicos a los perros", señaló Tsou en una declaración.

El Dr. Craig Osleeb, alergólogo e inmunólogo pediátrico en el Centro Médico de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, revisó los hallazgos de ambos estudios, y dijo que la investigación dejó muchas preguntas sin responder.

Osleeb anotó que los niños con una mayor exposición a las proteínas alérgenas de los perros son los que tendían a presentar más síntomas. Planteó que aislar las proteínas que provocaban los peores síntomas podría ser una forma de ayudar a las familias con niños asmáticos a encontrar perros que quizá ayuden con el asma en lugar de empeorarlo, aunque es demasiado pronto para afirmarlo.

El equipo de Tsou no encontró un efecto protector a partir de la exposición a los gatos. El equipo tampoco encontró un beneficio en la exposición a otros alérgenos comunes, como los ácaros del polvo o las cucarachas.

Cheema indicó que es demasiado pronto para saber si la gente debe o no intentar aumentar la exposición a los perros para mantener las enfermedades alérgicas a raya.

"No diría a nadie que consiga un perro. Puede ser peligroso si la gente tiene alergias graves y asma", anotó.

Pero para los padres que ya tienen un perro en casa "sin duda es justo decir que esta y otras investigaciones han mostrado que un perro podría resultar protector", añadió.

Cheema dijo que la teoría actual es que tener un perro podría exponer a los niños a sustancias que afectan a su microbioma, que es la mezcla natural de bacterias encontradas en los intestinos.

Ambos estudios se presentaron el viernes en la reunión anual de la Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology), en Boston. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Humane Society ofrece consejos sobre la vida con las mascotas si se es alérgico.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad