Muchos padres piensan que pueden vapear frente a sus hijos

Muchos padres piensan que pueden vapear frente a sus hijos

LUNES, 11 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Muchos padres que fuman intentan proteger a sus hijos de su hábito malsano, pero los que vapean quizá no tomen las mismas medidas de precaución, sugiere un estudio reciente.

El estudio encuestó a más de 700 padres que fumaban cigarrillos, que usaban cigarrillos electrónicos o ambas cosas. Los investigadores encontraron que la mayoría (independientemente de su producto favorito) tenían una "estricta" política de un hogar libre de humo.

Pero pocos usuarios de cigarrillos electrónicos habían prohibido el vapeo en sus casas. Solo lo había hecho alrededor de una cuarta parte, frente a un 73 por ciento de los padres que solo fumaban cigarrillos.

En general, los hallazgos sugieren que los padres que vapean no son conscientes de los riesgos para sus hijos, señaló el investigador sénior, el Dr. Jonathan Winickoff, del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

"De verdad creemos que las grandes tabacaleras están engañando a los padres", lamentó Winickoff.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan al calentar un líquido que contiene nicotina, sabores y otras sustancias. No hay tabaco, pero los dispositivos producen un aerosol que desprende partículas finas y sustancias en el aire.

Según Linda Richter, directora de investigación y análisis de políticas en el Centro de la Adicción, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York, "el aerosol que produce el vapeo no es, de ninguna forma, un vapor de agua 'inocuo'".

Estar cerca del aerosol puede irritar los ojos, la garganta y los pulmones, y podría empeorar el asma o cualquier otro problema respiratorio que tenga un niño, advirtió Richter, que no participó en el estudio.

Y también está la nicotina. "La exposición de segunda mano puede resultar en niveles medibles de nicotina en el torrente sanguíneo, a niveles similares que la exposición de segunda mano al humo de los cigarrillos", enfatizó Richter.

Por esos motivos, añadió, la Organización Mundial de la Salud afirma que los cigarrillos electrónicos no se deben usar en interiores.

Pero parece que ese mensaje no está llegando a los padres.

Winickoff apuntó que "el mensaje sobre el humo de segunda mano se ha difundido durante 30 años". Al contrario, anotó, los cigarrillos electrónicos se están mercadeando como una alternativa más saludable a fumar que ayuda a las personas a dejar el tabaco.

"La realidad es que son una forma de mantener la adicción a la nicotina", dijo Winickoff.

No está claro si los usuarios de cigarrillos electrónicos en este estudio intentaban dejar de fumar. Pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. no ha aprobado esos dispositivos para la cesación del tabaquismo. Winickoff recomendó a los padres que mejor usen productos aprobados por la FDA, como parches o chicles de nicotina, o el bupropión, un fármaco recetado.

Y si elige vapear, "nunca lo haga en casa ni en el coche", enfatizó Winickoff.

"Los bebés y los niños tienen el derecho de respirar aire limpio", dijo, "y los cigarrillos electrónicos interfieren con ese derecho".

Los hallazgos se basan en encuestas con 761 padres, de los cuales un 85 por ciento solo fumaban cigarrillos. Poco más de un 11 por ciento fumaban y vapeaban, mientras que un 4.5 por ciento solo usaba cigarrillos electrónicos.

De los padres que usaban ambos productos, un 64 por ciento dijeron que tenían una estricta política de hogar libre de humo, pero apenas un 26 por ciento tenían una política de no vapear. La mayoría también permitían que se vapeara en sus coches. El patrón fue similar entre los padres que solo usaban cigarrillos electrónicos.

Al contrario, la mayoría de fumadores de cigarrillos tradicionales dijeron que habían prohibido tanto los cigarrillos como los cigarrillos electrónicos en casa, mostraron los hallazgos.

Además del daño potencial de la exposición de segunda mano al aerosol del vapeo, hay otra preocupación. Los niños aprenden de los hábitos de sus padres.

Ahora mismo, hay una "epidemia" de vapeo entre los adolescentes, apuntó Winickoff, y si los niños ven que sus padres lo hacen, eso reforzará la idea de que es inocuo.

Richter se mostró de acuerdo. "Uno de los principales factores de predicción del uso de cigarrillos electrónicos (o cualquier otra sustancia adictiva) en los jóvenes es el ejemplo que les dan sus padres y otras personas importantes en sus vidas", indicó.

Encima de eso, añadió Richter, los dispositivos simplemente resultan atractivos para los niños, con sus "dulces sabores que atraen a los niños" y sus diseños "llamativos".

Como la mayoría de usuarios de cigarrillos electrónicos del estudio sí mantenían sus hogares libres de humo, comentó Richter, está claro que la salud de sus hijos les importaba. Es probable que simplemente no fueran conscientes de que su hábito de vapeo también podría hacer daño, dijo.

"Los profesionales de la salud y las autoridades públicas deben hacer un trabajo mucho mejor al educar al público sobre los daños de los cigarrillos electrónicos, tanto para los que usan esos productos como para las personas que los rodean", apuntó Richter.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los cigarrillos electrónicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión