¿Podría la clave para luchar contra la COVID-19 encontrarse en las llamas?

MIÉRCOLES, 29 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Las llamas son más que unas hermosas criaturas: también podrían ayudar a proteger a los humanos de la COVID-19 y una amplia variedad de virus similares.

Sus muestras de sangre contienen unas minúsculas y robustas partículas inmunitarias que podrían proteger contra todas las variantes de la COVID-19, incluso la ómicron, y 18 virus similares, reportó un equipo de investigadores.

¿Podría la clave para luchar contra la COVID-19 encontrarse en las llamas?

Los hallazgos sugieren que estas moléculas de "superinmunidad", conocidas como nanocuerpos, podrían ser precursores de un tratamiento o aerosol antiviral inhalado de rápida acción. Se podría potencialmente almacenar y usarse en esta pandemia, que continúa y evoluciona, y contra una futura propagación de virus.

Las llamas, junto con los camellos y las alpacas, tienen unos sistemas inmunitarios únicos, explicaron los investigadores. Producen anticuerpos que tienen una sola cadena de polipéptidos, en lugar de dos cadenas. Por tanto, sus anticuerpos tienen más o menos una décima parte del tamaño que los anticuerpos típicos, presentan una estabilidad excepcional, y pueden vincularse a los virus con firmeza.

"Debido a su pequeño tamaño y a sus amplias actividades neutralizantes, es probable que estos nanocuerpos de los camélidos sean efectivos contra variantes y brotes futuros de virus parecidos al SARS", planteó el autor del estudio, Yi Shi, director del Centro de Ingeniería y Terapias de Proteínas de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Su estabilidad superior, bajos costos de producción, y la capacidad de proteger el tracto respiratorio tanto superior como inferior contra la infección significan que podrían proveer una terapia esencial para complementar las vacunas y los anticuerpos monoclonales, si y cuando surjan nuevas variantes de la COVID-19 o un SARS-CoV-3", apuntó Shi en un comunicado de prensa de Mount Sinai.

El equipo investigó esta teoría al inmunizar a una llama llamada Wally con el tipo de fragmento o pico del coronavirus que se pega a la proteína en la superficie de las células humanas para entrar y propagar la infección.

Inmunizar a Wally de forma repetitiva hizo que la llama produjera nanocuerpos que reconocían a la COVID-19 y a muchos otros coronavirus. Esto le confirió una superinmunidad.

El equipo pudo aislar y validar un gran número de nanocuerpos antivirales altamente potentes contra un amplio espectro de virus parecidos al SARS.

"Aprendimos que el minúsculo tamaño de estos nanocuerpos les da una ventaja esencial contra un virus que muta con rapidez", comentó el coautor del estudio, Ian Wilson, presidente del Departamento de Biología Integradora Estructural y Computacional de Scripps Research, en La Jolla, California.

"En específico, les permite penetrar a más esquinas y recovecos de la superficie del virus, y así vincularse a múltiples regiones para prevenir que el virus escape y mute", explicó Wilson en el comunicado.

Con esta información a mano, el equipo diseñó un nanocuerpo de alta potencia que puede vincularse de forma simultánea a dos regiones de los virus parecidos al SARS, para prevenir que escape mediante mutaciones.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 28 de junio de la revista Cell Reports.

"Aunque se necesita más investigación, creemos que la amplia protección, los nanocuerpos ultrapotentes que pudimos aislar en el laboratorio, se pueden aprovechar para su uso en humanos", aseguró Shi, que realizó la mayor parte de la investigación en la Universidad de Pittsburgh, antes de mudar su laboratorio a Icahn de Mount Sinai.

Se ha probado en la clínica que terapias anteriores con nanocuerpos son seguras y efectivas para los trastornos de la coagulación de la sangre y el cáncer, anotaron los investigadores.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Mount Sinai Hospital/Mount Sinai School of Medicine, June 28, 2022

Comparte tu opinión