¿Puede el ejercicio eliminar la fibrilación auricular?

MARTES, 24 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Millones de estadounidenses viven con un ritmo cardiaco anómalo común, conocido como fibrilación auricular (FA), pero una nueva investigación sugiere que el ejercicio podría aliviar la gravedad de la afección.

Cuando las personas con FA participaron en un programa de ejercicio de seis meses, pudieron mantener un ritmo cardiaco normal y tuvieron unos síntomas menos graves que las que solo recibieron información sobre los beneficios del ejercicio. Los beneficios duraron al menos un año.

¿Puede el ejercicio eliminar la fibrilación auricular?

"Participar en un programa estructurado de ejercicio durante al menos 3.5 horas por semana puede reducir las probabilidades de episodios continuos de arritmia, y reducir la gravedad de los síntomas relacionados con la FA, como las palpitaciones y la falta de aliento", señaló el autor del estudio, Brian Elliott, fisiólogo y científico investigador de la Universidad de Adelaida, en Australia.

La FA ocurre cuando las cámaras superiores del corazón tiemblan de forma caótica, provocando un latido cardiaco rápido e irregular. Los síntomas pueden incluir palpitaciones cardiacas, falta de aliento, mareo o una fatiga extrema. Cuando no se trata, la FA aumenta de forma dramática el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) e insuficiencia cardiaca.

En el estudio, 60 personas con FA participaron en un régimen de ejercicio de seis meses, que incluyó ejercicio supervisado cada semana durante tres meses, y luego cada dos semanas durante los tres meses restantes. También recibieron un plan semanal individualizado para que lo siguieran en casa. La meta era hacer hasta 3.5 horas de ejercicio aeróbico cada semana. Otras 60 personas recibieron consejos sobre el ejercicio, y se les pidió que hicieran 150 minutos de actividad física cada semana.

Todos los participantes del estudio siguieron utilizando sus medicamentos usuales para la FA. En general, la FA se trata con medicamentos para reducir el riesgo de ACV o medicamentos que controlan la frecuencia o el ritmo cardiacos. A veces, se necesita un procedimiento llamado ablación. Durante la ablación, el médico crea pequeñas cicatrices en el área del corazón que provoca el latido cardiaco irregular, usando energía de radiofrecuencia.

Tras un año, la tasa de recurrencia de la FA fue de un 60 por ciento en el grupo de ejercicio, en comparación con un 80 por ciento en el grupo que solo recibió consejos. En el estudio, la recurrencia se definió como sufrir un episodio de FA que durara más de 30 segundos, someterse a un procedimiento de ablación, o requerir terapia farmacológica antiarrítmica continua.

Las personas del grupo de ejercicio también tenían menos palpitaciones cardiacas y menos falta de aliento y fatiga después de un año, en comparación con las personas del grupo que solo recibió ejercicio.

"Nuestros hallazgos sí sugieren que los pacientes que participan en el ejercicio aeróbico regular quizá puedan reducir la necesidad de terapia para controlar el ritmo", apuntó Elliott.

Todavía no se comprende del todo exactamente cómo el ejercicio ayuda a controlar al ritmo cardiaco, dijo.

Los hallazgos fueron presentados el lunes en la reunión anual en línea de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology). Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Unos expertos externos se mostraron de acuerdo en que el ejercicio es una parte importante del tratamiento de la FA.

"Se trata de un estudio muy interesante e importante para los pacientes con antecedentes de fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más común", aseguró el Dr. Deepak Bhatt, director ejecutivo de los programas de cardiología intervencionista del Centro Cardiaco y Vascular del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

"La actividad física y el ejercicio parecen reducir la fibrilación auricular, lo que incluye a la gravedad de los síntomas", señaló Bhatt. "Como para la mayoría de las cosas en la medicina cardiovascular, el ejercicio es bueno para uno".

El Dr. Laurence Epstein se mostró de acuerdo. Epstein es el director de sistema de electrofisiología del Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York.

Epstein dijo que muchos factores son efectivos para manejar la FA, entre ellos "perder peso [si es necesario], dejar de fumar, el tratamiento de la apnea del sueño y el ejercicio, con frecuencia junto con medicamentos o ablación". La apnea del sueño, unas pausas en la respiración mientras se duerme, puede provocar episodios de FA, anotó.

Cuando una persona hace todas estas cosas, las probabilidades de que el tratamiento para la FA sea exitosa aumentan mucho, aseguró Epstein.

Aun así, advirtió, el ejercicio es útil... hasta que no lo es. Un exceso de ejercicio intensivo puede aumentar el riesgo de FA, añadió.

¿Cuál es el consejo de Epstein? "La moderación siempre es clave". Propóngase hacer 3.5 horas por semana de ejercicio cardiovascular y de entrenamiento en fuerza. Y "si tiene cualquier afección subyacente, es importante consultar primero al médico".

Más información

Aprenda más sobre cómo tratar y prevenir la FA en la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Adrian Elliott, PhD, physiologist, research scientist, University of Adelaide, Australia; Deepak Bhatt, MD, MPH, executive director, interventional cardiovascular programs, Brigham and Women's Hospital Heart and Vascular Center, Boston; Laurence Epstein, MD, system director, electrophysiology, Northwell Health's Sandra Atlas Bass Heart Hospital, Manhasset, N.Y.; ESC Congress 2021, presentation, Aug. 23, 2021

Comparte tu opinión