Otro estudio encuentra que las vacunas son seguras

Otro estudio encuentra que las vacunas son seguras

Las vacunas siguen siendo una forma "extraordinariamente segura" de proteger la salud humana, gracias a un riguroso sistema de monitorización de la seguridad que continúa tras la aprobación, muestra una nueva revisión.

Una monitorización continua de la seguridad condujo a cambios relacionados con la seguridad en las etiquetas en 25 de 57 vacunas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. a lo largo de un periodo de dos décadas, la mayoría relacionados con el efecto de la vacuna en grupos específicos de personas vulnerables, encontró un equipo de investigación israelí.

"Este informe es el estudio más abarcador de la seguridad de las vacunas posterior al mercadeo que se ha publicado, y muestra que las vacunas son extraordinariamente seguras, y que los procesos actuales de aprobación y vigilancia posterior al mercadeo de las vacunas son robustos y efectivos", señaló el investigador sénior, el Dr. Daniel Shepshelovich, de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv.

La renuencia ante las vacunas de los estadounidenses se ha resaltado como un problema potencial en la respuesta del país a la pandemia de COVID-19, y a algunos expertos les preocupa que demasiadas personas simplemente no se pongan una vacuna contra el coronavirus aunque resulte segura y efectiva.

"El brote actual de COVID-19 hace que valoremos más la importancia de unas vacunas seguras y efectivas contra las enfermedades infecciosas", apuntó el Dr. Daniel Mackey, pediatra de CHOC Children's en Orange, California.

"Mientras el mundo se apresura para crear una vacuna contra la COVID-19, ahora más que en ningún otro momento en la historia reciente dependeremos de un sistema robusto de reportes de eventos adversos de las vacunas, para garantizar que las vacunas elegidas sean seguras para la población general", comentó.

En el estudio, Shepshelovich y sus colaboradores monitorizaron el progreso de 57 vacunas que fueron aprobadas por la FDA entre enero de 1996 y diciembre de 2015.

Los investigadores encontraron que 25 de las vacunas tuvieron un total de 58 cambios de etiqueta relacionados con la seguridad, que ocurrieron tras la aprobación.

Más de un tercio de los cambios en las etiquetas implicaron a grupos específicos de personas que se encontró que tenían, en potencia, un mayor riesgo de problemas de la salud relacionados con vacunas específicas, por ejemplo, los pacientes inmunocomprometidos, las mujeres, embarazadas o los bebés prematuros, indicó Shepshelovich.

Un 22 por ciento de los cambios en las etiquetas implicaron reacciones alérgicas a las vacunas, reportaron los investigadores. La mayoría de esas alergias se relacionaban con el látex utilizado en el envoltorio.

Solo una vacuna se retiró del mercado, una vacuna contra un rotavirus que aumentaba el riesgo de obstrucción intestinal, encontraron los investigadores.

"Hubo una alarma oportuna, y la vacuna se sacó rápidamente de uso", dijo Mackey.

En general, los datos de monitorización de la seguridad "presentan un excelente historial de desempeño, que es probable que refleje el profesionalismo y la dedicación del personal implicado en el desarrollo, la aprobación y la regulación de las vacunas", concluyó Shepshelovich.

Se encontró que las vacunas contra la gripe tuvieron la cantidad más baja de problemas de seguridad posteriores a la aprobación, ya que solo 3 de 21 vacunas contra la influenza requirieron un cambio en la etiqueta, frente a 22 de otras 36 vacunas.

"Es importante que las personas que se muestran renuentes ante las vacunas vean que hay unos estudios robustos disponibles que respaldan el uso de las vacunas", indicó el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

"Se evalúan de forma rigurosa, e incluso después de que algo se haya aprobado, seguimos monitorizando la seguridad de esa vacuna", anotó. "De verdad debe dar a las personas que se preocupan sobre la seguridad de la vacuna mucha confianza respecto a qué tan robusto es el proceso que evalúa la seguridad de estas vacunas".

El nuevo estudio se publicó el 27 de julio en la revista Annals of Internal Medicine.

Comparte tu opinión