Muchos estadounidenses mayores se enfrentan al edadismo cada día

Muchos estadounidenses mayores se enfrentan al edadismo cada día

La degradación por la edad en el trabajo, la jubilación forzosa y otros ejemplos manifiestos de discriminación por la edad pueden ser nocivos para los adultos mayores.

¿Pero qué sucede con las formas más sutiles del edadismo, por ejemplo los chistes sobre las "lagunas mentales", o dar por sentado que una persona mayor no puede utilizar la tecnología, o el constante bombardeo de anuncios de cremas antiarrugas en los medios de comunicación?

Una encuesta reciente encuentra que la mayoría de los adultos mayores se encuentran con al menos una forma de este "edadismo cotidiano" en sus vidas diarias, y que unos encuentros más frecuentes podrían afectar a su salud y bienestar.

"No podemos necesariamente confirmar que el edadismo cotidiano esté provocando problemas de la salud, pero el hecho de que encontráramos unas relaciones fuertes y constantes sugiere que hay algo", señaló Julie Ober Allen, que ayudó a realizar la encuesta y a analizar los resultados. Allen es investigadora postdoctoral del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

En la encuesta, los realizadores preguntaron a más de 2,000 adultos de EE. UU. de 50 a 80 años sobre su exposición a los mensajes de edadismo, el edadismo en sus relaciones interpersonales y sus creencias personales sobre el envejecimiento y las personas mayores.

Más de ocho de cada 10 dijeron que experimentaban una o más formas de edadismo cotidiano. Éstas incluían comentarios sobre su capacidad de ver y escuchar, y suposiciones de que necesitan ayuda con tareas que pueden realizar solos.

Un 65 por ciento de los encuestados reportaron una exposición a mensajes de edadismo en los materiales que ven o que leen, que presentan el envejecimiento como algo no atractivo, no deseable, o merecedor de ridículo.

Casi la mitad dijeron que encontraban el edadismo en sus interacciones diarias, por ejemplo, las suposiciones de las demás personas de que no pueden usar la tecnología o de que tienen una mala memoria.

Y un tercio de los encuestados respondieron a las preguntas de unas formas que sugerían que ellos mismos tenían creencias negativas sobre el envejecimiento, según los patrocinadores de la encuesta.

"Creen que estar solos es una parte inherente del envejecimiento, y que la depresión y la preocupación son inevitables, y simplemente una parte natural del envejecimiento, mientras que la investigación muestra que no lo son", enfatizó Allen.

Pero el edadismo podría cobrarse un precio, sugiere la encuesta. Los adultos mayores que dijeron que experimentaban tres o más formas de edadismo cotidiano tenían una peor salud física y mental que los demás: un 34 por ciento calificaron su salud física general como excelente o muy buena, frente a un 49 por ciento de los que reportaron menos exposición al edadismo. Y un 71 por ciento tenían una afección crónica (como diabetes o enfermedad cardiaca), frente a un 60 por ciento de los que experimentaban menos formas de edadismo, encontró la encuesta.

"La salud de los que experimentan mucho más edadismo y discriminación por la edad cotidianos podría en realidad estar deteriorándose con una mayor rapidez que la de los que experimentan menos", comentó Allen.

Pero los resultados no prueban que el edadismo cotidiano provoque problemas de la salud, solo que hay un vínculo. Y Allen piensa que el vínculo podría existir porque muchas afecciones de la salud pueden ser inducidas o verse agravadas por el estrés.

"Creemos que se trata del impacto cumulativo de estas 'microagresiones', porque suceden una y otra vez, y comienzan a servir como una fuente de estrés en las vidas de los individuos", apuntó. "Además de los problemas de la salud mental, afecciones como la diabetes y la enfermedad cardiovascular tienden a vincularse muy de cerca con el estrés crónico".

Pero la encuesta también arrojó buenas noticias. Los resultados sugieren que la mayoría de los adultos mayores tienen una actitud positiva respecto a su envejecimiento.

Casi nueve de cada 10 dijeron que se sentían más cómodos siendo ellos mismos, y un 80 por ciento indicaron que tienen un fuerte sentido de propósito.

Y dos tercios apuntaron que la vida después de los 50 años era mejor de lo que habían previsto.

Y estudios anteriores han mostrado que una actitud positiva respecto al envejecimiento parece proteger de los problemas de la salud.

La Dra. Becca Levy es psicóloga y epidemióloga de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, y revisó los hallazgos.

Levy dijo que otras investigaciones han encontrado evidencias similares de que unas creencias negativas sobre el envejecimiento pueden provocar estrés y ser dañinas para la salud, mientras que las creencias positivas pueden ser beneficiosas para ambos.

"Los individuos mayores que han desarrollado unas creencias más positivas sobre la edad tienden a tener una vida más larga que los que han desarrollado unas creencias más negativas sobre la edad", aseguró Levy.

Allen sugirió que aumentar la concienciación sobre los riesgos de salud del edadismo cotidiano y los beneficios de salud de pensar de forma positiva sobre el envejecimiento puede ayudar a cambiar la narrativa cultural sobre el envejecimiento.

Pero según el Dr. Paul Mulhausen, director médico principal de Iowa Total Care en West Des Moines, promover una perspectiva positiva no significa eliminar las realidades del envejecimiento de la conversación.

"Se invierte mucha energía en permanecer juvenil, y creo que es una distracción", comentó Mulhausen, que no participó en la encuesta. "Creo que el error que cometemos es que enfocamos el hecho de permanecer sanos a medida que envejecemos como permanecer jóvenes".

La encuesta se realizó en diciembre, antes de que la pandemia del coronavirus introdujera nuevos riesgos de salud para los adultos mayores.

Allen dijo que los legisladores deben hacerse conscientes del edadismo, y reconocer cómo podría estar afectando a su respuesta a la pandemia de la COVID-19.

La encuesta fue una iniciativa conjunta del Instituto de Políticas e Innovación de la Atención de la Salud de la Universidad de Michigan, la AARP y Michigan Medicine. Tiene un margen de error de más o menos 1 a 2 puntos de porcentaje.

Comparte tu opinión