Menos adolescentes LGBT sufren de pensamientos suicidas, pero las tasas siguen siendo altas

Menos adolescentes LGBT sufren de pensamientos suicidas, pero las tasas siguen siendo altas

LUNES, 10 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- La conducta suicida está en declive entre los adolescentes de EE. UU. que se identifican como lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT), pero el problema sigue siendo ubicuo.

Esa es la conclusión de dos estudios nuevos que monitorizaron las tendencias de los adolescentes de EE. UU. de las dos últimas décadas. Con el paso de los años, más jóvenes se han estado identificando como LGBT, y sus probabilidades de reportar pensamientos y conductas suicidas se han reducido.

La mala noticia es que siguen teniendo un riesgo de suicidio mucho más alto que sus compañeros heterosexuales, señalaron los investigadores.

En un estudio, los adolescentes LGBT tenían más de tres veces más probabilidades que los adolescentes heterosexuales de reportar un intento de suicidio. El otro estudio registró un patrón similar: los jóvenes LGBT seguían reportando una alta prevalencia de pensamientos suicidas en 2017, y alrededor de una cuarta parte dijeron que habían intentado suicidarse en el año anterior.

Los estudios, publicados en la edición en línea del 10 de febrero de la revista Pediatrics, no pudieron indagar sobre los motivos.

Pero investigaciones anteriores han sugerido que el acoso tiene un rol, según Brian Mustanski, director del Instituto de Salud y Bienestar de las Minorías Sexuales y de Género de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Los estudiantes LGBT son más propensos a ser víctimas de los acosadores que sus compañeros heterosexuales. Pero en los distritos escolares con unas políticas antiacoso fuertes, dijo Mustanski, los estudiantes LGBT en general reportan menos conductas suicidas.

Entonces, los esfuerzos por combatir al acoso podrían ser parte de la solución, según Mustanski.

"Pero", dijo, "no creo que sería suficiente para eliminar las disparidades en la ideación y las conductas suicidas".

Los programas de prevención del suicidio en las escuelas quizá también deban abordar los problemas específicos a los que se enfrentan los jóvenes LGBT, planteó Mustanski.

En uno de los nuevos estudios, los investigadores observaron los datos de estudiantes de secundaria en siete estados que formaban parte de una encuesta de salud periódica del gobierno. Entre 2009 y 2017, el porcentaje de los que se identificaban como gais, lesbianas, bisexuales o que no estaban seguros se duplicó, al pasar de un 7 a un 14 por ciento.

Los intentos de suicidio de esos jóvenes se redujeron con el tiempo. En 2017, un 20 por ciento dijeron que habían intentado suicidarse en el año anterior, frente a casi un 27 por ciento en 2009.

Pero esos porcentajes son altos, y fueron más de tres veces más altos que entre los estudiantes heterosexuales en 2017, anotaron los autores del estudio.

Julia Raifman, profesora asistente de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston, lideró el estudio.

Uno de los hallazgos clave, afirmó, es que un número sustancial de adolescentes se identifican ahora como LGBT, lo que podría significar que más jóvenes se están sintiendo cómodos al respecto.

Pero a pesar de esto, todavía son mucho más propensos que sus pares a pensar en el suicidio o intentar suicidarse. En el otro estudio, que monitorizó a adolescentes de Massachusetts durante casi dos décadas, casi un 36 por ciento de los adolescentes LGBT dijeron que habían pensado en el suicidio en el año anterior en 2017. Si bien es una reducción respecto a los años 90, seguía siendo más del doble que la tasa entre los estudiantes heterosexuales.

Basándose en investigaciones anteriores, dijo Raifman, el estigma de las familias, los pares o la sociedad en general parece fomentar la conducta suicida en los jóvenes LGBT.

Pero también hay factores que los protegen, incluyendo una familia que los respalde, añadió.

Raifman apuntó a un hallazgo anterior: los adultos jóvenes gais, lesbianas y bisexuales eran mucho más propensos a haber intentado suicidarse si sus familias los habían rechazado cuando dieron a conocer su orientación en la adolescencia.

Mustanski se mostró de acuerdo en que las familias son esenciales.

"El respaldo de los padres es tan importante", enfatizó. "Imagínese que es un adolescente al que le preocupa dar a conocer su orientación sexual, y que quizá también está afrontando pensamientos suicidas. Los jóvenes deben saber que usted está ahí para ellos, y que está abierto a conversar sobre estas cosas".

Pero aunque es importante que los padres (y todo el mundo) sean conscientes de estos riesgos, dijo Mustanski, no deben dar por sentado que un adolescente que se identifica como LGBT sufre de problemas de la salud mental.

"Esto no significa que todos los jóvenes de las minorías sexuales tengan un mayor riesgo", añadió. "De hecho, a la mayoría de ellos les va muy bien".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece a los padres información sobre cómo respaldar a los adolescentes LGBT.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión