Menos mujeres de EE. UU. conocen sus riesgos cardiacos

Menos mujeres de EE. UU. conocen sus riesgos cardiacos
| Foto: HEALTHDAY

Hoy en día, menos mujeres de EE. UU. son conscientes de que la enfermedad cardiaca es la principal amenaza para sus vidas, sobre todo las mujeres más jóvenes y las de las minorías, encuentra un estudio reciente.

Históricamente, la enfermedad cardiaca se consideraba como una "enfermedad de hombres", en parte porque los hombres tienden a sufrir ataques cardiacos a unas edades más tempranas que las mujeres. Pero la enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte de las mujeres de Estados Unidos, y provocó unas 300,000 muertes en 2017, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En 2004, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) inició una campaña de educación llamada Go Red for Women. Esa iniciativa, junto con otras, parecieron aumentar la concienciación de las mujeres sobre la enfermedad cardiaca. Las encuestas de la AHA mostraron que en 2012, más mujeres de EE. UU. eran conscientes de que la enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte, en comparación con finales de los 90.

Pero parece que ese progreso se está revirtiendo.

En su encuesta nacional más reciente, la asociación encontró que apenas un 44 por ciento de las mujeres sabían que la enfermedad cardiaca es su principal causa de muerte, una reducción sustancial respecto a un 65 por ciento en 2009.

El declive se concentró en las mujeres menore de 65 años, y fue mayor entre las mujeres hispanas y negras que entre las mujeres blancas.

Se desconoce el "porqué", pero los hallazgos deberían ser un llamamiento a la acción, enfatizó la Dra. Mary Cushman, autora principal del informe.

Los médicos de atención primaria deben enfatizar que la prevención de la enfermedad cardiaca comienza a una edad temprana, y es igual de importante para las mujeres que para los hombres, señaló Cushman, profesora de medicina del Colegio de Medicina de la Universidad de Vermont.

Pero, añadió, ese mensaje también se debe transmitir por otros canales, desde los grupos comunitarios locales hasta campañas en los medios sociales.

"Debemos llegar a las personas donde estén", dijo Cushman. Esto es particularmente cierto entre las mujeres jóvenes y de las minorías, que podrían ser menos propensas a tener una fuente regular de atención de la salud.

La Dra. Nieca Goldberg, cardióloga de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo.

Lo que funcionaba para llegar a las mujeres en el pasado quizá no funcione igual de bien ahora, planteó Goldberg. "Ahora tenemos toda una nueva generación de mujeres jóvenes", anotó. "Y nuestro público objetivo es un grupo diverso. Necesitamos métodos distintos de llegar a ellas".

Los hallazgos "descorazonaron" a Goldberg, pero no la sorprendieron. "Atiendo a pacientes jóvenes que me dicen que piensan que las mujeres no desarrollan enfermedad cardiaca", comentó.

También es típico que consideren la enfermedad cardiaca como "una enfermedad de personas mayores", añadió Goldberg.

Pero muchos estadounidenses jóvenes ya tienen factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, apuntó, entre ellas la obesidad, la hipertensión y la diabetes tipo 2.

El estudio aparece en la edición en línea del 21 de septiembre de la revista Circulation. Comparó los resultados de encuestas en línea que la asociación cardiaca realizó entre 2009 y 2019. Incluyeron a más de 2,500 mujeres en total, de a partir de 25 años.

El equipo de Cushman encontró que entre las mujeres menores de 65 años, la concienciación sobre la enfermedad cardiaca se redujo a lo largo de la década. Cuando se trataba de la concienciación sobre la enfermedad cardiaca como la principal causa de muerte, los declives más marcados fueron entre las mujeres de 25 a 34 años (un declive del 81 por ciento), las mujeres hispanas (un declive de un 86 por ciento) y las mujeres negras (un declive del 67 por ciento).

La concienciación sobre ciertos síntomas de un ataque cardiaco (incluyendo el dolor de pecho, la falta de aliento y el dolor que se propaga al brazo) también se redujo, sobre todo entre las mujeres más jóvenes.

Y, en total, apenas alrededor de la mitad de las mujeres mencionaron el dolor de pecho, que es el síntoma "clásico" de un ataque cardiaco, como señal de advertencia. "Esa cifra debería ser mucho mayor", afirmó Cushman.

Dijo que la concienciación menguante entre las mujeres negras e hispanas es particularmente preocupante, dado que tienden a tener más factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, y menos acceso a la atención de la salud. Conseguir la ayuda de los grupos comunitarios para difundir los mensajes sobre la salud cardiaca podría ayudar a llegar a esas mujeres, planteó Cushman.

También enfatizó que la prevención comienza a una edad temprana. "No lo posponga para un futuro", aconsejó Cushman. "Lo que uno hace ahora es importante".

Esto incluye no fumar, mantener un peso sano, comer bastantes frutas y verduras, y hacer ejercicio de forma regular. Cushman señaló que la investigación muestra que las personas que están libres de los factores de riesgo mayores de la enfermedad cardiaca a los 50 años tienen unas probabilidades bajas de desarrollar la afección en algún momento de sus vidas.

Comparte tu opinión