¿Podría una receta de ácido fólico ayudar a prevenir el suicidio?

VIERNES, 30 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Más de 1 millón de estadounidenses intentaron suicidarse en 2020, y un nuevo estudio señala a una forma potencial de reducir ese riesgo: recetar ácido fólico.

El estudio, de más de 800,000 estadounidenses inscritos en una base de datos de atención de la salud, encontró que cuando las personas tomaban ácido fólico recetado, sus probabilidades de ser tratados por autolesiones o intento de suicidio se reducían en un 44 por ciento.

¿Podría una receta de ácido fólico ayudar a prevenir el suicidio?

El ácido fólico es una forma sintética de folato, o de vitamina B9, que se usa en los complementos y se añade a algunos alimentos.

Los expertos enfatizaron que los nuevos hallazgos no prueban que el ácido fólico, en sí, reduzca el riesgo de suicidio.

"Yo no correría a la farmacia a comprar ácido fólico", apuntó el investigador Robert Gibbons, profesor de la Universidad de Chicago. "Y sin duda no reemplazaría ninguna evaluación médica ni atención en curso por un complemento".

Probar que el ácido fólico tiene un efecto directo en la conducta suicida, dijo Gibbon, conllevará un ensayo clínico en que las personas se asignen al azar a tomar la vitamina o no.

Pero el estudio, que se publicó en la edición del 28 de septiembre de la revista JAMA Psychiatry, sí amplía las evidencias que vinculan a la vitamina B9 con la salud mental.

Investigaciones anteriores han vinculado a unos niveles bajos de folato en la sangre con la depresión. Y cuando se evalúa la depresión en los pacientes, algunos profesionales de la salud mental indican pruebas de sangre para medir el folato, además de las vitaminas D y B12 (ya que las deficiencias en estos nutrientes también se han vinculado con los síntomas de depresión).

"Lo hago con mucha frecuencia", comentó la Dra. Christine Crawford, psiquiatra y directora médica asociada de la Alianza Nacional Sobre Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness), una organización sin fines de lucro.

Crawford, que no participó en el nuevo estudio, concurrió en que las evidencias respaldan la realización de un ensayo clínico.

Pero dado que el ácido fólico es de bajo riesgo, dijo que los pacientes que ya están en tratamiento para la depresión podrían hablar con su proveedor sobre añadir la vitamina.

"Esto no es algo que deba reemplazar al tratamiento estándar para las afecciones de la salud mental", subrayó Crawford. "Pero se podría usar en conjunto con el mismo".

Además, dijo, si hablar sobre el ácido fólico ayuda a "normalizar las conversaciones sobre el suicidio", esto también podría ser un impacto importante.

El estudio actual tiene su origen en otro que Gibbons y sus colaboradores realizaron en 2019, en que observaron la relación entre todos los medicamentos recetados disponibles y el riesgo de suicidio.

Resultó que unos 44 fármacos se vinculaban con una reducción en el riesgo y, sorprendentemente, el ácido fólico recetado se encontraba entre ellos.

Al principio, dijo Gibbons, los investigadores pensaban que esto podría deberse a quién tomaba ácido fólico: es frecuente que las mujeres embarazadas lo tomen, para reducir el riesgo de ciertos defectos de nacimiento. Entonces, realizaron otro análisis, solo con pacientes de sexo masculino.

"Y observamos la misma asociación en los hombres", comentó Gibbons.

En el nuevo análisis, los investigadores recurrieron a una base de datos de reclamaciones de seguro que tenían información sobre más de 866,000 estadounidenses que surtieron una receta de ácido fólico entre 2012 y 2017.

Como podrían haber muchas diferencias entre las personas que usan ácido fólico y las que no, los investigadores estudiaron la pregunta de una forma distinta: ¿Cuál era el riesgo de autolesión o suicidio durante un periodo en que los pacientes tomaban ácido fólico, en comparación con un periodo en que no lo tomaban? Así, cada persona sirvió como su propio "control".

En general, encontró el estudio, la tasa de autolesiones/intentos de suicidio se redujo más o menos a la mitad cuando las personas usaban ácido fólico. Hubo poco menos de cinco incidentes de este tipo por cada 100,000 personas cada mes. Esto es en comparación con una tasa de más de 10 por cada 100,00 personas durante los meses en que no hubo uso de ácido fólico.

Cuando los investigadores sopesaron otros factores (como la edad, el sexo y el historial de diagnósticos de la salud mental), el ácido fólico siguió estando vinculado con una reducción del 44 por ciento en el riesgo de intento de suicidio/autolesión.

Gibbons apuntó que había otra posibilidad: quizá las personas que usan complementos recetados tienen un interés particular en mejorar su salud, y esto explica el vínculo.

Entonces, los investigadores observaron si la vitamina B12 recetada se vinculaba con un riesgo más bajo de intento de suicidio. No fue así.

Los investigadores también consideraron la posibilidad de que el ácido fólico ayuda en específico a personas que toman medicamentos recetados que agotan al folato en la sangre.

Ciertos medicamentos, como el metotrexato, que se receta para la artritis reumatoide, "merman" los niveles de folato de los usuarios, señaló Gibbons. Con frecuencia, los médicos recetan ácido fólico a los pacientes que toman esos fármacos.

De hecho, en el estudio de 2019, muchas personas que usaban ácido fólico recetado habían recibido un diagnóstico de afecciones del dolor (un 52 por ciento en total), y casi un tercio tomaban metotrexato.

Pero en el nuevo análisis, no hubo evidencias claras de que el ácido fólico ayude al contrarrestar los efectos de los medicamentos que merman al folato.

Ahora, los investigadores planifican evaluar el ácido fólico en un ensayo clínico, que estudie si el complemento puede reducir los pensamientos y conductas de suicidio.

"El ácido fólico es barato, está muy disponible y en realidad no tiene efectos secundarios", añadió Gibbons. "Si esta relación es causal, piense en todas las vidas que podrían salvarse".

Más información

La American Foundation for Suicide Prevention ofrece recursos para las personas en riesgo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Robert Gibbons, PhD, professor, biostatistics and medicine, University of Chicago; Christine Crawford, MD, MPH, associate medical director, National Alliance on Mental Illness, Arlington, Va., and assistant professor, psychiatry, Boston University School of Medicine; JAMA Psychiatry, Sept. 28, 2022, online

Comparte tu opinión