Pocos chicos adolescentes en riesgo de VIH reciben las pruebas

Pocos chicos adolescentes en riesgo de VIH reciben las pruebas

MARTES, 11 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Muy pocos chicos adolescentes en riesgo de infección con el VIH reciben las pruebas del virus que provoca el SIDA en Estados Unidos, señalan unos investigadores.

Y esto contribuye a la creciente epidemia de VIH sin diagnosticar en el país.

Casi un 15 por ciento de las infecciones con el VIH no se han diagnosticado en Estados Unidos, pero la tasa de VIH no diagnosticado es más de tres veces más alta (de un 51 por ciento) entre las personas de 13 a 24 años, según los autores del estudio.

"Los médicos, en particular los pediatras, deben tener conversaciones más francas y abiertas con sus pacientes adolescentes varones", planteó el coautor del estudio, Brian Mustanski, director del Instituto de Salud y Bienestar Sexual y de las Minorías de Género de la Facultad de Medicina de la Universidad del Noroeste.

"Si los padres piden al proveedor de su hijo adolescente que hable sobre la salud sexual y las pruebas, esto podría ser suficiente para iniciar ese diálogo esencial en la sala de exámenes, conduciendo a una prueba del VIH", afirmó Mustanski en un comunicado de prensa de la universidad.

Esas conversaciones incluyen un historial sexual detallado y una discusión sobre la orientación sexual, "idealmente una conversación privada sin la presencia de los padres", añadió.

En el estudio, los investigadores preguntaron a casi 700 adolescentes varones gais, bisexuales y con dudas, de 13 a 18 años, si habían recibido alguna vez una prueba del VIH. Los investigadores también preguntaron sobre su conducta sexual y el uso de preservativos, cualquier educación sobre el VIH provista por sus escuelas y familias, las conversaciones sobre el sexo con los médicos, su conocimiento sobre el VIH y las actitudes respecto a la prevención y el riesgo.

En general, menos de uno de cada cuatro había recibido una prueba del VIH en algún momento. Apenas un tercio de los que habían tenido sexo anal sin un preservativo (lo que conlleva un alto riesgo de transmisión del VIH) dijeron que se habían hecho la prueba, según el informe.

Las barreras contra las pruebas del VIH en este grupo de alto riesgo de chicos adolescentes incluyen no ser conscientes de que pueden consentir legalmente una prueba del VIH, no saber dónde hacerse la prueba y el miedo de que su orientación sexual sea revelada, apuntaron los autores del estudio.

Los factores que aumentan las probabilidades de realización de la prueba incluyen hablar con los padres sobre el sexo y la prevención del VIH, conocer los hechos básicos del VIH, sentir que las pruebas son importantes, y sentirse empoderados para realizar las pruebas.

El estudio aparece en la edición en línea del 11 de febrero de la revista Pediatrics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el riesgo y la prevención del VIH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión