SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Por qué se debe vigilar el peso tras dejar de fumar

MIÉRCOLES, 15 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Hay buenas noticias y malas noticias para los fumadores que se preocupan por el sobrepeso cuando intentan abandonar el hábito.

En un nuevo estudio, los que dejaron de fumar y ganaron mucho peso se enfrentaban a un riesgo más alto a corto plazo de desarrollar diabetes tipo 2, encontraron los investigadores.

Pero los beneficios para la salud de dejar de fumar fueron tan potentes entre los ex fumadores del estudio que todos experimentaron una reducción sustancial en el riesgo de muerte precoz, sin importar lo mucho que aumentaran de peso, mostraron los hallazgos.

Las personas que aumentaron más de 22 libras (10 kilos) tras dejar de fumar tuvieron un aumento del 59 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes, según el informe, que aparece en la edición del 16 de agosto de la revista New England Journal of Medicine.

Pero los que dejaron de fumar que aumentaron esa cantidad de peso también experimentaron un declive del 50 por ciento en su riesgo total de muerte prematura, y una reducción del 67 por ciento en su riesgo de morir por una enfermedad cardiaca.

Los fumadores que mantienen su aumento de peso al mínimo cuando dejan de fumar son los que más se benefician, señaló el investigador principal, el Dr. Qi Sun, profesor asociado de nutrición en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston.

"Esas personas de verdad obtienen los máximos beneficios al dejar de fumar", señaló Sun.

Los resultados muestran lo devastador que fumar es para la salud, apuntó el Dr. Steven Schroeder, director del Centro de Liderazgo para la Cesación del Tabaquismo de la Universidad de California, en San Francisco.

"El daño de fumar es tan abrumador que simplemente supera a todo lo demás", dijo Schroeder, autor de un editorial publicado junto con el estudio. "Nada se acerca a ser tan bueno para la salud como dejar de fumar".

Los fumadores con frecuencia aumentan de peso cuando dejan de fumar, normalmente menos de 10 libras (4.5 kilos), pero a veces hasta 30 libras (casi 14 kilos), anotó Schroeder.

Estudios anteriores han encontrado que este aumento de peso podría traducirse en un mayor riesgo de diabetes tipo 2, dijo Sun.

Para examinar los efectos para la salud del aumento de peso asociado con la cesación del tabaquismo, el equipo de Sun analizó casi 19 años de datos de poco más de 171,000 hombres y mujeres de EE. UU. que participaron en tres estudios que examinaron los vínculos entre el estilo de vida y la salud.

Los participantes completaron cuestionarios sobre sus hábitos de salud cada dos años. Los investigadores utilizaron esa información para identificar a los que dejaron de fumar, y para dar un seguimiento posterior a su salud.

En promedio, las personas que habían dejado de fumar recientemente tenían un riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 un 22 por ciento más alto, en comparación con las que siguieron fumando, encontraron los investigadores. Y ese riesgo estaba directamente vinculado con el aumento de peso. Mientras más peso aumentaban las personas tras dejar de fumar, mayor era el riesgo de diabetes.

Ese riesgo alcanza su punto máximo entre 5 y 7 años tras dejar de fumar, y luego se reduce de forma gradual, apuntó Sun. Los que no aumentaron de peso no tuvieron un aumento estadísticamente significativo en el riesgo de diabetes.

Pero todo el que dejó de fumar redujo su riesgo de muerte prematura, sin importar cuánto peso aumentaran, enfatizaron los autores del estudio.

"Aunque haya un aumento a corto plazo en el riesgo de desarrollar diabetes, los beneficios a largo plazo respecto a la salud cardiovascular están muy claros, y eso no es dependiente del aumento de peso", dijo Sun.

La posibilidad de aumentar de peso no debe disuadir a los fumadores de abandonar el hábito, concluyó el equipo de Sun.

Para los mejores resultados, las personas que dejen de fumar deben intentar comer bien y hacer ejercicio mientras abandonan el hábito, sugirió Sun.

"Los estudios muestran que si come una dieta saludable, si mejora la actividad física, se puede reducir y controlar el aumento de peso mientras deja de fumar", añadió.

Más información

Para más información sobre cómo controlar el aumento de peso tras dejar de fumar, visite smokefree.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad