Miles de niños tienen que ir a emergencias cada año porque tragan artículos de aseo personal y maquillaje

Miles de niños tienen que ir a emergencias cada año porque tragan artículos de aseo personal y maquillaje

LUNES, 17 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Si se da un paseo por los pasillos de los productos de belleza, verá filas de paquetes coloridos, incluso algunos con imágenes de frutas. Es fácil ver cómo más o menos una docena de niños al día acaban en la sala de emergencia debido a la exposición a esos atractivos menjunjes químicos.

A lo largo de un periodo de 15 años, casi 65,000 niños menores de 5 años fueron tratados en los departamentos de emergencias de EE. UU. por lesiones relacionadas con los productos de cuidado personal, informa un estudio reciente.

"Aunque parece un número pequeño en 15 años, esos datos representan a personas, a un niño. Es poco común, pero cuando le sucede a uno, es devastador", señaló la autora del estudio, Rebecca McAdams, asociada sénior de investigación en el Centro de Investigación y Políticas de Lesiones del Hospital Pediátrico Nacional en Columbus, Ohio.

Según el Sistema Nacional de Datos sobre las Intoxicaciones, los productos de cuidado personal provocaron siete muertes de niños entre 1999 y 2015.

¿Qué tipos de productos deberían preocuparle? Los investigadores dijeron que los productos de cuidado personal son los que "limpian, embellecen, promueven el atractivo o alteran la apariencia". Incluyen a:

  • Los perfumes
  • Los alisadores y permanentes para el pelo
  • Los esmaltes y quitaesmaltes para las uñas
  • Los humectantes
  • Los desodorantes
  • Los champús

"Los niños tienen una curiosidad natural a esa edad. Exploran las cosas naturalmente poniéndoselas en la boca" dijo McAdams. "Son productos atractivos, y los niños no saben leer. No pueden diferenciar entre qué es una crema y qué es un yogurt, entre chocolate y un exfoliante corporal".

El Dr. Jeffrey Fine, toxicólogo pediátrico en el departamento de emergencias de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York, dijo que por suerte la mayoría de esos productos usualmente no provocan lesiones graves ni muertes.

Aun así, Fine enfatizó que es importante mantenerlos fuera de las manos de los pequeños. Incluso un frasco pequeño de perfume puede provocar una intoxicación en un niño, apuntó, porque la fragancia está mezclada con alcohol al 100 por ciento.

El nuevo estudio observó expedientes médicos de 2002 a 2016. Los datos provinieron de unos 100 hospitales de EE. UU., entre ellos ocho hospitales pediátricos. Los investigadores se enfocaron en los niños menores de 5 años que fueron tratados en los departamentos de emergencias por lesiones relacionadas con productos de cuidado personal.

De un año a otro, la cantidad de lesiones permaneció estable. Los investigadores tenían la esperanza de observar una reducción con el tiempo.

Los productos de cuidado de las uñas, en particular el quitaesmaltes, provocaron alrededor de un 28 por ciento de las lesiones, seguidos por los productos de cuidado del pelo (un 27 por ciento) y de la piel (un 25 por ciento). Los perfumes provocaron alrededor de un 13 por ciento de las lesiones, mostraron los hallazgos.

Más o menos un 60 por ciento de los lesionados tenían menos de 2 años. Un 86 por ciento de las lesiones fueron intoxicaciones, usualmente cuando un niño se tragó un producto. Otras lesiones incluyeron quemaduras químicas de la piel o los ojos.

Más de la mitad de los niños que fueron admitidos al hospital se habían expuesto a productos de cuidado del pelo, como alisadores del pelo o soluciones para permanentes, encontró el estudio.

Fine advirtió que "hay unos cuantos productos que son muy problemáticos. Los alisadores del pelo o los permanentes contienen hidróxido de sodio. Es lo mismo que contiene los limpiadores para drenajes u hornos. Un ingrediente del quitaesmaltes artificial se metaboliza como cianuro", advirtió.

"La acetona del quitaesmaltes puede intoxicar a un niño. Típicamente les va bien tras ingerirlo, pero pueden estar enfermos un tiempo", añadió.

Fine explicó que puede ser un problema más importante si los niños respiran (aspiran) un producto como el aceite de bebé o el aceite mineral hasta los pulmones. "Pueden enfermar bastante", dijo.

¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos pequeños de esos ubicuos productos del hogar?

Como otros artículos peligrosos, por ejemplo los medicamentos, guarde los productos de cuidado personal en un lugar alto, apartado y fuera de la vista, sugiere McAdams. Lo mejor es un armario cerrado con llave. Nunca deje esos productos sin atender, y guárdelos de inmediato tras su uso.

McAdams dijo que una medida importante que los padres pueden tomar de inmediato es guardar el número de control de intoxicaciones (800-222-1222) en su teléfono celular. Si está en su lista de contactos, estará fácilmente accesible en una emergencia.

Otra medida importante es mantener todo en su envase original.

Fine anotó que "ha habido varios casos malos en que las personas guardaron algo en una botella de refresco".

También es importante no subestimar al niño, añadió.

"Los niños pueden subirse por las cosas. Un niño pequeño determinado puede alcanzar casi cualquier cosa. Todos hemos tenido una experiencia en que los niños hacen cosas que nunca esperábamos. Hay que guardar esas cosas bajo llave. Y cuando lo saque, vuelva a guardarlo de inmediato", dijo Fine.

El estudio se publicó el 17 de junio en la revista Clinical Pediatrics.

Más información

Para más información sobre cómo hacer que su hogar sea seguro para los niños, visite el Consejo Nacional de Seguridad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión