Muchos adultos mayores de EE. UU. pasan hambre, encuentra un estudio

Muchos adultos mayores de EE. UU. pasan hambre, encuentra un estudio

LUNES, 30 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Casi uno de cada 10 adultos mayores de EE. UU. no tiene suficiente comida, muestra un estudio reciente.

Y entre los menores de 65 años que califican para Medicare porque están discapacitados, 4 de cada 10 podrían estar pasando hambre, añadieron los investigadores.

"La gente siempre habla sobre Medicare y cómo modificarlo y mejorar el acceso a la atención, pero estos tipos de problemas sociales [el hambre] pueden ser una cuestión igual de importante", comentó la autora del estudio, Jeanne Madden, de la Universidad del Noroeste, en Boston.

Madden dijo que el problema de lo que los investigadores llaman "inseguridad alimentaria" no es nuevo. Se define oficialmente como la incapacidad de obtener suficiente comida debido a motivos financieros.

Señaló que dentro del sistema de la atención de la salud se están tomando medidas para abordarlo, por ejemplo evaluar el problema en los pacientes y darles acceso a trabajadores sociales que pueden ayudarles a encontrar servicios disponibles para ellos, como el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) del gobierno federal de EE. UU.

"Pero es un problema sistémico, y las personas realmente tienen dificultades. Abordarlo solo en el sistema de atención de la salud es tan solo parar la hemorragia", añadió Madden.

En el estudio, ella y su equipo observaron datos de más de 10,000 personas que participaron en una encuesta de Medicare de 2016. Poco más de 8,000 tenían más de 65 años y estaban en Medicare, y casi 1,600 tenían menos de 65 años y estaban en Medicare.

Un 38 por ciento de los menores de 65 años reportaron que pasaban hambre. Poco más de un 9 por ciento de los mayores de 65 años estaban en la misma situación. Los factores de riesgo que aumentaban las probabilidades de pasar hambre incluían tener ingresos de menos de 15,000 dólares al año, cuatro o más enfermedades crónicas, depresión y ansiedad.

Dawn Apgar es directora del Departamento de Sociología, Antropología y Trabajo Social de la Universidad de Seton Hall, en South Orange, Nueva Jersey. "Este estudio resalta que la inseguridad alimentaria entre los adultos mayores es un problema social importante", planteó.

"El problema del hambre no se discute con frecuencia en Estados Unidos, de forma que este estudio es importante para recordarnos que hay disparidades que siguen existiendo entre quién tiene un acceso a una comida adecuada y nutritiva y quién no", lamentó Apgar, que no participó en la investigación.

Dijo que, todavía, el problema con frecuencia implica un estigma, sobre todo para los adultos mayores. Esto podría evitar que las personas accedan a los programas del gobierno cuando los necesiten. Además, con el problema de la obesidad en EE. UU., las personas con frecuencia no se dan cuenta de que no tener suficiente comida o no tener acceso a una comida nutritiva también es un problema importante, anotó Apgar.

Tanto Madden como Apgar también comentaron que es posible que la inseguridad alimentaria se convierta en un círculo vicioso. Si una persona no obtiene suficiente comida, eso podría llevar a que su salud empeore, lo que a su vez podría llevar a incluso más problemas para obtener suficiente comida.

A las personas que vigilan a sus padres mayores o abuelos, Apgar les señaló que no tener suficiente comida para comer es un problema que con frecuencia surge lentamente. La reducción en la movilidad, unos ingresos más bajos y las enfermedades crónicas son factores que podrían tener un rol.

"La pérdida de peso u otros cambios fisiológicos podrían ser indicadores de una mala nutrición", planteó. "Con frecuencia, los adultos mayores quizá ni se den cuenta de que tienen inseguridad alimentaria. Los hijos y los nietos nunca deben dar por sentado que la inseguridad alimentaria no es un problema en las vidas de los adultos mayores, dado que con frecuencia se oculta y es difícil de detectar".

Apgar apuntó que incluso si las finanzas no son un problema, las personas mayores o las que tienen enfermedades crónicas podrían tener problemas para preparar las comidas o para conseguir alimentos nutritivos.

Indicó que Meals on Wheels, que lleva comida a las personas necesitadas o que están confinadas en casa, puede ser muy útil resolver las necesidades nutricionales de los adultos mayores. Apgar apuntó que tiene el beneficio añadido de ayudar a reducir su aislamiento social.

Los investigadores sugirieron que una inscripción automática o un proceso más fácil de recertificación para las personas con ingresos bajos que reciben asistencia alimentaria también podrían ayudar a reducir el problema en estos grupos vulnerables.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 30 de septiembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre cómo obtener ayuda si no puede comprar comida, visite Feeding America.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión