¿Por qué las estatinas se utilizan poco en los pacientes negros?

¿Por qué las estatinas se utilizan poco en los pacientes negros?

MIÉRCOLES, 13 de junio de 2018 (HealthDay News) -- El color de la piel de un paciente parece influir en la atención médica que reciben para los niveles altos de colesterol, muestra un estudio reciente.

Los negros son menos propensos que los blancos a recibir un tratamiento adecuado con estatinas que reducen el colesterol, informan los investigadores.

Los motivos de las diferencias raciales en la atención son una mezcla compleja del estatus económico, las barreras financieras, los factores clínicos e incluso las creencias de los propios pacientes sobre los medicamentos, señaló el investigador principal, el Dr. Michael Nanna, cardiólogo en el Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

"Los afroamericanos eran menos propensos que los pacientes blancos a creer que las estatinas eran seguras o efectivas", dijo Nanna. "También eran menos propensos a confiar en su profesional clínico".

Los negros tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiaca que los blancos, pero estudios anteriores han mostrado que es menos probable que les receten estatinas, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

"Los motivos que subyacen a esas diferencias raciales en el tratamiento con estatinas no se comprenden bien, así que deseábamos ver si los afroamericanos en la medicina contemporánea son tratados de forma menos agresiva que los blancos, y si era así, deseábamos observar los motivos", dijo Nanna.

Para explorar el tema, Nanna y sus colaboradores encuestaron a casi 5,700 pacientes de un registro nacional que eran elegibles para la terapia con estatinas, porque tenían una enfermedad cardiaca o un riesgo alto de endurecimiento de las arterias. Los participantes completaron los cuestionarios en un iPad mientras esperaban que el médico los atendiera.

En general, los negros solo fueron un poco menos propensos que los blancos a que les recetaran algún tipo de estatinas: un 71 frente a un 74 por ciento, encontraron los investigadores.

Pero los negros fueron mucho menos propensos a que les recetaran una dosis de una estatina que les hiciera algún bien.

A apenas un tercio de los negros les habían recetado una dosis de estatina suficientemente alta como para cumplir con las directrices de tratamiento, frente a un 44 por ciento de los blancos, encontraron los investigadores.

Los negros recibieron dosis inadecuadas de estatinas aunque sus niveles promedio de colesterol LDL "malo" eran más altos que los de los pacientes blancos, añadió Nanna.

Los pacientes negros del estudio también tenían más hipertensión, diabetes y endurecimiento de las arterias, y todos esos son factores de riesgo que indicarían la necesidad de una terapia con estatinas, apuntó el Dr. Usman Baber, profesor asistente de medicina interna en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"La intensidad terapéutica no concuerda con el nivel de riesgo del paciente", indicó Baber, que no participó en el estudio. "Es problemático ver una laguna racial en que los pacientes afroamericanos son incluso menos propensos que los blancos a recibir la medicina necesaria".

¿Por qué sucede esto?

Las encuestas identificaron a muchos de los sospechosos habituales. Los negros eran más propensos a estar cubiertos por Medicaid en lugar de tener un seguro privado, lo que podría haber afectado a su acceso a la atención de la salud. También tenían unos niveles económicos y educativos más bajos que sus contrapartes blancas.

Además, los pacientes negros eran menos propensos a ser tratados por un cardiólogo o por un médico familiarizado con las directrices para el tratamiento del colesterol alto, encontraron los investigadores.

Pero las propias percepciones de los pacientes negros sobre las estatinas y sobre sus médicos también parecieron tener un rol, advirtió Nanna.

Los negros eran menos propensos que los blancos a creer que las estatinas eran seguras (un 36 frente a un 57 por ciento) o efectivas (un 70 frente a un 74 por ciento), encontró el estudio.

Los negros también eran menos propensos a confiar en su médico: un 82 frente a un 94 por ciento de los blancos.

"Debemos fomentar la confianza con nuestros pacientes", planteó Nanna. "Debemos ser constantes en nuestra aplicación de las recomendaciones de las directrices, y educar tanto a los profesionales clínicos como a los pacientes sobre las terapias adecuadas para la reducción del riesgo".

Hay un factor adicional que el estudio no investigó, anotó Baber: las creencias y procesos de pensamiento de los médicos que tratan a estos pacientes.

"No sabemos qué percibían los médicos", dijo Baber. "Por ejemplo, ¿era menos probable que los profesionales clínicos recetaran medicamentos porque sus percepciones sobre los pacientes respecto al riesgo, la tolerancia o el cumplimiento también diferían según la raza?".

También es posible que hubiera motivos médicos sólidos de que los médicos eligieran no recetar unas dosis más altas de estatinas a los pacientes, anotaron los investigadores. Como el estudio no incluyó a los médicos, no hay forma de saberlo.

El estudio se publicó el 13 de junio en la revista JAMA Cardiology.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre los negros y la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión