Pocos adolescentes que sobreviven a una sobredosis de opioides reciben la atención recomendada

Pocos adolescentes que sobreviven a una sobredosis de opioides reciben la atención recomendada

MARTES, 7 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Incluso tras sobrevivir a una sobredosis de opioides, pocos adolescentes de EE. UU. reciben el tratamiento recomendado para su adicción, muestra un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que de casi 3,800 adolescentes y adultos jóvenes que habían sufrido una sobredosis de opioides, menos de un tercio entraron en tratamiento para la adicción en un plazo de un mes. Y apenas uno de cada 54 recibió el medicamento recomendado para abordar una dependencia a los opioides.

"Es pésimo", aseguró la investigadora principal, la Dra. Rachel Alinsky, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore. "No lo toleraríamos en ninguna otra área de la medicina".

Los hallazgos surgen en medio de una epidemia nacional de opioides que está acabando con un creciente número de vidas por las sobredosis.

En promedio, cada día mueren 130 estadounidenses por sobredosis de opioides, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. En 2017, el número de muertes en que estaban implicados opioides (incluyendo analgésicos recetados, heroína y fentanilo de fabricación ilegal) fue seis veces más alto que en 1999.

Se sabe que con frecuencia las personas adictas a los opioides no reciben tratamiento, y los adolescentes son mucho menos propensos que los adultos a recibir los medicamentos recomendados, anotó Alinsky.

Los nuevos hallazgos muestran que incluso después de que los adolescentes sufren una sobredosis, el patrón persiste.

Es llamativo, en parte, porque las personas que son tratadas por una sobredosis están en contacto con proveedores de la atención de la salud que pueden orientarlas hacia el tratamiento para la adicción, comentó Alinsky. Y apuntó que esos individuos son particularmente vulnerables.

"Tienen un riesgo alto de una sobredosis recurrente en un plazo de tres meses", señaló Alinsky.

El "estándar de excelencia" del tratamiento para la adicción a los opioides implica la consejería y cualquiera de los tres medicamentos aprobados: metadona, buprenorfina o naltrexona. La metadona y la buprenorfina reducen las ansias fisiológicas por los opioides y los síntomas de abstinencia, mientras que la naltrexona evita que las personas se "droguen" con las sustancias (por si recaen mientras están en tratamiento).

Pero hay barreras bien conocidas contra la obtención de esos fármacos, dijo Alinsky. La metadona, por ejemplo, solo puede suplirse a través de centros de tratamiento especializados. Y para recetar la buprenorfina, los proveedores tienen que pasar por un entrenamiento, solicitar una exención y aceptar unos límites del número de pacientes que tratarán.

Además, apuntó Alinsky, hay malentendidos y "estigmas" vinculados con la terapia farmacológica, no solo entre el público general, sino también entre los proveedores y legisladores. Algunos creen que un tratamiento "basado en la abstinencia" es la única forma, y que usar un medicamento es cambiar una adicción por otra.

"No estigmatizamos a las personas con otras afecciones médicas porque necesitan fármacos", apuntó Alinsky. "¿Por qué sucede con las personas que tienen un trastorno de uso de opioides?".

El problema es particularmente agudo entre los jóvenes. Estudios anteriores han mostrado que la tasa de administración de medicamentos para los pacientes jóvenes con una adicción a los opioides es una décima parte que la de los adultos, según el equipo de Alinsky.

En el estudio, los investigadores revisaron los datos de más de 4 millones de jóvenes de 13 a 22 años cubiertos por Medicaid, el programa de seguro de salud del gobierno para los estadounidenses con ingresos bajos.

Entre abril de 2018 y marzo de 2019, hubo 3,791 muertes por una sobredosis de opioides. La gran mayoría (un 69 por ciento) no recibió tratamiento para la adicción en un plazo de un mes, mientras que un 29 por ciento solo acudió a terapia conductual. Poco menos de un 2 por ciento había comenzado a tomar algún medicamento, según el informe.

Alinsky apuntó a otro hallazgo que destacó: a pesar de sufrir una sobredosis, apenas un 19 por ciento de esos jóvenes tenían un diagnóstico de un trastorno de uso de opioides en sus expedientes médicos. Entonces, parte del problema, dijo Alinsky, quizá sea que algunos proveedores de emergencias no están reconociendo la sobredosis como parte de un trastorno crónico.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 6 de enero de la revista JAMA Pediatrics.

Lindsey Vuolo es directora de leyes y políticas de salud del Centro de la Adicción, una organización sin fines de lucro, en la ciudad de Nueva York.

"Lamentablemente, los resultados de este estudio no son sorprendentes", señaló.

Vuolo afirmó que el estigma es la "mayor barrera" contra el tratamiento de la adicción a los opioides, porque fomenta a todos los demás obstáculos.

"El estigma contribuye a la falta de entrenamiento en la adicción entre los proveedores de atención de la salud, y a una falta de inversión en el tratamiento", lamentó. "El estigma subyace a las regulaciones federales que rigen la emisión de recetas y la administración de la metadona y la buprenorfina, lo que contribuye al acceso y disponibilidad limitados de esos fármacos".

También impulsa a unas "prácticas de seguro discriminatorias" que hacen que el tratamiento de la adicción sea inasequible y difícil de obtener, añadió Vuolo.

Un mejor entrenamiento en la detección y el tratamiento de la adicción a los opioides para los proveedores de atención de la salud sería útil, según Vuolo. El departamento de emergencias, donde en general se trata a los pacientes con sobredosis, es un lugar importante, anotó. Algunos hospitales han lanzado programas para iniciar la administración de la buprenorfina a los pacientes con sobredosis en el departamento de emergencias.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre el tratamiento para la adicción a los opioides.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión