Otro motivo para vacunarse contra la gripe: menos riesgo de ACV

JUEVES, 8 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Mientras la temporada de gripe se acerca, un nuevo estudio apunta a un posible extra de la vacunación: un riesgo más bajo de accidente cerebrovascular (ACV).

Unos investigadores españoles encontraron que, entre casi 86,000 adultos de mediana edad y mayores, los que recibieron la vacuna anual contra la gripe tenían unas probabilidades más bajas de sufrir un ACV isquémico en el año posterior.

Otro motivo para vacunarse contra la gripe: menos riesgo de ACV

Los ACV isquémicos, que conforman la mayoría de los ACV, son provocados por un coágulo de sangre que reduce el flujo sanguíneo al cerebro.

La reducción en el riesgo vinculada con la vacuna contra la gripe no fue demasiado grande: en promedio, las personas vacunadas experimentaron una reducción del 12 por ciento en las probabilidades de sufrir un ACV, en comparación con sus contrapartes que no se vacunaron.

Pero el investigador sénior, el Dr. Francisco José de Abajo, apuntó a un contexto más amplio: cada año, una inmensa cantidad de personas sufren un ACV en todo el mundo, y una inmensa cantidad se vacunan (o podrían vacunarse) contra la gripe.

Entonces, incluso un efecto protector modesto de la vacunación podría equivaler a un número sustancial de ACV evitados, señaló de Abajo, profesor de la Universidad de Alcalá, en Madrid.

Pero esto da por sentado que la vacuna contra la gripe reduce el riesgo de accidente cerebrovascular de manera directa.

Esto no es lo que prueban los nuevos hallazgos, que se publicaron en la edición del 7 de septiembre de la revista Neurology. Solo mostraron una asociación entre la vacuna contra la gripe y un riesgo más bajo de ACV.

Tomar en cuenta todas las diferencias entre las personas que se vacunan cada año contra la gripe y las que no resulta difícil, apuntó de Abajo. Por ejemplo, es probable que las personas que se ponen las vacunas recomendadas cuiden su salud de varias formas: que tengan una dieta más saludable, que hagan ejercicio o que tomen medicamentos para controlar afecciones como la hipertensión o el colesterol alto.

Pero los investigadores tomaron en cuenta las diferencias que pudieron, lo que incluyó el peso corporal, el tabaquismo y las afecciones de salud crónicas. Y el vínculo entre la vacuna contra la gripe y un riesgo más bajo de ACV se sostuvo.

También observaron si las personas que recibieron otra vacuna recomendada, la vacuna neumocócica. contra la neumonía, tenían un riesgo más bajo de ACV. Resultó que no.

Este es uno de los puntos fuertes del estudio, aseguró el Dr. Mitchell Elkind, profesor de neurología de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, y coautor de un editorial que se publicó con el estudio.

Si vacunarse contra la gripe es tan solo un marcador de una mejor salud o de una mejor concienciación sobre la salud, apuntó Elkind, entonces se podría prever que otras vacunas también se vincularan con una reducción en el riesgo de ACV.

¿Por qué ayudaría la vacuna contra la gripe a evitar un accidente cerebrovascular?

Se sabe que una infección gripal puede aumentar temporalmente el riesgo de ACV en personas vulnerables, apuntó de Abajo. Entonces, en teoría, una vacuna que ayuda a prevenir la gripe prevendría, a su vez, algunos ACV.

Pero quizá también haya más cosas implicadas, comentaron los expertos.

El estudio encontró que el riesgo de ACV bajó con rapidez después de que las personas se vacunaran, en un plazo de dos semanas a un mes. Y el beneficio surgió durante el periodo "anterior a la epidemia", entre septiembre y el aumento anual en la gripe. Este es un momento en que las personas se estarían vacunando contra la gripe, pero el virus todavía no tendría una circulación amplia.

Elkind planteó que es posible que la vacuna reduzca la inflamación o tenga otros efectos beneficiosos en los vasos sanguíneos. Pero se necesita más investigación para responder a estas preguntas, dijo.

Los hallazgos se basan en adultos de 40 a 99 años, cuyos expedientes médicos formaban parte de una base de datos de atención primaria en España. A lo largo de 14 años, 14,322 sufrieron un ACV isquémico por primera vez. Los investigadores compararon a cada uno de ellos con cinco pacientes que no sufrieron ACV, de la misma edad y sexo.

En ambos grupos de pacientes, alrededor de un 40 por ciento recibieron una vacuna contra la gripe, lo que, apuntó Elkind, muestra que hay mucho por mejorar.

"La vacuna contra la gripe no tiene una efectividad del 100 por ciento", afirmó, "pero es bastante buena".

E incluso si la vacunación no previene la infección del todo, anotó Elkind, puede reducir la gravedad de la gripe. Las personas con antecedentes de ACV, o que tienen factores de riesgo de la afección, se incluyen entre las que tienen un mayor riesgo de complicaciones graves por la gripe.

Elkind observó que los nuevos hallazgos ofrecen un incentivo adicional para vacunarse contra la gripe.

De Abajo se mostró de acuerdo.

"Esperamos que estudios como el nuestro ayuden a mejorar la concienciación del público sobre los beneficios de vacunarse", enfatizó.

En cuanto a la vacunación contra la COVID, no está claro si podría ayudar a evitar los ACV. Pero Elkin apuntó que se sabe que la COVID puede fomentar la coagulación de la sangre y aumentar el riesgo de ACV. Los estudios muestran que de las personas hospitalizadas con la infección, alrededor de un 1 a un 2 por ciento sufren un ACV.

Un estudio coreano reciente encontró que las personas vacunadas del todo eran menos propensas a sufrir un ACV o un ataque cardiaco si contraían la COVID-19, en comparación con las personas sin vacunar.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la gripe.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Francisco de Abajo, MD, MPH, PhD, professor, Department of Biomedical Sciences, University of Alcalá, Madrid, Spain; Mitchell Elkind, MD, MS, MPhil, professor, neurology and epidemiology, Columbia University Irving Medical Center, New York City; Neurology, Sept. 7, 2022, online


Comparte tu opinión