Muchas chicas y mujeres jóvenes reciben exámenes pélvicos innecesarios

Muchas chicas y mujeres jóvenes reciben exámenes pélvicos innecesarios

LUNES, 6 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Muchas chicas adolescentes y mujeres jóvenes estadounidenses menores de 21 años se están sometiendo a exámenes pélvicos y frotis de Papanicolau que simplemente no necesitan, encuentra un estudio reciente.

"Los padres de las adolescentes y las mujeres jóvenes deben ser conscientes de que las pruebas de detección del cáncer del cuello uterino no se recomiendan de forma rutinaria en ese grupo de edad", señaló el investigador sénior del estudio, el Dr. George Sawaya, profesor de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción de la Universidad de California, en San Francisco.

Sawaya también enfatizó que "los exámenes pélvicos no son necesarios antes de obtener la mayoría de los anticonceptivos, y con frecuencia no se necesitan para detectar las infecciones de transmisión sexual".

Sin embargo, este estudio encontró que millones de chicas y mujeres de 15 a 20 años reciben los exámenes sin necesidad. Esto puede conducir a resultados falsos positivos, exceso de tratamiento, ansiedad y gastos innecesarios, comentó el equipo de la investigación en un comunicado de prensa de la universidad.

Un ginecoobstetra que no participó en el nuevo informe dijo que los hallazgos se hacen eco de los de estudios anteriores.

Claramente, "es adecuado y necesario que haya un mejor cumplimiento de las directrices recomendadas, desarrolladas a partir de estudios basados en las evidencias", indicó el Dr. Mitchell Kramer, director de obstetricia y ginecología del Hospital de Huntington de Northwell Health, en Huntington, Nueva York.

"Es necesario transmitir mejor el mensaje sobre estas directrices a los proveedores de atención de la salud reproductiva de las mujeres", dijo Kramer.

En el nuevo estudio, el grupo de Sawaya monitorizó datos del gobierno de 2011-2017 de más de 2.6 millones de pacientes de 15 a 20 años. Todas habían recibido un examen pélvico en el año anterior.

Los datos mostraron que el examen fue potencialmente innecesario en más de un 54 por ciento (1.4 millones) de las pacientes.

Además, casi una quinta parte de las chicas y mujeres menores de la edad recomendada de 21 años se habían sometido a un frotis de Papanicolau en el año anterior. Alrededor de un 72 por ciento (un 1.6 millones) de esas pruebas se realizaron como "parte de un examen de rutina" y fueron potencialmente innecesarias, apuntaron los investigadores.

En casi todos los casos, los exámenes pélvicos se realizaron al mismo tiempo que el frotis de Papanicolau, según el estudio, publicado en la edición del 6 de enero de la revista JAMA Internal Medicine.

Las adolescentes y las mujeres jóvenes que habían recibido pruebas de una infección de transmisión sexual tenían casi cuatro veces más probabilidades de haberse sometido a un frotis de Papanicolau y un 60 por ciento más de probabilidades de haber recibido un examen pélvico que aquellas que no habían recibido esas pruebas, encontraron los investigadores.

Las adolescentes y mujeres jóvenes que usaban anticonceptivos hormonales (por ejemplo, una pastilla anticonceptiva) tenían un 75 por ciento más de probabilidades de haber recibido un frotis de Papanicolau y un 31 por ciento más de probabilidades de haberse sometido a un examen pélvico, frente a las que no usaban esos métodos anticonceptivos.

Todas esas pruebas innecesarias aumentan en gran medida los costos de la atención de la salud, anotó el grupo de Sawaya. Estimaron que el costo de los exámenes pélvicos y frotis de Papanicolau innecesarios en las chicas y mujeres menores de 21 años es de unos 123 millones de dólares al año.

Según el autor principal del estudio, Jin Qin, "este estudio sugiere que los proveedores de atención de la salud y las mujeres jóvenes deben comunicarse clara y frecuentemente sobre los mejores momentos para esas pruebas". Qin es epidemiólogo en la división de prevención y control del cáncer de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Queremos asegurarnos de que se sigan las directrices, y de que se salven vidas", añadió Qin en el comunicado de prensa.

Por su parte, Kramer cree que "la mayoría de los obstetras y ginecólogos están de acuerdo con las recomendaciones sobre no realizar frotis de Papanicolaou en pacientes antes de los 21 años a menos que haya un problema médico importante".

Y añadió que "lo mismo aplica a los exámenes pélvicos, con la salvedad de que la paciente tenga problemas o quejas significativos que ameriten un examen físico".

En muchos casos, incluso si hay "problemas o quejas", una paciente joven puede someterse a un ultrasonido pélvico en lugar de un examen físico pélvico, anotó Kramer.

Aun así, lo mejor es que se tome la decisión de administrar un examen pélvico a pacientes más jóvenes según cada caso, añadió.

"Enfatizaría que son solo directrices, y que el proveedor de atención de la salud debe evaluar la situación de cada paciente de forma individual, de manera que no se evite ni descuide una situación o afección que pudiera ameritar un frotis de Papanicolaou o un examen pélvico", enfatizó Kramer.

Más información

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) explica los chequeos médicos para las mujeres.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión