Otro beneficio del control del asma en los niños: una reducción en el acoso

MIÉRCOLES, 8 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Los niños pueden ser crueles, y con frecuencia los acosadores se concentran en los niños que consideran débiles o distintos, entre ellos los que tienen asma.

Uno de cada 10 niños con asma afirma que ha sido objetivo de acoso o burlas como resultado de su afección, pero un control estricto del asma parece mantener el acoso a raya, sugiere un nuevo estudio.

Otro beneficio del control del asma en los niños: una reducción en el acoso

"Los niños con un asma bien controlado son menos propensos a sufrir ataques de asma o a acabar en el hospital, y también es menos probable que reporten acoso o burlas relacionados con el asma", comentó el autor del estudio, el Dr. Will Carroll, especialista en medicina respiratoria pediátrica de los Hospitales Universitarios de North Midlands NHS Trust, en Reino Unido. "El acoso y las burlas pueden tener unas consecuencias significativas a largo plazo. Todos debemos poner nuestro granito de arena para prevenirlo".

En el estudio, Carroll y su equipo analizaron las entrevistas realizadas durante una encuesta llamada Room to Breathe (algo así como "espacio para respirar") de casi 950 niños, sus padres y sus cuidadores en seis países. Se preguntó a los niños si en algún momento los habían acosado o se habían burlado de ellos debido a su asma, y se pidió a los padres que describieran qué tan preocupados estaban sobre la salud de sus hijos.

Los investigadores también evaluaron el control del asma de los niños, usando varios métodos de puntuación.

Los niños cuyos síntomas estaban bien controlados tenían casi la mitad de probabilidades de reportar acoso o burlas, en comparación con los niños cuyos síntomas de asma estaban mal controlados, mostraron los hallazgos del estudio.

También hubo tres veces más probabilidades de acoso o burlas relacionados con el asma entre los que describieron su asma como "bastante malo" o "muy malo".

Como resultado del acoso o del miedo al acoso, los niños con asma tenían un 74 por ciento más de probabilidades de reportar que se abstenían de las actividades. Esos mismos niños también eran más propensos a decir que sus padres estaban demasiado preocupados por su salud.

El mensaje para los niños con asma es que "no están solos", aseguró Carroll. "El acoso y las burlas sobre el asma son comunes, pero no están bien. Cuéntaselo a tus padres, maestros, o al médico o el enfermero del asma".

Controlar mejor el asma y prevenir las exacerbaciones también es importante para estos niños, tanto física como mentalmente, aseguró.

Los padres también tienen un rol importante, anotó Carroll.

"Asegúrese de que su hijo sepa cómo usar el inhalador preventivo, y pregúntele cómo cree que su asma le afecta. Quizá se sorprenda", planteó. Tratar el asma implica evitar cualquier desencadenante conocido, tomar los medicamentos según las indicaciones, y a veces utilizar inhaladores de rescate que abren las vías respiratorias rápidamente para evitar un ataque.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Archives of Disease in Childhood.

Los hallazgos se hacen eco de lo que la psicóloga Linda Herbert ve y escucha en su consultorio. Herbert es directora del programa de psicología clínica del departamento de alergias e inmunología del Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C.

"Es común que a los niños les acosen por las enfermedades médicas, incluso las que hacen que se vean o parezcan distintos, como las alergias y el asma", dijo Herbert, que no participó en el estudio.

Los niños deben saber que esto no está bien, enfatizó. Las víctimas de acoso tienen un riesgo de ansiedad, depresión y una autoestima baja. También es menos probable que hagan las cosas que deberían para permanecer sanos.

"Debe haber una mejora en la comunicación con los adultos, de forma que puedan ayudar a orientar lo que está sucediendo y a tomar medidas para resolver el acoso en la escuela", aconsejó Herbert.

A veces, ciertas medidas de resolución de problemas ayudan mucho a que los niños con asma resalten menos, añadió.

"Quizá sea posible modificar algo para que puedan participar más al mismo tiempo que se logra que las diferencias sean menos visibles", dijo Herbert. Por ejemplo, los niños quizá puedan tomar los medicamentos en privado en la enfermería antes de la clase de gimnasia, si se sabe que el ejercicio es un desencadenante conocido de los ataques de asma.

Más información

Stopbullying.gov ofrece más información sobre cómo hablar con los niños sobre los acosadores y el acoso.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Will Carroll, MD, pediatric respiratory medicine specialist, University Hospitals of the North Midlands NHS Trust, Stoke-on-Trent, U.K.; Linda Herbert, PhD, director, psychosocial clinical program, department of allergy and immunology, Children's National, Washington, D.C.; Archives of Disease in Childhood, November 2021, online

Comparte tu opinión