Para ayudar a su corazón, elimine la carne roja, aconseja un estudio

LUNES, 7 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Otro estudio ha confirmado lo que los científicos saben hace mucho: comer mucha carne roja podría ser malo para el corazón.

Por otro lado, elegir proteínas basadas en las plantas en lugar de pedir un filete podría mejorar su salud cardiovascular.

Para ayudar a su corazón, elimine la carne roja, aconseja un estudio

En un nuevo estudio, los investigadores siguieron a más de 40,000 hombres en Estados Unidos a lo largo de un periodo de 30 años. Observaron cómo el consumo de carne roja influía en su riesgo de enfermedad cardiaca, la principal causa de muerte de los hombres y las mujeres estadounidenses.

Los hallazgos mostraron que comer una porción de carne roja procesada o sin procesar al día se asociaba con un aumento del 12 por ciento en el riesgo de enfermedad cardiaca, mientras que una porción diaria de carne roja procesada (como salchichas, perritos calientes o tocino) condujo a un aumento de un 15 por ciento en el riesgo.

Hay unas crecientes evidencias de que las personas que comen mucha carne roja, en particular carne roja procesada, tienen un mayor riesgo de numerosos problemas de salud, entre ellos las enfermedades cardiacas y ciertos tipos de cáncer.

Pero los investigadores anotaron que las investigaciones anteriores sobre este tema con frecuencia han examinado unas dietas con mucha carne roja en comparación con otras dietas potencialmente malsanas.

"Es probable que las asociaciones observadas dependan de los alimentos con que se compara a la carne roja", comentó la autora del estudio, Laila Al-Shaar, científica visitante de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston. "Los análisis que no mencionan a los alimentos de comparación, por defecto, comparan a la carne roja sobre todo con esas fuentes menos saludables de calorías".

Cuando se compara con otros alimentos malsanos, los riesgos para la salud asociados con la carne roja quizá no sean tan llamativos. En este nuevo estudio, los investigadores decidieron ver si el riesgo de enfermedad cardiaca se reduce cuando se consumen alimentos vegetales ricos en proteína y de alta calidad en lugar de la carne roja.

Basándose en unos cuestionarios detallados, completados por los participantes del estudio cada cuatro años, de 1986 a 2016, Al-Shaar y sus colaboradores descubrieron que comer proteínas vegetales de alta calidad, como los frutos secos, los garbanzos, las lentejas o la soya en lugar de carne roja redujo el riesgo de enfermedad cardiaca en un 14 por ciento. Los granos integrales y los productos lácteos también parecieron ser beneficiosos para la salud cardiaca cuando se comían en lugar de la carne roja.

Y reemplazar a la carne roja con proteínas vegetales tuvo un beneficio incluso más potente entre las personas de a partir de 65 años, mostraron los hallazgos.

"A esa edad, es más probable que las personas desarrollen morbilidades cardiovasculares, como la hipertensión", señaló Al-Shaar. "Por tanto, sustituir la carne roja con proteínas vegetales podría posiblemente mejorar el perfil cardiometabólico de este grupo en 'alto riesgo', y por tanto reducir su riesgo de enfermedad cardiaca".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 2 de diciembre de la revista BMJ.

Al resaltar el efecto protector de las proteínas vegetales, el estudio enfatiza que la clave de una dieta saludable para el corazón podría no ser tanto eliminar la carne roja, sino más bien tener que ver con incorporar todos los alimentos vegetales posibles, según Connie Diekman, asesora de alimentos y nutrición en St. Louis, y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

"Este estudio se enfoca en algo que creo que debemos recordar a todo el mundo", dijo Diekman. "Sí, debemos reducir el consumo de carne roja porque se relaciona con el riesgo de enfermedad cardiaca. ¿Pero el problema se limita a eso? ¿O sucede que cuando se come demasiada carne roja, no se comen los alimentos vegetales que sabemos que contienen compuestos que ayudan a combatir a la enfermedad?".

Pero todavía no se sabe mucho sobre los sustitutos de carne de origen vegetal, que son relativamente nuevos, según los autores del estudio. Al-Shaar dijo que "se necesita más investigación para evaluar los efectos de salud de estos sustitutos de la carne".

Diekman se mostró de acuerdo, y dijo que "si de verdad extraña a las hamburguesas, pero no quiere que sean de carne roja, entonces puede usar una de esas 'carnes falsas' como opción, pero todavía no sabemos si son del todo beneficiosas".

Diekman también apuntó que este estudio no prueba causalidad. No muestra que comer carne roja tuviera la culpa en particular de aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca, ni que solo sustituirla con proteínas vegetales fuera responsable de la reducción en el riesgo que se observó en los participantes del estudio.

Los investigadores no pueden descartar la posibilidad de que unos factores que no se midieron influyeran en sus resultados. Aun así, tomaron en cuenta varios factores personales y de estilo de vida importantes, que podrían aumentar o reducir el riesgo de enfermedad cardiaca, entre ellos la edad, el consumo de tabaco y alcohol, y la actividad física.

Según Diekman, este estudio apunta a una idea que es común en la mayoría de los estudios sobre la nutrición: el equilibrio es esencial. "Si le gusta la carne roja, identifique cuáles cortes y formas de prepararla prefiere, y disfrútela de forma ocasional, y en cantidades más pequeñas", aconsejó Diekman. Para compensar por el consumo de carne, intente incorporar otras proteínas en su dieta, como frijoles, quínoa o tofu.

Más información

Visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) para aprender más sobre las proteínas que son saludables para el corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Laila Al-Shaar, PhD, visiting scientist, department of nutrition, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Connie Diekman, MEd, RD, food and nutrition consultant, St. Louis; BMJ, Dec. 2, 2020, online

Comparte tu opinión