Nuevos trucos para lograr que sus hijos quisquillosos para comer cambien

VIERNES, 24 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Si sus hijos son quisquillosos para comer, es probable que intentar sobornarlos o presionarlos resulte contraproducente.

Pero hay otras medidas que puede tomar para ayudarlos a que superen su quisquillosidad, informan los investigadores.

Nuevos trucos para lograr que sus hijos quisquillosos para comer cambien

Los científicos australianos revisaron 80 estudios para averiguar más sobre los niños quisquillosos para comer.

Encontraron que presionar a un niño para que coma, ofrecer recompensas por comer y unos métodos de crianza más estrictos no ayudaban. Pero un estilo de crianza relajado, comer juntos en familia e implicar a los niños en la preparación de la comida pueden reducir las probabilidades de que sean quisquillosos para comer.

"Para los padres con un hijo quisquilloso para comer, la hora de comer puede ser particularmente estresante: gestionar una comida familiar y a un niño quisquilloso para comer no es un fácil", comentó la investigadora Laine Chilman, estudiante doctoral de la Universidad de la Costa del Sol, en Australia.

"Algunas familias tienen hijos que rechazan cualquier verdura. Otras tienen que afrontar a niños a quienes no les gustan ciertas texturas o colores en los alimentos. Algunas de estas preferencias se relacionan con las características o la personalidad de un niño, que son difíciles de cambiar, si es que se puede. Pero otras son factores externos que podrían ayudar a reducir la quisquillosidad para comer en los niños", afirmó.

"Comer juntos en familia, con los hermanos, y tener una sola comida a una hora regular ayudó a reducir la quisquillosidad para comer. Lo mismo sucedió cuando el niño quisquilloso se implicó en la comida, al ayudar a elegir el menú o a preparar la comida. Pero si a los niños que son quisquillosos para comer se les permitía comer frente a la televisión o se les recompensaba por comer ciertos alimentos, estas conductas tenían una influencia negativa en ellos", añadió Chilman.

La investigadora Ann Kennedy-Behr, profesora sénior de la Universidad de Australia del Sur, afirmó que el estrés puede contribuir a la quisquillosidad para comer.

"Cuando se tiene un hijo que es quisquilloso para comer, es muy estresante para el padre o [el cuidador]. Siempre se están cuestionando si su hijo obtiene suficientes nutrientes, suficiente comida, y con frecuencia un aumento de peso suficiente", comentó en un comunicado de prensa de la Universidad de Australia del Sur.

Es importante comprender que estar demasiado ansioso o preocupado puede en realidad contribuir a un aumento en la quisquillosidad para comer, añadió Kennedy-Behr.

"Evitar enojarse y limitar la negatividad a la hora de las comidas será beneficioso para todos. La crianza positiva, sin importar lo difícil que pueda ser en ciertas situaciones, es el mejor paso adelante para los niños quisquillosos para comer", enfatizó.

Los investigadores ofrecieron los siguientes consejos para ayudar a los niños quisquillosos para comer.

  • Dé un buen ejemplo: Coman juntos en familia.
  • Tenga unas horas regulares para comer. Esto reduce el nivel de estrés.
  • Implique a los niños en la preparación de las comidas. La familiaridad y un sentido del control pueden ayudar.
  • Apague la televisión. Concéntrese en la comida.
  • Mantenga las horas para comer calmadas y libres de estrés. Será una mejor experiencia para todos.
  • No recompense, soborne ni castigue a los niños quisquillosos para comer.

El informe se publicó en una edición reciente de la revista International Journal of Environmental Research and Public Health.

Más información

Aprenda más sobre los niños quisquillosos para comer en la Universidad de California, en San Francisco.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of South Australia, news release, Sept. 20, 2021

Comparte tu opinión