Por qué un reemplazo de rodilla puede ir mal

Por qué un reemplazo de rodilla puede ir mal

JUEVES, 18 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Unos investigadores británicos han determinado cuáles factores ponen a los pacientes de reemplazo de rodilla en un riesgo alto de infecciones graves y cirugías repetidas.

"Esta información me ofrece las evidencias firmes que necesito para hablar sobre el riesgo de infección con mis pacientes que se someten a un reemplazo de rodilla, y nos ayuda a identificar estrategias para minimizar el riesgo", señaló el coautor del estudio, el Dr. Michael Whitehouse, asesor en traumatismos y cirugía ortopédica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol.

El reemplazo de rodilla es un procedimiento común que con frecuencia se usa para tratar el dolor y la discapacidad provocados por la osteoartritis. Las infecciones profundas son una complicación poco común pero grave, que ocurre en alrededor de un 1 por ciento de los pacientes de reemplazo de rodilla. En algunos casos, los pacientes necesitan una operación adicional de la rodilla.

En este estudio, los investigadores analizaron datos sobre más de 670,000 pacientes de reemplazo de rodilla en Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y la Isla de Man, entre los cuales más de 3,600 necesitaron otra operación de reemplazo de rodilla debido a una infección.

Los principales factores de riesgo relacionados con el paciente de una infección grave tras un reemplazo de rodilla fueron: tener menos de 60 años; ser hombre; tener enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabetes o enfermedad del hígado; y tener un índice de masa corporal (IMC, un estimado de la grasa corporal basado en el peso y la estatura) más alto.

Los investigadores también encontraron que el motivo del reemplazo de rodilla, el tipo de procedimiento realizado y el tipo de reemplazo de rodilla influían en el riesgo de necesitar otra cirugía debido a la infección.

Los pacientes que se sometieron a un reemplazo de rodilla después de una lesión, por una artritis inflamatoria o que tenían antecedentes de infección en una rodilla afectada eran más propensos a necesitar una cirugía adicional debido a una infección.

Los pacientes con un reemplazo de rodilla total cementado eran más propensos a someterse a una cirugía adicional debido a una infección que los que recibieron un implante sin cementar.

La experiencia del cirujano y el tamaño del centro ortopédico tuvieron poco o ningún efecto en el riesgo de cirugía repetida debido a una infección.

El estudio aparece en la edición del 17 de abril de The Lancet Infectious Diseases.

Más información

La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons) tiene más información sobre el reemplazo de rodilla.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión