SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Muchas trabajadoras de atención de la salud ganan unos salarios que las mantienen en el nivel de pobreza, según un estudio

JUEVES, 10 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Cada día, ayudan a alimentar, bañar y atender a los estadounidenses más frágiles. Pero las trabajadoras de atención de la salud de sexo femenino de Estados Unidos con frecuencia se ven timadas en el salario y el seguro de salud, encuentra un estudio reciente.

De hecho, alrededor de un tercio de las trabajadoras de atención de la salud ganaban menos de 15 dólares por hora, y esa cifra aumentaba a la mitad cuando las trabajadoras eran negras o hispanas.

Los autores del estudio estimaron que alrededor de un 5 por ciento de todas las trabajadoras de atención de la salud viven en la pobreza, lo que incluye a casi un 11 por ciento de las mujeres negras y a un 9 por ciento de las mujeres hispanas.

"Nuestros hallazgos fueron bastante sorprendentes. En general, 1.7 millones de trabajadoras de atención de la salud y sus familias viven en la pobreza", señaló la autora del estudio, la Dra. Kathryn Himmelstein, residente en el Hospital General de Massachusetts y miembro postdoctoral de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. Himmelstein comenzó la investigación cuando era estudiante de medicina en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

El informe también mostró que alrededor de un 7 por ciento de las trabajadoras de atención de la salud no contaban con un seguro de salud. Además, muchas tenían que depender de programas del gobierno, como Medicaid, cupones de alimentos y vivienda pública.

Alrededor de un 20 por ciento de las mujeres de Estados Unidos están empleadas en la industria de la atención de la salud, según la información de respaldo del estudio. Las mujeres ocupan más de un 85 por ciento de las posiciones de atención de la salud, por ejemplo como enfermeras, en salud domiciliaria y como ayudantes de cuidados personales. Muchos de esos trabajos tienen salarios bajos, apuntaron los autores del estudio.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron las estadísticas de una base de datos de 2017 para observar los pagos, la cobertura de seguro y el uso de beneficios públicos.

El salario promedio por hora de las trabajadoras de atención de la salud era de poco menos de 19 dólares por hora. Esa cifra es más alta que la de las mujeres en otras industrias, pero casi un 25 por ciento más baja que para los trabajadores de atención de la salud de sexo masculino. Los trabajadores de atención de la salud de sexo masculino ganan en promedio más de 25 dólares por hora, mostraron los hallazgos del estudio.

En general, los ingresos anuales promedio de los trabajadores de atención de la salud de sexo masculino eran un 25 por ciento más altos que para las mujeres. Esa diferencia sexual es significativamente más alta entre los trabajadores de atención de la salud que entre las personas en otras industrias, donde la diferencia sexual en el pago promedio es de un 7.5 por ciento, anotaron los autores del estudio.

Además de observar los salarios actuales, los investigadores también modelaron cuál sería el impacto de aumentar el salario mínimo a 15 dólares por hora para todas las trabajadoras de atención de la salud. Encontraron que reducirían las tasas de pobreza en entre un 27 y un 50 por ciento.

"Como tantas trabajadoras de atención de la salud ganan menos de 15 dólares por hora, aumentar el salario mínimo a 15 dólares por hora reduciría la pobreza de forma significativa", afirmó Himmelstein.

Y dijo que aumentar el salario mínimo conllevaría un costo relativamente modesto, de alrededor de un 1.3 por ciento del gasto actual en atención de la salud.

Himmelstein comentó que animaría a los hospitales, los hogares de ancianos y otras organizaciones de atención de la salud a proveer un salario digno y beneficios. Indicó que algunos lugares están aumentando los salarios de forma voluntaria, pero que aumentar los salarios uniformemente quizá conlleve algún tipo de legislación. También sugirió que tener más trabajadores de la atención de la salud en sindicatos podría ayudar.

"Estas personas son vitales para la atención de los pacientes. Cuando estos trabajos se hacen bien, hay unas instalaciones limpias que ayudan a controlar las infecciones, y los pacientes reciben comidas calientes de forma oportuna. Si hay muchos reemplazos debido a una paga baja, sin duda eso tiene un efecto negativo en unas relaciones que son vitales para la curación del paciente", advirtió Himmelstein.

Steven Kreisberg, director de investigación y tratos colectivos en la Federación Americana de Empleados Estatales, de Condados y Municipales (American Federation of State, County and Municipal Employees), un sindicato que representa a los enfermeros y a otros trabajadores de la atención de la salud, dijo que la mayoría de trabajadores de atención de la salud no pertenecen a un sindicato.

Kreisberg apuntó que unos salarios bajos no son exclusivos de la industria de la atención de la salud, pero que los trabajos en la atención de la salud con frecuencia requieren un mayor nivel de habilidades.

"Estos trabajos son vitalmente importantes, y debemos reclutar y retener a una fuerza laboral con un desarrollo adecuado", enfatizó, y añadió que muchos de los problemas en la atención de la salud tienen que ver con la forma en que la atención de la salud se paga en Estados Unidos.

Kreisberg dijo que se gasta mucho en atención de la salud, pero que esos recursos no necesariamente se distribuyen de una forma que beneficie a las personas que trabajan en la primera línea de la atención de la salud.

Angela Mattie, profesora en la Facultad de Medicina Frank H. Netter de la Universidad de Quinnipiac en Hamden, Connecticut, dijo que "los hospitales tienen todo tipo de empleados, y todos son importantes para el sistema de atención de la salud".

Comentó que los hospitales y otras organizaciones de atención de la salud deben mantener un equilibrio entre mantener su rentabilidad y ser éticos con sus trabajadores.

Aun así, "no deberíamos tener a personas que trabajan y que no pueden comprar comida o calentar sus hogares", lamentó Mattie.

"Los hospitales dan empleo a muchas personas, lo que significa que tienen una oportunidad de hacer una diferencia", añadió Mattie. Y anotó que los hospitales son un buen lugar para estudiar qué tipo de diferencia podría hacer algo como ofrecer un seguro de salud.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de enero de la revista American Journal of Public Health.

Más información

Para obtener más información sobre los problemas salariales a los que se enfrentan los trabajadores de la atención de la salud, visite PHI.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad