Perder mucho peso podría ayudar a prevenir una COVID-19 grave

VIERNES, 31 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- La mayoría de las personas ya saben que la obesidad es un importante factor de riesgo de una COVID-19 grave, pero un nuevo estudio sugiere que perder una cantidad significativa de peso puede reducir ese riesgo.

"Los hallazgos de la investigación muestran que los pacientes con obesidad que lograron una pérdida de peso sustancial y sostenida mediante una cirugía bariátrica [para perder peso] antes de una infección con la COVID-19 redujeron su riesgo de desarrollar una enfermedad grave en un 60 por ciento", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Ali Aminian, director del Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica Cleveland.

Perder mucho peso podría ayudar a prevenir una COVID-19 grave

"Nuestro estudio provee unas evidencias firmes de que la obesidad es un factor de riesgo modificable de la COVID-19 que se puede mejorar a través de una intervención exitosa para perder peso", comentó Aminian en un comunicado de prensa de la Clínica Cleveland.

Los investigadores incluyeron a más de 20,000 adultos con obesidad en el estudio. Emparejaron a un grupo de más de 5,000 pacientes con un índice de masa corporal de 35 o más que se sometieron a una cirugía para perder peso entre 2004 y 2017 con más de 15,000 pacientes de control que no se sometieron a la cirugía, una proporción de 1 a 3.

Los pacientes que se sometieron a una cirugía bariátrica perdieron un 19 por ciento más de su peso corporal antes del 1 de marzo de 2020 que los del grupo de control.

Aminian y sus colaboradores observaron cuatro resultados de la COVID-19: la tasa de contagio del virus, la hospitalización, la necesidad de oxígeno suplementario, y la enfermedad grave, que definieron como una admisión a la UCI, la necesidad de ventilación mecánica o la muerte.

Encontraron que la tasa de infección fue similar entre los grupos con y sin la cirugía, pero que los pacientes que se sometieron a la cirugía para perder peso tenían un riesgo un 49 por ciento más bajo de hospitalización, un riesgo un 63 por ciento más bajo de necesitar oxígeno suplementario, y un riesgo un 60 por ciento más bajo de desarrollar una COVID-19 grave.

"Los llamativos hallazgos del estudio actual respaldan la reversibilidad de las consecuencias de salud de la obesidad en los pacientes con COVID-19", planteó el autor sénior del estudio, el Dr. Steven Nissen, director académico del Instituto Cardiaco, Vascular y Torácico de la Clínica Cleveland.

"Este estudio sugiere que un énfasis en la pérdida de peso como estrategia de salud pública puede mejorar los resultados durante la pandemia de COVID-19 y futuros brotes o enfermedades infecciosas relacionadas", aseguró Nissen en el comunicado. "Este es un hallazgo muy importante, si se toma en cuenta que un 40 por ciento de los estadounidenses son obesos".

El motivo de que la pérdida de peso tenga un impacto de esta magnitud no está claro, pero los datos sugieren que los pacientes que se sometieron a la cirugía para perder peso estaban más sanos en el momento de la infección, lo que les permitió tener unos mejores resultados. La obesidad también debilita al sistema inmunitario, crea un estado inflamatorio crónico, y aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, coágulos sanguíneos y afecciones pulmonares, apuntaron los investigadores.

La investigación aparece en la edición en línea del 29 de diciembre de la revista JAMA Surgery.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la obesidad y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Cleveland Clinic, news release, Dec. 29, 2021

Comparte tu opinión