Más pacientes con cáncer de pulmón sobreviven y prosperan

MARTES, 2 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Mike Smith está superando las expectativas.

El residente de Carolina del Sur de 56 años fue diagnosticado con un cáncer de pulmón en etapa 4 ya en 2016, y afirma que hay muchos motivos para el optimismo a medida que la "narrativa del cáncer de pulmón cambia de ser una horrible enfermedad terminal a una enfermedad crónica y, en última instancia, a una cura".

Más pacientes con cáncer de pulmón sobreviven y prosperan

Aun así, sigue siendo realista sobre los desafíos a los que se enfrenta.

"Estoy en guerra", afirmó sin rodeos. "Ha sido una montaña rusa. Estoy peleando en todos los frentes. Me he sometido a radiación. Me he sometido a una craneotomía [cirugía cerebral y craneal] para la extirpación de un tumor. Me he sometido a tres terapias dirigidas distintas. Estoy luchando contra la tolerancia a los medicamentos, porque los medicamentos de las terapias dirigidas no duran para siempre. Y estoy luchando contra el estigma que las personas tienen sobre el cáncer, y el cáncer de pulmón en particular. Y tengo problemas financieros", a pesar de tener un buen seguro a través de su empresa de servicios financieros de Fortune 500.

Y como paciente en etapa avanzada, Smith sabe que también está luchando contra todo pronóstico. "Tengo un cáncer de pulmón en etapa 4. Y la tasa de supervivencia a cinco años es de apenas de un 3 a un 7 por ciento", anotó.

"Me preguntan mucho que por qué sigo aquí", apuntó Smith. "Y no tengo una buena respuesta. Todo lo que puede decir es que la innovación médica ha mejorado. Mucho. Y yo soy terco. Sigo las indicaciones del médico. Me hago las revisiones. Me hago los seguimientos. Como de forma saludable. Y soy físicamente activo".

Pacientes como Smith se están convirtiendo en la norma, según la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association). Unas mejoras significativas tanto en las pruebas de detección como en el tratamiento han significado que, en la última década, las probabilidades de que un nuevo paciente sobreviva al menos cinco años tras un diagnóstico de cáncer de pulmón han aumentado en un sorprendente 33 por ciento.

Gran parte de esto se debe al desarrollo de tratamientos dirigidos personalizados e inmunoterapias que se centran en los puntos particulares del cáncer de cada paciente.

Daniel Jason es director nacional de mercadeo y comunicaciones de la Asociación Americana del Pulmón. "Tan solo en los últimos cinco años, hemos visto que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha aprobado más de 40 terapias nuevas para tratar el cáncer de pulmón, lo que permite que más pacientes vivan más tiempo y prosperen", anotó Jason.

Y esto significa que "hoy en día, hay una tremenda esperanza para los que se ven afectados por el cáncer de pulmón y sus familias", observó.

Ashley Stringer, que ha luchado contra el cáncer de pulmón durante cuatro años, se mostró de acuerdo.

"Hay muchas esperanzas en el horizonte", aseguró Stringer, gerente de cumplimiento de una compañía eléctrica de Edmond, Oklahoma.

En lo que describe como un golpe de suerte, la joven madre de dos niños fue diagnosticada "accidentalmente" con un cáncer de pulmón de células no pequeñas en etapa 1 cuando tenía apenas 34 años, tras buscar atención para lo que resultó ser un tema que no estaba relacionado.

Pero "esperanza" parece ser el lema de Stringer, a pesar de una batalla larga y difícil para controlar su enfermedad.

Primero se sometió a una cirugía para extirpar el lóbulo superior de su pulmón izquierdo. Desde entonces Stringer, que ahora tiene 38 años, ha experimentado dos recurrencias, lo que ha conducido a varias sesiones de radiación. "Y dentro de poco, iré al M.D. Anderson en Houston para hacerme otra biopsia porque, desafortunadamente, creemos que hay otra recurrencia", señaló.

"Pero de cualquier forma si hay esperanza", reiteró Stringer. En su caso, explicó, se encontró que sus tumores tenían una mutación específica en una proteína llamada EGFR (por las siglas en inglés de receptor del factor de crecimiento epidérmico). Y el EGFR es uno de los biomarcadores que algunas de las nuevas terapias dirigidas para el cáncer de pulmón están diseñadas para atacar.

"Ya hay varios de estos medicamentos en el mercado", apuntó Stringer. "Son efectivos. Y constantemente aparecen nuevos. Y es magnífico. Así que hay esperanzas".

Pero vencer un cáncer de pulmón no es a lo único que se enfrentan los pacientes: el estigma sobre la enfermedad, que muchos creen que ataca solo a los fumadores, todavía es fuerte, y muchos creen que las probabilidades de detección temprana y supervivencia son escasas.

Muchos no saben que las pruebas de detección tempranas pueden hacer una diferencia

Entonces, Smith ha hecho que su misión sea defender a los pacientes con un cáncer de pulmón, al mismo tiempo que aumenta la concienciación y corrige las ideas erróneas sobre la enfermedad.

Según una nueva encuesta de la asociación del pulmón, es el tipo de esfuerzo que se necesita con urgencia.

Entre los 4,000 participantes de la encuesta Barómetro de la salud pulmonar (Lung Health Barometer), apenas alrededor de un 10 por ciento dijeron que sabían que el cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en Estados Unidos. Y tan solo un tercio dijeron que sabían que hay disponibles pruebas de detección temprana, por ejemplo TC de dosis baja.

Esto podría explicar por qué apenas alrededor de una quinta parte de los casos de cáncer de pulmón se diagnostican en una etapa temprana, aunque la detección temprana puede reducir la tasa de mortalidad entre el estimado de 14.2 millones de estadounidenses con un "riesgo alto" en hasta un 20 por ciento.

Todo esto equivale a una gran oportunidad desperdiciada, anotó Stringer, porque "el cáncer de pulmón no es necesariamente una condena de muerte, sobre todo si se detecta temprano. En realidad, la detección temprana es la clave. Encontrarlo pronto equivale a mejores resultados. Y hay muchas opciones de detección disponibles, muchas sin costo o de bajo costo".

Y esto es algo que deberían saber todos los estadounidenses, no solo los fumadores, enfatizaron Smith y Stringer. Porque a pesar de la idea enraizada de que solo los fumadores desarrollan cáncer de pulmón, tanto Smith como Stringer son excepciones: ninguno de los dos fuma.

"No era fumador", apuntó Stringer. "No he fumado nunca en mi vida. Para mí fue un completo shock. Es verdad que muchas personas que desarrollan un cáncer de pulmón tienen antecedentes de fumar. [Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. estiman que de un 80 a un 90 por ciento de las muertes por cáncer de pulmón ocurren entre fumadores]. Pero el hecho es que cualquiera puede desarrollar un cáncer de pulmón, incluso sin antecedentes de fumar".

Hablando desde la experiencia personal, Smith se hizo eco de esa idea. "Si usted tiene pulmones, puede desarrollar un cáncer de pulmón", añadió.

Más información

Aprenda más sobre el cáncer de pulmón en la Asociación Americana del Pulmón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mike Smith, lung cancer patient, Fort Mill, S.C.; Ashley Stringer, lung cancer patient, Edmond, Okla.; Daniel Jason, national director, marketing & communications, American Lung Association; Lung Health Barometer Survey, Oct. 25, 2021

Comparte tu opinión