SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Por qué más pacientes sobreviven a un aneurisma



Unos nuevos tratamientos significan que los aneurismas ya no son una sentencia de muerte automática, señalan los especialistas.

Los aneurismas son un debilitamiento o abultamiento de vasos sanguíneos, que pueden reventar y poner la vida en peligro. Pueden ocurrir en cualquier lugar del cuerpo, pero son más comunes en el cerebro, o en las vasos sanguíneos principales que conducen al corazón, las piernas y los brazos.

Antes, los aneurismas conllevaban una alta probabilidad de muerte, pero ahora muchos pueden ser tratados antes de que planteen una amenaza grave.

"Si se detectan pronto, hay nuevas intervenciones, como un procedimiento mínimamente invasivo con catéter, para tratar la afección", aseguró el Dr. Ali Azizzadeh, director de cirugía vascular en el Instituto Cardiaco Smidt del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

Antes, los médicos tenían que arreglar el vaso sanguíneo manualmente, lo que significaba una cirugía abierta y los riesgos que conlleva. "Ahora, podemos arreglar el problema desde dentro, sin tener siempre que abrir al paciente", señaló Azizzadeh en un comunicado de prensa del hospital.

Roxanne Hanks, que tiene 61 años y vive en Simi Valley, California, es prueba viviente de ese progreso.

"Estaba sana, hacía ejercicio y aún trabajaba a tiempo completo", comentó en el comunicado. "Pero con frecuencia me sentía mareada y me faltaba el aire con un esfuerzo menor, como subir las escaleras. Insistí para que mis médicos siguieran buscando la respuesta".

Tras meses de pruebas y visitas al médico, le diagnosticaron un aneurisma aórtico, y buscó tratamiento en el Instituto Cardiaco Smidt.

El caso de Hank era complejo. Primero, necesitó una cirugía cardiaca abierta para reparar la parte frontal de su aorta. Dos meses más tarde, se sometió a su cirugía mínimamente invasiva final.

Hanks añadió que ha "vuelto al trabajo, vuelto a hacer ejercicio y a vivir una vida satisfactoria y magnífica".

La detección temprana es clave para el tratamiento exitoso de un aneurisma, afirmó Azizzadeh. Si tiene un dolor sin explicación, junto con cualquier factor de riesgo, es importante hablar con el médico y mencionar los aneurismas, aconsejó.

Los factores de riesgo incluyen los antecedentes familiares, la hipertensión y el colesterol elevado. Algunos aneurismas pueden provocar dolor, pero la mayoría no causan ningún síntoma.

Los aneurismas aórticos torácicos (del área del pecho) afectan a unos 15,000 estadounidenses cada año, y son la decimotercera causa de muerte, según la Clínica Cleveland.

"Escuche a su cuerpo", dijo Hanks. "Sabía que pasaba algo, así que seguí investigando".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los EE. UU. tiene más información sobre los aneurismas.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad