No abandones la alimentación saludable durante la pandemia

No abandones la alimentación saludable durante la pandemia
Cuando hagas la compra, intenta ir en las horas en que las tiendas estén menos abarrotadas. | Foto: ISTOCK

Mientras los estadounidenses vacían los supermercados ante el miedo de una posible escasez durante la epidemia del nuevo coronavirus (COVID-19), una nutricionista afirma que no se debe dejar de lado una alimentación saludable.

"No hay necesidad de acaparar porque hay bastante comida en Estados Unidos, y los distribuidores de alimentos están trabajando para mantener las tiendas suplidas", aseguró Diane Rigassio Radler, directora del Instituto de Intervenciones Nutricionales de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

Sin embargo, la experta añadió que es una buena idea tener bastante comida en casa para reducir el número de veces que hay que salir a hacer la compra. "Cuando vayas a hacer la compra, intenta ir en las horas en que las tiendas estén menos abarrotadas para poder mantener una distancia social adecuada. Otra opción es hacerlas por Internet".

"Lávate las manos lo antes posible cuando llegue a casa de hacer la compra. Entonces, descarga las bolsas, limpia la comida empaquetada con una toalla de papel con alcohol o una toallita antimicrobiana comercial, y lava todos los productos vegetales. Si tiene bolsas reutilizables, lávalas si es posible o límpialas con una toalla de papel con alcohol", anotó en un comunicado de prensa de la universidad.

Haz acopio de comida enlatada, congelada o seca no perecedera. Sobre esto, la experta resaltó la necesidad de conocer las diferencias "La comida enlatada dura años, pero en general tiene un contenido de sodio más alto que otros tipos de comida. Los alimentos congelados duran meses, pero pueden dañarse si hay apagones. Mientras que, la comida seca, como los frijoles, pasta, leche de larga duración, y tubérculos (como zanahorias, papas, calabazas o calabacín) también son buenos alimentos para tener en casa", apuntó Rigassio Radler.

Para reforzar el sistema inmunológico, se aconseja mantener una dieta saludable con muchas frutas, vegetales, y una cantidad adecuada de proteína y granos. También beber bastante agua, realizar actividad física regularmente (aproximadamente 150 minutos por semana), mantenerse descansado, y limitar el consumo de azúcares añadidos y alcohol.

Qué debes saber sobre el COVID-19

Los coronavirus son una familia grande de virus, entre los cuales hay algunos que causan enfermedad en las personas y otros que circulan entre ciertos los animales, como los camellos, gatos y murciélagos. La infección puede causar desde un resfriado común hasta enfermedades respiratorias más serias. Las formas más comunes de transmisión del virus son:

  • Que una persona infectada estornude, tosa o se suene la nariz y libere el virus en el aire (infección por vía aérea).
  • Qué una persona se toque su nariz, ojos o boca después de haber tocado algo contaminado con el virus, como un juguete o un picaporte.
  • Tocar, abrazar, dar la mano o besar a una persona infectada.
  • Comer o beber de los mismos utensilios que usa la persona infectada.

Las recomendaciones habituales para no propagar la infección del coronavirus y de cualquier otro germen, son lavarse muy bien las manos con agua y jabón, con frecuencia, por 20 o 30 segundos, y cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar, con un pañuelo desechable o con el brazo (si se hace con la mano y se toca por ejemplo una silla, el virus puede mantenerse en ese mueble por horas).

También se debe evitar el contacto cercano con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos. Y es muy importante permanecer en casa si se está enfermo.

Entre los principales síntomas se encuentra: fiebre con escalofríos, tos, falta de aliento, secreción nasal, dolor de garganta, cabeza o cuerpo, estornudos, falta de aliento, neumonía, bronquiolitis, y bronquitis. La población más vulnerable son los adultos mayores, personas con afecciones crónicas, como diabetes, cáncer, enfermedad renal crónica, o enfermedad cardíaca y personas con enfermedades respiratorias.

Comparte tu opinión