Muchas sobrevivientes al cáncer de mama tienen bebés sanos, según un estudio

MIÉRCOLES, 9 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Cuando a una mujer joven le diagnostican un cáncer de mama, por su mente pasan muchas preguntas.

¿Qué tratamientos necesita? ¿Sobrevivirá? ¿Y podrá tener un bebé?

Muchas sobrevivientes al cáncer de mama tienen bebés sanos, según un estudio

En una revisión de las investigaciones recientes, un equipo internacional de investigadores afirman que la respuesta a esa tercera y crítica pregunta es que sí. Aunque las sobrevivientes al cáncer de mama tienen menos probabilidades de quedar embarazadas que la mujer promedio, las que lo logran con frecuencia tienen unos bebés sanos y una buena salud a largo plazo.

"Desde la perspectiva de la paciente, sabemos muy bien que los problemas relacionados con el embarazo son de verdad una preocupación prioritaria para estas mujeres", señaló el Dr. Matteo Lambertini, autor del estudio.

Lambertini es profesor de oncología médica de la Universidad de Génova y el Hospital IRCCS Policlinico San Martino, en Italia. Pasa alrededor de un 80 por ciento de su tiempo en la clínica trabajando con pacientes con cáncer de mama de hasta 40 años.

Los nuevos hallazgos surgen de una revisión de 39 estudios, que encontraron que el embarazo después de un cáncer de mama es seguro y que no afecta de forma negativa al pronóstico de una paciente, aseguró Lambertini.

Los estudios incluyeron a más de 114,000 pacientes con cáncer de mama, entre ellas unas 7,500 que tuvieron un embarazo después de un diagnóstico de cáncer de mama. Los investigadores evaluaron la frecuencia de los embarazos tras el tratamiento, y los resultados de la madre y del feto.

No encontraron un aumento significativo en el riesgo de defectos congénitos, ni de complicaciones del embarazo o del parto.

Las sobrevivientes sí tuvieron un riesgo un 50 por ciento más alto de tener un bebé con un peso bajo al nacer, y un riesgo un 16 por ciento más alto de tener a un bebé que fuera pequeño para su edad gestacional. El aumento en los riesgos de parto prematuro y cesárea fue, respectivamente, de un 45 y un 14 por ciento.

En comparación con las pacientes con cáncer de mama que no tuvieron un embarazo posterior, presentaron una reducción del 44 por ciento en el riesgo de muerte y una reducción de un 27 por ciento en el riesgo de recurrencia del cáncer.

Los investigadores reportaron que el embarazo pareció ser seguro independientemente de si una mujer portaba o no la mutación genética BRCA, que aumenta su riesgo de cáncer de mama a lo largo de toda la vida, o de si las células cancerosas habían invadido a los ganglios linfáticos. El tiempo que pasó entre el diagnóstico de cáncer y el embarazo tampoco fue un factor, encontró la revisión.

En comparación con la población general, las mujeres jóvenes que habían sufrido un cáncer de mama parecieron tener unas probabilidades un 60 por ciento más bajas de tener un embarazo. Los investigadores dijeron que no está claro si esto fue por decisión propia o por la recomendación de un médico. También, los medicamentos usados para tratar el cáncer pueden ser tóxicos para la fertilidad.

"Por eso debemos proponer estrategias de preservación de la fertilidad y, lamentablemente, este tipo de consejería no se ofrece en todos los lugares ni a todas las mujeres. Que no les ofrezcan este tipo de procedimiento es un motivo", dijo Lambertini.

"Muchos médicos todavía creen que se debe contraindicar un embarazo en las sobrevivientes al cáncer de mama, al tomar en cuenta que el cáncer de mama es un tipo de tumor fomentado por las hormonas", añadió.

Estos hallazgos podrían aliviar algunas de esas preocupaciones, aseguró Lambertini. También sugieren que el deseo de una paciente de tener un embarazo se debe tomar en cuenta como un componente de su plan de supervivencia, planteó.

La consejería debería implicar una conversación sobre los tratamientos que una mujer podría elegir para conservar su fertilidad futura. Éstos incluyen congelar y almacenar óvulos o embriones. Los médicos también pueden extirpar y conservar un trozo del tejido ovárico de una mujer. Una tercera opción es una inyección de hormonas que se administra durante la quimioterapia, que desactiva a la función ovárica.

"Los ovarios están en un estado de latencia, así que son menos sensibles a la toxicidad de la quimioterapia", apuntó Lambertini.

Los datos serán presentados el jueves en el Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio, que se celebra en línea. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Ahora, los investigadores están estudiando si una mujer con un tipo en particular de cáncer de mama puede pausar la terapia endocrina a largo plazo para quedar embarazada y dar a luz, y luego reiniciar la terapia.

"Esto de verdad resalta la importancia de que los médicos que atienden a las mujeres jóvenes con un cáncer de mama hablen sobre la fertilidad y el embarazo con esas pacientes desde el mismo principio y de que, en particular, hablen sobre que los embarazos futuros parecen ser factibles y seguros, y se pueden planificar dentro del tratamiento para el cáncer de mama", comentó la Dra. Erica Mayer, médica sénior del centro de oncología de la mama del Instituto Oncológico Dana-Farber, en Boston.

Mayer, que no participó en la revisión, dijo que espera que estos hallazgos tranquilicen a las mujeres jóvenes diagnosticadas con un cáncer de mama: pueden tomar medidas para ayudar a preservar su fertilidad, si lo desean.

"Lo que es de verdad importante es que este proceso se realice como un trabajo en equipo multidisciplinario, y que una mujer se sienta respaldada en este proceso, para que pueda tanto hacer lo mejor posible para combatir al cáncer de mama como también trabajar para sus objetivos respecto a la fertilidad y el embarazo si es lo que tiene en mente", añadió Mayer.

Más información

Susan G. Komen for the Cure, una organización sin fines de lucro, ofrece información adicional sobre la planificación del embarazo después de un cáncer de mama.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Matteo Lambertini, MD, PhD, adjunct professor, medical oncology, University of Genova — IRCCS Policlinico San Martino Hospital, Italy; Erica Mayer, MD, MPH, senior physician, breast oncology center, Dana-Farber Cancer Institute, Boston, and assistant professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; San Antonio Breast Cancer Symposium, online presentation, Dec. 10, 2020

Comparte tu opinión