No hay pruebas de que la 'estimulación craneal' en casa alivie la depresión

No hay pruebas de que la 'estimulación craneal' en casa alivie la depresión

LUNES, 12 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- Unos dispositivos que envían pulsos eléctricos al cerebro, en la comodidad de su propio hogar, son una opción de tratamiento para la depresión y algunas otras afecciones. Pero una nueva revisión de la investigación encuentra pocas evidencias de que funcionen.

La terapia, conocida como electroestimulación craneal (EEC), implica a un dispositivo que administra corrientes eléctricas de baja intensidad a través de electrodos ubicados en la cabeza.

La nueva revisión de 26 ensayos clínicos encontró evidencias "flojas" de que la terapia pueda ayudar a las personas con depresión y ansiedad.

Pero no hubo evidencias de que fuera efectiva para la depresión sola, el insomnio, el dolor articular o los dolores de cabeza crónicos.

Sin embargo, la revisión tampoco prueba que la terapia no funcione.

Los investigadores dijeron que el problema es que la mayoría de los estudios eran pequeños, a corto plazo, o presentaban otras limitaciones.

"Las evidencias de que esos dispositivos son efectivos fueron insuficientes. No es lo mismo que decir que no funcionan", dijo el investigador líder, el Dr. Paul Shekelle, jefe de medicina interna general en el Centro Médico de VA del Oeste de Los Ángeles.

El Dr. Wayne Jonas afirmó que los hallazgos son "decepcionantes", pero se mostró de acuerdo en que no son la última palabra sobre la electroestimulación craneal.

"Simplemente no hay suficientes evidencias para que sepamos si funciona", señaló Jonas, de los Programas de Salud Integral Samueli en Alexandria, Virginia.

Jonas es autor de un editorial publicado con la revisión en la edición en línea del 13 de febrero de la revista Annals of Internal Medicine.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha aprobado varios dispositivos de EEC para que las personas los usen en casa, con la receta de un médico.

Pero es fácil comprarlos en línea, por ejemplo en sitios donde se venden de segunda mano.

Jonas desaconsejó hacerlo. "Debe ser algo que el médico recete para usted, no algo que compre en internet", advirtió.

Y dadas las incertidumbres respecto a la EEC, dijo Jonas, es importante que las personas hablen con el médico sobre todas las opciones de tratamiento.

Shekelle se mostró de acuerdo. Los dispositivos en sí funcionan con una batería de 9 voltios, anotó. La preocupación no es que la EEC dañe directamente a las personas.

La preocupación principal, dijo Shekelle, es que las personas se "auto traten" con las EEC, y no reciban terapias con evidencias sólidas que las respalden.

Los hallazgos se basan en un análisis de 26 ensayos clínicos, la mayoría con menos de 30 pacientes.

La mayoría de estudios evaluaron la EEC contra un "placebo", es decir, un dispositivo inactivo. Unos pocos la compararon con un tratamiento estándar.

Un ensayo relativamente grande, con más de 100 pacientes, se enfocó en personas que tenían tanto depresión como ansiedad. Y encontró que la EEC parecía más efectiva que un placebo.

Pero según Shekelle, tuvo limitaciones. Una es que apenas duró cinco semanas.

No hubo evidencias claras de que la terapia de estimulación fuera mejor que un placebo para otras afecciones. Éstas incluían la depresión sola, el insomnio, y afecciones de dolor crónico como la fibromialgia, el dolor de cabeza y el dolor en las articulaciones.

La buena noticia es que la terapia parecía bastante segura. Los efectos secundarios fueron sobre todo hormigueo o irritación en la piel, y somnolencia.

"El riesgo de daños parece ser bastante bajo, siempre y cuando se utilice un dispositivo autorizado por la FDA", aseguró Jonas.

Pero como Shekelle, dijo que el "daño" potencial principal es que la gente prescinda de terapias probadas en favor de la EEC.

Jonas enfatizó que esto incluye otras opciones no farmacológicas.

Por ejemplo, con respecto al dolor lumbar, las directrices de tratamiento afirman que las personas primero deben probar tácticas como paños calientes, acupuntura y yoga, antes de recurrir a los medicamentos.

Si la EEC ayuda a las personas con depresión y ansiedad combinadas, o cualquier otro trastorno, el motivo no está claro.

Estudios tempranos con animales sugirieron que quizá altere ciertos "mensajeros químicos" en el cerebro. Más recientemente, la investigación ha mostrado que podría cambiar de forma temporal la "conectividad" entre ciertas células cerebrales, según el equipo de Shekelle.

Jonas sospecha que la EEC funciona principalmente al "inducir la relajación".

¿Y qué pasa con la gente que ya usa la terapia?

"Si la usa bajo supervisión médica, y cree que ayuda, sin duda siga usándola", señaló Shekelle.

Por otro lado, señaló, si la terapia no ha aliviado sus síntomas, quizá sea el momento de hablar con el médico sobre otras opciones.

El costo es otro factor para los que estén pensando en la EEC. El seguro quizá la cubra, pero podría haber un copago alto. Jonas dijo que trabaja en un hospital militar donde el personal militar activo puede recibir un dispositivo de EEC de forma gratuita, mientras que los que no están activos tienen un copago de unos 300 dólares.

Más información

El Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. ofrece más información sobre las terapias de estimulación cerebral.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión