No se convierta en víctima de los estafadores de COVID-19

No se convierta en víctima de los estafadores de COVID-19

MARTES, 31 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- La pandemia de COVID-19 ha dado origen a una oleada de estafadores que intentan aprovecharse de los adultos mayores, advierten unos expertos.

El distanciamiento social ha creado un terreno fértil para "los vendedores telefónicos y los estafadores de internet", señaló Karen Roberto, experta en gerontología de la Virginia Tech, en Blacksburg.

"El abuso financiero de las personas mayores cuesta a los estadounidenses mayores más de 3 mil millones de dólares al año, pero sabemos que, para las víctimas mayores, las pérdidas van mucho más allá de los dólares y los centavos", lamentó en un comunicado de prensa de Virginia Tech. "El abuso y la explotación financieros de los adultos mayores pone en peligro la salud y el bienestar de las personas mayores e, invariablemente, su calidad de vida".

Estos son los consejos de Roberto para que nadie se aproveche de usted:

  • Manténgase socialmente implicado. "Socialice (de manera remota) con los familiares y amigos", sugirió. "El aislamiento puede conducir a la soledad y la depresión, y hacerlo más vulnerable al abuso o la explotación económicos".
  • Tenga cuidado con las ofertas telefónicas. "Cada año se pierden miles de millones de dólares debido a los vendedores telefónicos fraudulentos", afirmó Roberto. "No está siendo maleducado si cuelga el teléfono cuando llaman vendedores". Use la identificación de llamadas para monitorizar sus llamadas. Si no conoce el número o el nombre, no responda ni conteste a los mensajes, aconsejó. El Seguro Social, Medicare y la policía local no llaman para pedir información personal.
  • Cuelgue. "Si se encuentra en una llamada con alguien a quien no conoce o que intenta venderle comida o productos de papel para ayudarlo a satisfacer sus necesidades durante esta pandemia, no entre en la conversación", recomendó. "Simplemente cuelgue".
  • Proteja sus contraseñas. Nunca comparta las contraseñas del cajero automático, las transacciones en línea o telefónicas con los bancos, las compañías de tarjeta de crédito, ni la información sobre nadie con quien haga negocios.
  • No comparta información personal. Nunca dé su información personal, como los números de las tarjetas de crédito, los números de las cuentas bancarias, su fecha de nacimiento, ni los números de Seguro Social ni Medicare.
  • Denuncie. Si cree que lo han estafado, no tenga miedo ni sienta vergüenza. Informe a alguien en quien confíe, como un familiar, miembro del clero o gerente de banco. "No está solo", añadió Roberto. "Si no hace nada, la situación puede empeorar".

Más información

Para más información sobre el abuso financiero de las personas mayores, visite la AARP.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión