¿Piensa adoptar una dieta baja en calorías? Sus probabilidades de una muerte precoz podrían aumentar

¿Piensa adoptar una dieta baja en calorías? Sus probabilidades de una muerte precoz podrían aumentar

MARTES, 28 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Las personas que reducen los carbohidratos en sus dietas podrían recortar su esperanza de vida, sugiere un estudio reciente.

Usando datos sobre casi 25,000 estadounidenses, los investigadores encontraron que la cuarta parte que menos carbohidratos comían al día también tenían un riesgo más alto de fallecer en los próximos seis años. Específicamente, tenían unas tasas más altas de mortalidad por enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y cáncer.

La investigación fue presentada el martes en la reunión anual de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology) en Múnich, Alemania.

Aunque el estudio no pudo probar causalidad, los expertos dijeron que los hallazgos resaltan el impacto potencial de dichas dietas, o de cualquier forma "extrema" de alimentación, en la salud a largo plazo.

Las dietas bajas en carbohidrato en general implican comer mucha proteína, sobre todo carne y productos lácteos, y consumir menos verduras, frutas y granos. Las dietas de Atkins y la Keto son dos ejemplos de este tipo de régimen de alimentación.

De hecho, un estudio publicado a principios de mes vinculó las dietas tanto ricas como bajas en carbohidratos con una muerte más temprana, apuntó Connie Diekman, una dietista registrada que no participó en la nueva investigación.

En ese estudio, los investigadores encontraron que los estadounidenses que comían una cantidad moderada de carbohidratos, entre un 50 y un 55 por ciento de sus calorías diarias, eran los que más tiempo vivían, en promedio.

Ninguno de esos estudios prueba que el contenido de carbohidratos de las dietas de las personas sea el factor clave de la longevidad, enfatizó Diekman.

Pero dijo que todo sugiere, una vez más, que la moderación es lo más sabio.

"Si desea proteger su salud, y trabajar para ayudar a prevenir la enfermedad, el mejor consejo es evitar los patrones extremos de alimentación, y enfocarse en un buen equilibrio de alimentos de fuentes vegetales y animales", planteó Diekman, directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington, en St. Louis.

El investigador principal del estudio advirtió específicamente sobre las dietas bajas en carbohidratos. "Las dietas bajas en carbohidratos podrían ser útiles a corto plazo para perder peso, reducir la presión arterial y mejorar el control del [azúcar] en la sangre", comentó en una declaración el Dr. Maciej Banach, de la Universidad de Medicina de Lodz, en Polonia.

"Pero", añadió, "nuestro estudio sugiere que a largo plazo se vinculan con un mayor riesgo de muerte por cualquier causa, y de muertes debidas a la enfermedad cardiovascular, la enfermedad cerebrovascular y el cáncer".

Los hallazgos se basan en datos de un estudio del gobierno de EE. UU. que encuestó a 24,825 adultos que tenían, en promedio, una edad de 48 años. Se preguntó a los participantes sobre sus hábitos usuales de alimentación, incluyendo la cantidad de carbohidratos que consumían. El equipo de Banach los dividió en cuatro grupos según el porcentaje de carbohidratos en sus dietas.

En general, la cuarta parte con la ingesta más baja de carbohidratos tenían un riesgo un 32 por ciento más alto de fallecer en los seis años siguientes, en comparación con los que más carbohidratos consumían. Sus probabilidades de fallecer por una enfermedad cardiaca eran aproximadamente un 50 por ciento más altas, mientras que su riesgo de morir de cáncer era un 35 por ciento mayor, reportaron los investigadores.

Por supuesto, podría haber muchas diferencias entre las personas que eligen unas dietas bajas en carbohidratos en lugar de unas dietas ricas en carbohidratos. Quizá estaban intentando perder peso, por ejemplo.

Los investigadores sí tomaron en cuenta el peso de las personas, junto con otros factores, como el tabaquismo, los hábitos de ejercicio y los ingresos. Y las dietas bajas en carbohidratos siguieron estando vinculadas con un riesgo más alto de muerte precoz.

Entonces, los investigadores intentaron confirmar los hallazgos al observar datos de siete estudios a largo plazo que siguieron a más de 447,000 personas a lo largo de aproximadamente 16 años. En general, las personas que menos carbohidratos comían tenían un riesgo de fallecer un 15 por ciento más alto durante el periodo de estudio, frente a aquellas que comían la mayor cantidad de carbohidratos.

El Dr. Todd Hurst es cardiólogo en el Instituto de Medicina Cardiaca de la Universidad de Banner, en Phoenix. Como Diekman, dijo que los hallazgos no prueban causalidad.

A nivel más amplio, apuntó Hurst, "creo que enfocarse en los macronutrientes en la dieta es erróneo".

Los macronutrientes incluyen a los carbohidratos, las proteínas y las grasas. Y esa información en sí dice muy poco sobre la calidad de la dieta, según Hurst.

Una dieta rica en carbohidratos llena de frutas, verduras, granos integrales, frutos secos y semillas es muy distinta que una dieta rica en carbohidratos cargada de alimentos procesados, apuntó. De forma similar, una dieta baja en carbohidratos que tenga una variedad de alimentos enteros es distinta de una que se base en carne y mantequilla.

"Les digo a mis pacientes que no existe una sola dieta 'saludable'", señaló Hurst. En lugar de ello, sugiere que eviten los alimentos procesados y que consuman bastantes alimentos enteros ricos en nutrientes.

Cuando se trata de perder peso y estar sano, aseguró Hurst, es esencial realizar cambios en la dieta que se puedan sostener a largo plazo.

Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece consejos sobre la dieta y el estilo de vida.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión