SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Perder el exceso de peso en la niñez reduce el riesgo de diabetes

JUEVES, 5 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Si un niño con sobrepeso rebaja antes de la pubertad, el riesgo de diabetes tipo 2 parece desaparecer junto con el peso perdido.

Una pérdida de peso posterior también reduce el riesgo de diabetes tipo 2 en la adultez, pero no al mismo nivel, informa una investigación reciente.

"Mientras antes podamos lograr que los niños alcancen un peso y un estilo de vida saludables, mejor les irá", aseguró la nutricionista Samantha Heller, del Sistema de Salud Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York. Heller no participó en el estudio actual, pero revisó los hallazgos.

Casi una cuarta parte de los niños del mundo tienen sobrepeso o son obesos, apuntaron los investigadores en el estudio.

La autora principal del estudio, Lise Bjerregaard, dijo que se sabe que tener sobrepeso en la niñez y en la adultez temprana se vincula con un riesgo más alto de diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Los investigadores deseaban saber si el riesgo de diabetes cambiaría si los niños con sobrepeso perdían peso.

"Estudiamos las asociaciones entre distintas combinaciones del estatus del peso en la niñez, la adolescencia y la adultez temprana, y el desarrollo posterior de la diabetes tipo 2", apuntó Bjerregaard, investigadora postdoctoral en el Hospital de Bispebjerg y Frederiksberg, en Dinamarca.

El estudio incluyó los datos de casi 63,000 hombres que vivían en Dinamarca. Se midió el peso y la estatura de cada uno a los 7 y a los 13 años de edad, y una vez más en la adultez temprana (entre los 17 y los 26 años).

Los investigadores también recolectaron información sobre si les habían diagnosticado diabetes tipo 2 o no cuando los mismos hombres tenían entre 30 y 60 años.

Si los niños que tenían sobrepeso a los 7 años perdían peso antes de los 13, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en la adultez se reducía al mismo nivel que el de alguien que nunca había tenido sobrepeso, mostraron los hallazgos.

Y cuando un niño con sobrepeso perdió peso antes de la adultez, pero no antes de la pubertad, las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en la adultez eran casi un 50 por ciento más altas que las de alguien que siempre hubiera tenido un peso normal.

Pero tenían significativamente menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que alguien que hubiera permanecido con sobrepeso desde la niñez hasta la adultez temprana, apuntaron los investigadores. Alguien que permaneciera con sobrepeso a lo largo de la niñez y la adultez temprana tenía casi cuatro veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en la adultez que alguien que siempre hubiera tenido un peso normal.

Los niños que eran delgados a los 7 años pero que habían aumentado de peso al llegar a la adultez temprana también aumentaron su riesgo de diabetes tipo 2, encontraron los investigadores.

Los investigadores anotaron que aunque los niveles exactos de riesgo podrían variar, anticipan que poblaciones distintas (por ejemplo, las personas en otro país) probablemente experimentarían una reducción similar en el riesgo de diabetes tipo 2 en la adultez con una pérdida de peso más temprana.

Heller explicó que cuando alguien pierde peso, se hace menos resistente a la insulina y el metabolismo del cuerpo funciona de forma más eficiente.

"El cuerpo gana eficiencia en la quema de grasa, y hay menos inflamación", dijo.

La Dra. Andrea Dunaif, endocrinóloga en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, también revisó los hallazgos del estudio.

"Estos hallazgos sugieren que los efectos adversos del sobrepeso en la niñez se pueden revertir al normalizar el peso antes de la pubertad", planteó. "Al contrario, los efectos adversos del sobrepeso sobre el riesgo de diabetes en la pubertad y a una mayor edad solo se pueden revertir de forma parcial".

Dunaif añadió que estos hallazgos enfatizan que las intervenciones para perder peso se deben dirigir a los niños con sobrepeso antes de la pubertad, y a partir de entonces enfatizar el mantenimiento del peso.

Heller dijo que los padres pueden ayudar a sus hijos si actúan como modelos de rol.

"Modele una alimentación saludable. No ir a comprar comida rápida ni poner una pizza en el horno es difícil cuando está cansado tras un día de trabajo, pero las consecuencias a largo plazo no valen la pena. Si los niños se acostumbran a la comida rápida, a la comida basura y a los refrescos, que son tan sabrosos, usted los está preparando para una vida muy difícil cuando intenten elegir opciones más saludables en el futuro", explicó Heller.

"Aliméntense de forma más saludable, hagan actividad física, haga que salgan a jugar. Haga estos cambios ahora, y quizá pueda salvarlos de la diabetes futura", aconsejó.

El estudio aparece en la edición del 5 de abril de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

Para consejos sobre cómo prevenir la obesidad en la niñez, visite la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad