Otro estudio sugiere que un exceso de aceite de pescado podría provocar fibrilación auricular

MIÉRCOLES, 13 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio confirma que los complementos de aceite de pescado podrían aumentar el riesgo de un trastorno común del ritmo cardiaco, en particular cuando las dosis superan 1 gramo al día.

El problema son los medicamentos y complementos que contienen ácidos grasos omega 3, que se encuentran de forma natural en el aceite de pescado.

Otro estudio sugiere que un exceso de aceite de pescado podría provocar fibrilación auricular

En general, el pescado se considera un alimento saludable para el corazón, pero algunos estudios han vinculado el omega 3 en forma de cápsula con un aumento en el riesgo de fibrilación auricular (FA).

En la FA, las cámaras superiores del corazón aletean de forma caótica, en lugar de contraerse con efectividad. No es letal de inmediato, pero con el tiempo puede conducir a complicaciones como la insuficiencia cardiaca o el accidente cerebrovascular (ACV).

Pero aunque algunos estudios han encontrado un aumento en riesgo de FA en las personas que usan omega 3, otros no lo han encontrado, señaló la Dra. Christine Albert, profesora de cardiología del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

Entonces, ella y sus colaboradores realizaron un metaanálisis, al reunir los resultados de siete ensayos clínicos ya publicados que evaluaron los medicamentos y complementos con omega 3.

"Con un metaanálisis, se pueden ver los efectos que un solo ensayo clínico no detecta", apuntó Albert.

El análisis, que se publicó en una edición reciente de la revista Circulation, implicó a más de 81,000 pacientes en total. Durante el periodo del estudio, un 3.6 por ciento desarrollaron FA.

En general, Albert y su equipo encontraron, los participantes de los ensayos que recibieron omega 3 fueron más propensos a desarrollar FA durante un promedio de cinco años, frente a los que recibieron un placebo.

Y la dosis importaba: entre los pacientes que tomaban más de 1 gramo por día, el riesgo de FA fue un 49 por ciento más alto, en comparación con los usuarios de placebo. Al contrario, el riesgo aumentó en apenas un 12 por ciento entre los pacientes que tomaban 1 gramo o menos al día.

Los ácidos grasos omega 3 de dosis de receta (marcas como Vascepa y Lovaza) con frecuencia se indican a las personas con unos triglicéridos muy altos, un tipo de grasa en sangre que se vincula con un aumento en los riesgos de ataque cardiaco y ACV.

Se ha mostrado que Vascepa reduce los riesgos de ataque cardiaco y ACV cuando se toma junto con una estatina para reducir el colesterol. Pero esto no sucede con otros medicamentos de omega 3 ni con los complementos de venta libre.

Albert indicó que las personas a quienes se ha recetado omega 3 no deben dejar de tomarlo por su cuenta, pero que quizá deban hablar con el médico sobre el riesgo de una FA si aún no lo han hecho.

"No quiero asustar a nadie", apuntó Albert.

Al mismo tiempo, añadió, las personas deben ser conscientes de la posibilidad de desarrollar FA mientras toman omega 3, y conocer los síntomas potenciales, como un latido cardiaco rápido y agitado, y mareo.

Las personas con síntomas posibles debe informar al médico, enfatizó Albert, aunque anotó que la FA también puede ser asintomática, y quizá solo se detecte durante una cita médica.

En cuanto a los complementos de venta libre, Albert sugirió una vez más que las personas hablen con el médico. Aunque se mercadean como complementos, no se debe dar por sentado que son del todo seguros, señaló. Además, faltan evidencias sobre algún beneficio para el corazón.

"Considérelo como tomar un medicamento, y hable con el médico sobre si es adecuado para usted", planteó Albert.

Por su parte, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), anima a las personas a obtener el omega 3 a partir del pescado.

"El pescado es una fuente excelente de ácidos grasos omega 3, además de proteína y muchos nutrientes importantes más", aseguró Linda Van Horn, miembro del comité de nutrición de la AHA.

En específico, las personas deben intentar consumir dos porciones por semana de un pescado graso como el salmón, la trucha o el atún blanco, aconsejó Van Horn, que también es profesora de nutrición de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

"Los complementos de aceite de pescado no son lo mismo, y debe hablar sobre ellos con su proveedor de atención de la salud", dijo.

No está claro por qué tomar omega 3 podría aumentar el riesgo de FA, aunque un medicamento recetado parece reducir el riesgo de ataque cardiaco y ACV. Pero la FA, que es un problema de la actividad eléctrica del corazón, es distinta que un ataque cardiaco o ACV, que en general son provocados por bloqueos en las arterias.

Albert observó que es posible que los omega 3 afecten a los riesgos de estas afecciones de forma distinta.

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre el aceite de pescado y la salud del corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christine Albert, MD, MPH, professor, cardiology, and chair, Department of Cardiology, Smidt Heart Institute, Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles; Linda Van Horn, PhD, RD, professor and chief, nutrition division, Department of Preventive Medicine, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago, and member, Nutrition Committee, American Heart Association, Dallas; Circulation, Oct. 6, 2021, online

Comparte tu opinión