Muchos pacientes psiquiátricos reciben gabapentina, un peligroso fármaco, 'fuera de etiqueta'

LUNES, 22 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- La mayoría de recetas para la gabapentina son para usos no aprobados, y muchos pacientes al final la toman junto con fármacos que crean unas interacciones que pueden ser peligrosas.

Esta es la conclusión de un nuevo estudio que observó el uso "fuera de etiqueta" de la gabapentina. En Estados Unidos, el medicamento tiene aprobación oficial para tratar ciertas convulsiones y algunas formas de dolor nervioso.

Muchos pacientes psiquiátricos reciben gabapentina, un peligroso fármaco, 'fuera de etiqueta'

Pero se sabe que es común que la gabapentina se recete para otros usos, entre ellos varios tipos de afecciones de dolor, y trastornos psiquiátricos como la depresión y la ansiedad.

El nuevo estudio resalta lo generalizado que es este uso fuera de etiqueta: de casi 130 millones de visitas ambulatorias donde se recetó gabapentina, más de un 99 por ciento fueron para usos fuera de etiqueta.

"Previmos que habría mucho uso fuera de etiqueta", comentó la investigadora sénior, Amie Goodin, profesora asistente del Colegio de Farmacia de la Universidad de Florida.

Aun así, afirmó, ver la magnitud de este uso fue sorprendente.

Y un tercio de las veces, a los pacientes que les recetaron gabapentina fuera de etiqueta también tomaban un medicamento que puede deprimir al sistema nervioso central (SNC).

Esto es preocupante porque, en 2019, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. publicó una advertencia sobre la combinación de la gabapentina con depresores del SNC, en que señalaba que puede resultar en sedación y graves problemas respiratorios. La advertencia se dirigió en particular a las personas con factores de riesgo de respiración deprimida, entre las que se encuentran las personas mayores y las que sufren enfermedades de los pulmones, como el enfisema y la bronquitis crónica.

"Depresor del SNC" es un término amplio, aclaró Goodin. Incluye a medicamentos que abarcan desde antidepresivos hasta ansiolíticos, desde antihistamínicos hasta relajantes musculares.

Este estudio observó las recetas emitidas entre 2011 y 2016, antes de la advertencia de seguridad de la FDA.

Pero Goodin anotó que en el momento había otro motivo para ser cuidadosos con la receta. A partir de 2008, la gabapentina y otros anticonvulsivos debían llevar una advertencia sobre una asociación con un aumento en el riesgo de conductas suicidas.

"La gabapentina tiene una reputación como medicamento que es seguro de probar", dijo Goodin. "Pero hay cierto riesgo".

Recomienda que las personas que tomen el medicamento hablen con el farmacéutico sobre cualquier preocupación sobre la seguridad, sobre todo si toman otros fármacos a la vez.

Las personas quizá no sepan si están tomando un medicamento que sea un depresor del SNC, según Bethany DiPaula, profesora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Maryland.

Como Goodin, anotó que se trata de una categoría amplia, y que no todo antidepresivo ni ansiolítico cae en ella.

DiPaula, que no participó en el estudio, se mostró de acuerdo en que los pacientes que toman gabapentina deben hacer cualquier pregunta al farmacéutico o al proveedor de atención de la salud que se la receto.

En general, apuntó DiPaula, las personas deben asegurarse de que todos sus proveedores de atención de la salud sepan cuáles medicamentos y complementos toman.

"E, idealmente, deberían surtir todas sus recetas en la misma farmacia", planteó.

En el estudio, Goodin y la estudiante de postgrado de la UF Brianna Costales utilizaron datos de una encuesta federal que recolecta información, sin detalles sobre la identidad, de las visitas ambulatorias a los médicos en todo el país.

De más de 200,000 expedientes de pacientes, poco más de 5,700 incluían una receta de gabapentina. Esto equivale a casi 130 millones de visitas en todo el país entre 2011 y 2016.

La inmensa mayoría de estas recetas eran fuera de etiqueta, y la mayoría de los pacientes también tomaban otros fármacos recetados. En casi dos tercios de los casos, estos medicamentos adicionales incluían un depresor del SNC.

Los antidepresivos fueron el tipo más común de depresor del SNC, seguidos por los analgésicos opioides y las benzodiacepinas.

De todas las visitas donde había gabapentina fuera de etiqueta en el expediente, más o menos un 5 por ciento de los pacientes tenían un diagnóstico de depresión, y un 3.5 por ciento tenían un trastorno de ansiedad.

Goodin dijo que no está claro si la gabapentina se recetó específicamente para estos trastornos de la salud mental. Hay mucho solapamiento entre el dolor y la depresión/ansiedad, así que es posible que el medicamento se recetara para el dolor, al menos a algunos de los pacientes.

En general, anotó Costales, hay pocas evidencias de ensayos clínicos que respalden a la gabapentina para las afecciones psiquiátricas.

DiPaula dijo que siempre es sabio que los pacientes se aseguren de que comprenden de forma exacta por qué les están recetando un fármaco, y cuáles son los efectos secundarios potenciales.

Añadió que también es importante revisar de forma periódica todos los medicamentos con el proveedor, en parte para hablar de si todavía los necesitan.

La actualización de las recetas, es decir, reducir las dosis de los fármacos o abandonarlos del todo, es igual de importante que añadir nuevos medicamentos, añadió DiPaula.

Los hallazgos se publicaron en la edición de noviembre de la revista Psychiatric Services.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece más información sobre la gabapentina y los depresores del SNC.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Amie Goodin, PhD, MPP, assistant professor, College of Pharmacy, University of Florida, Gainesville; Brianna Costales, BS, doctoral student, College of Pharmacy, University of Florida; Bethany DiPaula, PharmD, professor, pharmacy practice and science, University of Maryland School of Pharmacy, Baltimore; Psychiatric Services, November 2021

Comparte tu opinión