Paxlovid, un fármaco para la COVID, también podría funcionar para la COVID prolongada

VIERNES, 6 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Un medicamento antiviral que se usa para tratar a los pacientes con COVID-19 de alto riesgo podría también beneficiar a los pacientes con COVID prolongada, aseguran unos investigadores.

Paxlovid cuenta con la autorización para el uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para tratar a los pacientes con COVID-19 de a partir de 65 años o que tienen afecciones de salud subyacentes, como la obesidad, la diabetes o el cáncer. La pastilla incluye a los antivirales nirmatrelvir y ritonavir.

Paxlovid, un fármaco para la COVID, también podría funcionar para la COVID prolongada

El tratamiento con Paxlovid debe comenzar en un plazo de cinco días tras el inicio de los síntomas, según las condiciones de la autorización.

Ahora, una serie de informes de caso de investigadores de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF), muestra cierto éxito con Paxlovid en el tratamiento de los pacientes con COVID prolongada. Se piensa que un tercio de las personas infectadas con el coronavirus desarrollan síntomas prolongados, como fatiga, dolores de cabeza y lagunas mentales asociadas con la COVID prolongada.

Se considera que la COVID prolongada podría ser provocada por la reacción continua del sistema inmunitario al virus que permanece en el cuerpo tras la fase inicial de la infección.

"Los datos de otros estudios muestran que el SARS-CoV-2 puede perdurar durante meses", señaló el coautor del estudio, el Dr. Michael Peluso, profesor asistente de medicina y especialista en enfermedades infecciosas de la UCSF y del Hospital General Zuckerberg de San Francisco.

"Un estudio reciente muestra una excreción persistente del virus del tracto gastrointestinal durante hasta siete meses en algunas personas. Esto no significa que el virus sea infeccioso, pero podría haber partes del virus, o actividad viral, que podrían estar estimulando al sistema inmunitario", aclaró Peluso en un comunicado de prensa de la universidad.

Los informes de casos incluyeron a tres pacientes de 40 y tantos años que tenían síntomas coherentes con la COVID prolongada.

Dos comenzaron a tomar Paxlovid semanas tras el inicio de los síntomas de COVID prolongada, en contradicción con las condiciones de la autorización de emergencia. A uno le recetaron el antiviral tras volver a exponerse al virus más de siete semanas tras el inicio de los síntomas, y su salud mejoró casi hasta la normalidad, según los investigadores.

La otra paciente tomó Paxlovid unas tres semanas tras el inicio de los síntomas. Se sentía menos fatigada el día después de completar la terapia, pero seguía teniendo falta de aliento y dolor muscular.

"Parece que Paxlovid podría ser beneficioso para los pacientes con COVID prolongada, pero no hay forma de evaluar el fármaco a menos que un médico esté dispuesto a quebrantar las normas, algo que no estamos propugnando", apuntó Peluso.

El tercer paciente comenzó a tomar Paxlovid en un plazo de 24 horas tras el inicio de los síntomas de COVID-19, en línea con las condiciones de uso de emergencia. Sus síntomas mejoraron, pero volvieron cuatro días tras completar la terapia con Paxlovid: fiebre, escurrimiento nasal, tos y dolor en el pecho. También tenía una temperatura y unas frecuencias cardiacas y respiratorias elevadas.

Unas dos semanas más tarde, desarrolló lagunas mentales, dolor de pecho, fatiga e incomodidad con el esfuerzo, todo lo cual es coherente con la COVID prolongada.

"El aspecto clave de este caso es que quizá se necesiten tratamientos más largos con Paxlovid, y administrarlo demasiado pronto tal vez no sea óptimo", comentó Peluso. Anotó que todavía no hay datos de seguridad que respalden un uso extendido del fármaco.

La serie de casos se publicó el 5 de mayo en el servidor preimpresión Research Square. Todavía no ha sido revisado por profesionales ni publicado en una revista, de forma que los hallazgos se deben considerar preliminares. Los resultados se deben confirmar en unos estudios estrictos en el futuro, enfatizaron los autores.

"Solo obtendremos respuestas al hacer estudios rigurosos", añadió Peluso. "Hay una necesidad crítica de hacerlo, dada la gran cantidad de personas que han tenido COVID, y el subconjunto significativo que tienen COVID prolongada".

Más información

Aprenda más sobre la COVID prolongada en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, May 5, 2022

Comparte tu opinión