Mejoran los niveles de colesterol de los niños y adolescentes de EE. UU.

Mejoran los niveles de colesterol de los niños y adolescentes de EE. UU.
| Foto: ISTOCK

A pesar de una epidemia de obesidad infantil, los niveles de colesterol de los niños y adolescentes estadounidenses han estado mejorando en los últimos 20 años, muestra un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que, desde 1999, los niveles de colesterol LDL "malo" entre los niños y adolescentes de EE. UU. se han reducido, mientras que los niveles de colesterol HDL "bueno" han aumentado.

Esa es la noticia buena, informan los investigadores en la edición del 21 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association. La mala noticia es que apenas alrededor de la mitad de los jóvenes tenían unos niveles "ideales" de colesterol.

Por otra parte, una cuarta parte de los adolescentes y alrededor de un 15% de los niños tenían niveles malsanos.

¿Por qué los niveles de colesterol de los niños son importantes? La investigación ha mostrado que unos niveles malsanos en la niñez podrían tener consecuencias a una edad más avanzada, según la Dra. Amanda Perak, investigadora principal del estudio.

"En la adultez, el colesterol LDL alto es un factor importante en la aterosclerosis", señaló Perak, cardióloga pediátrica en el Hospital Pediátrico Lurie, en Chicago. "Pero se ha mostrado que el proceso de la aterosclerosis puede comenzar en la niñez".

La aterosclerosis es una acumulación de "placas" en las arterias. Esos depósitos (formados por colesterol, calcio y otras sustancias) hacen que las arterias se estrechen y endurezcan, y al final impiden el flujo sanguíneo. Si una placa se desprende, podría bloquear una arteria y provocar un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular.

Perak apuntó que es alentador que los niveles de colesterol de los jóvenes estén mejorando, pero que los motivos no están claros.

Por un lado, la tendencia positiva es sorprendente, porque la obesidad infantil ha aumentado desde 1999, y la obesidad es un factor que puede elevar los niveles de colesterol.

Perak especuló que algunos cambios en la dieta, por ejemplo la eliminación de las grasas trans de muchos alimentos procesados, podrían haber tenido un rol. (Las grasas trans pueden aumentar el colesterol LDL y reducir el HDL).

El Dr. Luis González Mendoza, director de endocrinología en el Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami, también sospecha que factores relacionados con la dieta subyacen a las mejoras.

"Creo que se relaciona con las etiquetas nutricionales de los alimentos. Más personas leen las etiquetas y son conscientes de lo que alimentan a sus cuerpos", aseguró González Mendoza, que no participó en el estudio.

Cualquiera que sea el motivo, añadió, los hallazgos muestran que "está sucediendo algo positivo".

Los resultados se basan en datos de un estudio de salud continuo del gobierno de EE. UU., de 1999 a 2016. Participaron más de 26,000 niños y adolescentes de 6 a 19 años de edad.

El equipo de Perak encontró que, en promedio, los niveles totales de colesterol de los jóvenes se redujeron en 9 puntos entre 1999 y 2016: de 164 mg/dL a 155 mg/dL. (Los niveles por encima de 200 se consideran altos, y por debajo de 170 normales).

Mientras tanto, los niveles promedio de colesterol bueno aumentaron algunos puntos, llegando a 55 mg/dL; los niveles de HDL por encima de 45 mg/dL se consideran normales. Y entre los adolescentes, el LDL promedio se redujo de 92 mg/dL a 86 mg/dL. Un LDL por debajo de 110 se considera normal. (No hubo mediciones del LDL de los niños más jóvenes).

A pesar de las mejoras, apenas un 51% de los niños tenían todas las cifras relativas al colesterol en el rango normal, encontró el estudio. Perak dijo que esto es preocupante, dado lo jóvenes que son.

"Deseamos mantener una salud ideal durante todo el tiempo posible", anotó.

¿Por qué algunos jóvenes desarrollan colesterol alto?

En la mayoría de los casos, dijo Perak, se trata de los culpables usuales: una dieta mala, la falta de ejercicio y un peso malsano. Un número pequeño de niños podrían tener una afección médica subyacente, como enfermedad renal o una glándula tiroides hipoactiva, añadió.

Como los factores del estilo de vida usualmente son la causa, el tratamiento también se centra en la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso, según González Mendoza. Dijo que una dieta saludable enfocada en alimentos enteros es la clave, en lugar de alguna dieta especial para el "colesterol".

Perak se mostró de acuerdo. "Cuando se trata de la dieta, enfóquese en alimentos 'reales': frutas y verduras, granos integrales, frijoles, carne magra", añadió.

Esa, anotó, es la forma no solo de tratar un colesterol malsano, sino también de prevenirlo.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda que se realice una evaluación del colesterol a todos los niños entre los 9 y los 11 años.

Más información

La Academia Americana de Pediatría ofrece más información sobre los niveles de colesterol de los niños y adolescentes.

Comparte tu opinión