Pensaban que bebía, pero en realidad su cuerpo producía su propio alcohol

Pensaban que bebía, pero en realidad su cuerpo producía su propio alcohol

LUNES, 24 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Los médicos pensaron que se encontraban ante una situación bastante común: una paciente con enfermedad hepática avanzada que necesitaba ayuda para su abuso del alcohol. Entonces, descubrieron que su propia vejiga producía el alcohol.

Los médicos, de la Universidad de Pittsburgh, señalaron que se trata de una variante que no se había reconocido antes del llamado síndrome de autodestilación (SAD). El SAD, que se ha reportado esporádicamente a lo largo de los años, ocurre cuando en el intestino se acumulan hongos que convierten el azúcar de los alimentos en alcohol.

El SAD "tradicional" provoca aumentos en el alcohol en la sangre, junto con síntomas como mareo, desorientación, problemas de coordinación y cambios en el estado de ánimo.

Por el contrario, esta nueva variante (que el equipo de la Universidad de Pittsburgh llama SAD urinario) no afecta al alcohol en la sangre. En vez de esto, los hongos de la vejiga producen alcohol en la orina.

La paciente de este caso, que tenía 61 años y padecía de cirrosis hepática, no mostraba síntomas de intoxicación. Pero sus pruebas de orina arrojaban repetitivamente resultados positivos de alcohol, lo que significaba que no podían incluirla en la lista de espera para un donante de hígado.

Los médicos de su centro de trasplante inicial le dijeron que tendría que someterse a un tratamiento por el abuso del alcohol, un problema que ella afirmaba que no tenía.

Así que acudió a la Universidad de Pittsburgh. Al principio, los médicos pensaron que estaban frente a una "bebedora oculta", hasta que notaron algo extraño: aunque sus pruebas de orina arrojaban resultados positivos de alcohol, sus pruebas de sangre no.

Y eso no fue todo. "Lo que noté fueron los hongos en la orina", comentó el Dr. Kenichi Tamama, patólogo de la Universidad de Pittsburgh.

Pensando que esa podría ser la clave del misterio, su equipo realizó un experimento de laboratorio. Evaluaron si los hongos podían producir alcohol en una muestra de la orina de la paciente.

De hecho, fue lo que ocurrió.

Según Tamama, esto es lo que su equipo cree que ocurrió: la paciente tenía una diabetes mal controlada, una de las causas de la enfermedad hepática. También provoca un azúcar en la sangre crónicamente alta, con un excedente en la orina. El azúcar, dijo Tamama, probablemente provocara un crecimiento excesivo de hongos en la vejiga de la mujer.

En específico, tenía una abundancia de Candida glabrata, que está relacionada de cerca con la levadura de cerveza. Entonces, los microbios comenzaron a convertir su suministro de azúcar en alcohol.

El caso se describió en la edición del 24 de febrero de la revista Annals of Internal Medicine. Añade a la creencia de algunos investigadores de que el síndrome de autodestilación es menos raro de lo que se pensaba.

El año pasado, los médicos del Centro Médico de la Universidad de Richmond, en Nueva York, reportaron el caso de un hombre de 46 años que se había quejado de pérdida de la memoria, depresión y otros síntomas mentales a lo largo de seis años.

En un momento, fue arrestado por conducir borracho, y las pruebas mostraban un nivel de alcohol muy superior al límite legal. Cuando el hombre afirmó que no bebía, los médicos y la policía se negaron a creerle.

Resultó que tenía SAD, y sus médicos creen que la culpa la tenían los antibióticos. Los síntomas del hombre comenzaron tras un largo tratamiento con los medicamentos para matar bacterias, comentó el Dr. Fahad Malik, uno de los médicos que lo trataron.

Se cree que los antibióticos afectaron a la conformación bacteriana normal de los intestinos del hombre, lo que permitió que hongos productores de alcohol prosperaran en sus intestinos.

Dado que los antibióticos son de uso común, ¿significa esto que el SAD podría ser más común de lo que sugieren los informes esporádicos?

"Sin duda. Creemos que no se diagnostica lo suficiente", observó Malik, que ahora trabaja en la Universidad de Alabama, en Birmingham.

En este momento, dijo, el equipo ha atendido a unos 15 pacientes adicionales con SAD. Y el uso prolongado de antibióticos es el denominador común.

Pero, claramente, solo unos usuarios particulares de antibióticos desarrollarán el SAD. "Ese es el misterio", comentó Barbara Cordell, una investigadora. "¿Por qué solo algunas personas lo desarrollan?".

Cordell es profesora adjunta del Colegio de Panola, en Texas, y presidenta de Información e Investigación del Síndrome de Autodestilación (Auto-Brewery Syndrome Information and Research), una organización sin fines de lucro. Su interés en el SAD se originó cuando su esposo desarrolló la afección.

Cordell dijo que aunque el SAD puede ocurrir en personas sanas, parece más prevalente en las que tienen afecciones médicas que perturban al equilibrio de los microbios intestinales, como la diabetes, la obesidad, la enfermedad de Crohn y el síndrome del intestino corto.

En cuanto al tratamiento, observó, los antifúngicos con frecuencia pueden ayudar, aunque algunas personas responden a una dieta baja en carbohidratos como medida única. Algunos médicos también prueban con los probióticos, dijo Cordell.

Malik ofreció consejos a las personas que se preguntan si pudieran tener el SAD: compre un alcoholímetro para analizar el alcohol en la sangre antes y después de comer una comida que contenga carbohidratos. Si los carbohidratos provocan un resultado positivo, consulte al médico.

Todavía se desconocen muchas cosas sobre el SAD, incluyendo su prevalencia real. Una duda, dijo, es si el SAD no reconocido podría conducir a la enfermedad hepática en algunas personas.

En cuanto a la paciente de este caso, tras su diagnóstico de SAD, la reconsideraron para un trasplante de hígado. No ha autorizado que se compartan otras informaciones, añadió la universidad.

Más información

Información e Investigación del Síndrome de Autodestilación ofrece más información sobre el síndrome de autodestilación.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión