Prepárese para los campamentos de verano... y para las alergias

Prepárese para los campamentos de verano... y para las alergias

DOMINGO, 24 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Quizá todavía sea invierno, pero nunca es demasiado pronto como para planificar el campamento de verano de sus hijos.

Y ahora es el momento de pensar sobre prepararlos para manejar las alergias y las reacciones alérgicas, según expertos del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI).

"Los niños que sufren alergias estacionales, alergias a los alimentos o asma también se preguntan sobre su salud. Para ellos, una preparación adicional es necesaria para mantenerlos seguros y felices, para que puedan disfrutar del tiempo que pasan fuera de casa", afirmó en un comunicado de prensa del ACAAI Todd Mahr, presidente del colegio.

El ACAAI ofrece cinco consejos para ayudar a hacer que la experiencia en el campamento de verano sea magnífica.

  • Si su hijo sufre asma o de alergias a alimentos, piense en enviarlo a un campamento que se especialice en esas afecciones. Los campos especializados pueden tener un personal entrenado que sabe cómo tratar al asma y las alergias. Puede usar internet para buscar campamentos que se enfoquen en las necesidades de su hijo.
  • Antes de enviar a su hijo al campamento, consulte a su alergólogo y asegúrese de que las recetas estén al día, y de que su hijo tenga todo lo que necesita para tratar sus alergias o asma. El alergólogo también puede proveer un plan para compartirlo con el campamento.
  • Asegúrese de que el personal del campamento esté al tanto de las alergias y asma de su hijo. Deben saber si el asma dificulta la realización de algunas actividades. Asegúrese de que el personal médico esté informado sobre los medicamentos de su hijo, y pregúnteles cómo manejan las emergencias. Además, sepa dónde está el hospital más cercano, y qué tan rápido pueden llevar a su hijo al mismo.
  • Advierta a su hijo que no toque plantas que pueden provocar una reacción alérgica, por ejemplo hiedra venenosa, roble venenoso o zumaque venenoso. El sarpullido provocado por esas plantas es muy incómodo. Una loción de calamina puede ayudar, pero un niño alérgico quizá tenga que acudir al equipo médico del campamento.
  • Si su hijo tiene alergias a los alimentos, debe estar listo para protegerse a sí mismo y vigilar los alérgenos de cerca. Asegúrese de que su hijo siempre lleve un autoinyector de epinefrina, y uno de repuesto. Hable con el personal de la cocina sobre cómo manejan la contaminación cruzada, e informe a los consejeros y al personal médico a cuáles alimentos es alérgico su hijo. Su hijo también debe asegurarse de que sus amigos estén informados sobre las alergias y puedan ayudar.

Más información

Para más información sobre las alergias y el asma, visite la Asthma and Allergy Foundation of America.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión