¿Por qué tan pocos adultos mayores reciben rehabilitación para la insuficiencia cardiaca?

MARTES, 9 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- La insuficiencia cardiaca sigue siendo una importante causa de muerte entre los millones de estadounidenses que están en Medicare. Entonces, es alarmante que menos de un 10 por ciento de los beneficiarios elegibles de Medicare reciban los tratamientos de rehabilitación recomendados para la insuficiencia cardiaca, señalan unos investigadores.

Las lagunas en la cobertura de Medicare y ciertos criterios son los principales motivos, afirman los autores de un nuevo estudio que se enfocó en el problema.

¿Por qué tan pocos adultos mayores reciben rehabilitación para la insuficiencia cardiaca?

"A pesar de los claros beneficios de la rehabilitación cardiaca para la prevención de la muerte, la reducción de las hospitalizaciones y la mejora de la capacidad física, muy pocos utilizan la rehabilitación cardiaca", aseguró el autor del estudio, el Dr. Vinay Guduguntla, residente de tercer año en medicina interna de la Universidad de California, en San Francisco.

"Basándonos en los datos actuales, más de un 90 por ciento de las personas con insuficiencia cardiaca no reciben un tratamiento que podría mejorar su salud y su supervivencia", añadió en un comunicado de prensa de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA). Según el equipo de la investigación, hay fuertes evidencias de que los regímenes de ejercicio que forman parte de una rehabilitación pueden mejorar la función y evitar la hospitalización de los pacientes con insuficiencia cardiaca.

El equipo de Guduguntla planifica presentar sus datos el próximo lunes, en la reunión anual en línea de la AHA.

En 2014, Medicare amplió la cobertura de la rehabilitación cardiaca para incluir a los adultos con "insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida", que sucede cuando el ventrículo izquierdo del corazón no bombea bien, después de que unos estudios mostraran los beneficios de la rehabilitación cardiaca.

Entre 2014 y 2017, la inscripción en la rehabilitación cardiaca entre los beneficiarios de Medicare con insuficiencia cardiaca aumentó ligeramente, de un 4.3 por ciento a alrededor de un 5.5 por ciento de los pacientes. Pero esto equivale a un aumento anual de apenas alrededor de un 10 por ciento, anotó el equipo de Guduguntla.

El dinero podría ser un importante motivo que evita que las personas vayan a rehabilitación.

Incluso entre los beneficiarios de Medicare, "nuestro estudio resalta que la cobertura de seguro es un factor importante que afecta al aumento en la participación en la rehabilitación cardiaca", lamentó Guduguntla.

Otra barrera significativa son los criterios de participación de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) de EE. UU., según el Dr. Randal Thomas, expresidente del Consejo de Cardiología Clínica de la AHA, y profesor de medicina del Programa de Rehabilitación Cardiaca de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. No participó en el estudio.

"Los criterios de los CMS requieren que los pacientes esperen al menos seis semanas tras una hospitalización por la insuficiencia cardiaca para participar en la rehabilitación cardiaca", explicó Thomas. "Los estudios muestran que cualquier retraso en el inicio de la rehabilitación cardiaca tras la hospitalización reduce las tasas de participación y empeora los resultados de los pacientes".

Mientras tanto, "hay casi 1.1 millones de hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca cada año, lo que la convierte en uno de los motivos más comunes de admisión en el hospital en las personas de a partir de 65 años, cuyos costos de atención de la salud están cubiertos en gran medida por Medicare", señaló Guduguntla.

Otros dos expertos cardiacos concurrieron en que pocos pacientes están utilizando los servicios de rehabilitación.

"Ahora se está haciendo imperativo establecer modelos más nuevos para llegar a los pacientes que no puedan acceder a esta terapia", planteó el Dr. Benjamin Hirsh, director de cardiología preventiva del Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York.

La rehabilitación cardiaca virtual (en línea) ofrece una solución posible al problema, según Hirsh. Podría "proveer a un número mucho mayor de pacientes un tratamiento que ahora encuentran inaccesible", comentó.

El Dr. Michael Goyfman es director de cardiología clínica de Long Island Jewish Forest Hills, en la ciudad de Nueva York. Se mostró de acuerdo con Hirsh en que la distancia de los centros de rehabilitación cardiaca de calidad (centros supervisados por un cardiólogo) podría ser un factor que restringe el acceso de los pacientes.

"La rehabilitación cardiaca se debe considerar un pilar del tratamiento de la insuficiencia cardiaca, añadida a la terapia médica, según orientan las directrices", aseguró Goyfman. "Con algo de suerte, este estudio brindará una atención muy necesaria al servicio, y fomentará su utilización".

Los hallazgos presentados en reuniones médicas no se han sometido a la revisión profesional, y se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la rehabilitación cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Benjamin Hirsh, MD, director, preventive cardiology, Northwell Health's Sandra Atlas Bass Heart Hospital, Manhasset, N.Y.; Michael Goyfman, MD, director, clinical cardiology, Long Island Jewish Forest Hills, New York City; American Heart Association, news release, Nov. 8, 2021

Comparte tu opinión