Muchos médicos deniegan la atención a las personas con recetas de opioides

Muchos médicos deniegan la atención a las personas con recetas de opioides

JUEVES, 15 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Las personas que toman opioides para el dolor crónico podrían tener problemas si deben encontrar a un médico.

Una nueva encuesta con "compradores secretos" de 194 clínicas de atención primaria en Michigan encontró que hasta cuatro de cada 10 médicos de atención primaria rechazarían a pacientes que hubieran estado tomando esos analgésicos (como el Percocet) a largo plazo. Y eso sucedió incluso cuando los consultorios médicos estaban dispuestos a aceptar a pacientes nuevos.

"Es un problema prevalente, más de lo que anticipamos", señaló la autora del estudio, la Dra. Pooja Lagisetty, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan y del Sistema de Atención de la Salud de la VA de Ann Arbor.

En el estudio, los investigadores llamaron a los consultorios médicos y pretendieron que eran un paciente nuevo potencial. Los "pacientes" explicaron que estaban tomando opioides para el dolor crónico, y dijeron que tenían Medicaid o un seguro privado.

Lagisetty comentó que espera que el estudio haga que los sistemas de atención de la salud piensen sobre este problema.

"Espero que haga que los médicos piensen en qué pueden hacer mejor. Al cerrarles las puertas a los pacientes, no estamos ayudando a nadie", lamentó. "Debemos profundizar en este problema y sus causas".

Lagisetty dijo que es probable que los médicos tengan múltiples motivos para rechazar a ciertos pacientes.

"Es probable que el estigma sea un componente, y es probable que otro componente importante sea la carga administrativa que recetar opioides conlleva. Gestionar a alguien que toma opioides de forma segura no es una cantidad banal de trabajo. Sospecho que algunas clínicas quizá estén un poco sobrecargadas", apuntó.

El Dr. Noel Deep, vocero del Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians), sospecha que el problema tiene que ver menos con el estigma y más con la carga reguladora relacionada con las recetas de opioides.

"Los médicos tienen que pensárselo dos veces cuando recetan opioides, y si está en un pequeño consultorio rural, se dificulta. Los médicos también pueden ser objeto de censura por el exceso de recetas", comentó.

El Dr. Yili Huang, director del centro de gestión del dolor del Hospital Northwell Phelps en Sleepy Hollow, Nueva York, se mostró de acuerdo en que las regulaciones de los opioides podrían hacer que los médicos se muestren renuentes a aceptar a un paciente que los usa, aunque el paciente no tenga un problema de adicción.

Aunque las personas que toman opioides tienen un riesgo muy alto de mal uso o abuso, Huang indicó que más o menos tres cuartas partes de las personas que los toman no los usan mal, y alrededor de un 90 por ciento no desarrollan una adicción. Pero sí anotó que muchas personas pueden gestionar su dolor de forma exitosa sin opioides.

Pero entre quienes sí los necesitan, el mayor escrutinio y el riesgo potencial para la licencia y el medio de subsistencia de un médico podrían evitar que acepte a esos pacientes.

¿Qué puede suceder si las personas que están tratando un dolor crónico con opioides no pueden encontrar a un médico?

Lagisetty advirtió que los pacientes podrían quedarse con un dolor sin controlar, y que podrían desarrollar síntomas de abstinencia. Si intentan acudir a varios médicos para obtener opioides, podrían ser etiquetados como "adictos a los medicamentos", y tener dificultades para acceder a sus analgésicos.

Entre los que abusan de los opioides, en algunos estados no tendrán acceso al medicamento que puede revertir una sobredosis. Tampoco obtendrán una remisión al tratamiento para la adicción.

Deep planteó que "hay que priorizar a los pacientes. Si los pacientes no pueden obtener medicamentos, puede haber resultados muy malos". Anotó que, al final, los pacientes podrían acabar conduciendo grandes distancias para obtener un alivio del dolor. Algunos podrían incluso usar drogas ilícitas.

Los tres expertos afirmaron que hay una necesidad de una mayor educación sobre la adicción, además de cierta flexibilidad en las directrices sobre la emisión de recetas.

No todas las noticias del estudio fueron malas, apuntó Lagisetty. Si bien más o menos un 40 por ciento de los médicos rechazaron a los usuarios crónicos de opioides, un 60 por ciento estaban dispuestos a atenderlos.

Huang añadió que "a pesar del creciente escrutinio regulador, muchos proveedores siguen atendiendo a los pacientes que toman opioides de forma crónica".

El estudio no encontró ninguna diferencia en si los médicos atenderían a los pacientes basándose en el tipo de seguro con que contaban.

"Esto sugiere que quizá no haya ningún incentivo financiero ni discriminación subyacentes en estas acciones, y que por el contrario, [el rechazo de estos pacientes] se base exclusivamente en el miedo a las repercusiones de política y la falta de educación", explicó Huang.

El estudio se publicó en una edición reciente en línea de la revista JAMA Network Open.

Más información

Para más información sobre las opciones de tratamiento del dolor, visite el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión