¿Podría el zinc ayudar a luchar contra la COVID-19?

¿Podría el zinc ayudar a luchar contra la COVID-19?
| Foto: HEALTHDAY

Millones de estadounidenses toman complementos de zinc a la primera señal del resfriado común. Ahora, una investigación reciente sugiere que el nutriente también podría tener un rol en los resultados de la COVID-19.

Unos investigadores de España, que presentaron su informe en una conferencia europea sobre el coronavirus, encontraron que a los pacientes hospitalizados con la COVID-19 con unos niveles bajos de zinc en la sangre tendía a irles peor que a los que tenían unos niveles más saludables.

"Unos niveles más bajos de zinc en el momento de la admisión se correlacionan con una mayor inflamación durante la infección y con un peor resultado", señaló un equipo dirigido por el Dr. Roberto Güerri Fernández, del Hospital del Mar, en Barcelona.

Un experto de Estados Unidos afirmó que el hallazgo tiene sentido intuitivo.

"Hace mucho que se piensa que el zinc fortalece al sistema inmunitario", comentó el Dr. Len Horovitz, pulmonólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Una explicación posible en este estudio es que el zinc podría tener un efecto antiinflamatorio que resulta protector".

En el nuevo estudio, el equipo de Güerri Fernández comparó los resultados médicos con los resultados de las pruebas de laboratorio de 249 pacientes admitidos al hospital con COVID-19 en marzo y abril. Los pacientes tenían una edad promedio de 63 años, y 21 (un 8 por ciento) fallecieron de su enfermedad.

Se evaluaron los niveles de zinc en la sangre de todos los pacientes al llegar, y el nivel promedio fue de 61 microgramos por decilitro (mcg/dL) de sangre.

Pero entre los que fallecieron de COVID-19, los niveles de zinc en la sangre eran mucho más bajos, con un promedio de apenas 43 mcg/dL, reportaron los investigadores. Al contrario, los niveles en sangre de los que sobrevivieron la enfermedad eran de 63 mcg/dL, en promedio.

Además, unos niveles más altos de zinc en la sangre se vincularon con unos niveles más bajos de unas proteínas proinflamatorias cuando los pacientes se infectaron, apuntaron los investigadores españoles.

En general, y tras ajustar por factores como la edad, el sexo, la gravedad de la enfermedad y los tratamientos recibidos, cada aumento de una unidad de zinc en la sangre se vinculó con una reducción del 7 por ciento en las probabilidades de que un paciente muriera mientras estaba en el hospital, encontró el estudio.

Pero los hallazgos no prueban causalidad, y el grupo del estudio fue relativamente pequeño, de forma que "se necesitan más estudios para evaluar el impacto terapéutico de esta asociación", declararon Güerri Fernández y sus compañeros en un comunicado de prensa de la conferencia.

Los hallazgos fueron presentados en línea el martes como parte de la Conferencia sobre la enfermedad del coronavirus de la Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (European Society of Clinical Microbiology and Infectious Disease, ESCMID). Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Comparte tu opinión